Serbia SER
2
Mitrovic 25',Dusan Vlahovic 34'
Suiza SUI
3
Shaqiri 19',Embolo 43',Freuler 47'
Finalizado

Serbia-Suiza, el partido del conflicto de los Balcanes en el Mundial

El encuentro, decisivo para el pase a octavos, ya generó polémica en Rusia 2018 por las celebraciones de los helvéticos Xhaka y Shaqiri, de orígenes albanokosovares

Shaqiri celebra el gol de la victoria ante Serbia con el gesto del águila.
Shaqiri celebra el gol de la victoria ante Serbia con el gesto del águila. Gonzalo Fuentes

Todavía quedan por celebrarse en el Mundial partidos con derivadas políticas. El decisivo Serbia-Suiza de este viernes (20.00), que cierra el grupo G, sangra por la herida de la guerra de los Balcanes. Ya se disputó en la primera fase de Rusia 2018, y dejó mucho conflicto y polémica. Ahora, Qatar vuelve a enfrentar a estos dos equipos y el ruido empezó hace unos días.

Todo explotó en Kaliningrado, en el Arena Baltika, hace cuatro años. Mitrovic adelantó pronto a los serbios, y Xhaka y Shaqiri remontaron al límite del tiempo para los suizos (1-2). Las celebraciones de ambos fueron toda una manifestación política. Los dos hicieron con sus brazos el gesto del águila, símbolo de la bandera de Albania. En Kosovo, exprovincia serbia que se autoproclamó independiente en 2008 (la mitad de países de la ONU la han reconocido; no España), la mayoría de habitantes son albaneses étnicos. El detalle enfureció a la escuadra y a las autoridades serbias, e hizo explotar de alegría a Pristina, la capital de Kosovo, donde fueron considerados unos héroes.

Las vidas de Xhaka y Shaqiri, que también disputan esta Copa del Mundo con la camiseta suiza, no se pueden entender sin el conflicto en la antigua Yugoslavia. Las dos familias terminaron en Centroeuropa huyendo de las bombas. El primero, de 30 años y padres albanokosovares, nació en Basilea, adonde había llegado su progenitor (Rapig) para alejarse de la muerte. Él eligió Suiza para jugar en el fútbol de selecciones, mientras su hermano Taulant se alistó con Albania.

El segundo, de 31 y también de padres albanokosovares, vivió sus primeros cuatro años en Kosovo, hasta que se marchó al país helvético. Aquella tarde de verano en Rusia, en sus botas exhibía las banderas de Suiza y Kosovo. Unos años antes, incluso, en un encuentro entre Albania y Suiza, se estampó los símbolos de Suiza, Kosovo y Albania, una decisión salomónica que no fue comprendida por todos en su tierra de acogida.

“No fue fácil para mi familia. Mi padre no hablaba el idioma y tuvo que empezar en un restaurante lavando platos. Siento que tengo dos hogares. Suiza le dio todo a mi familia y yo trato de darlo todo por el equipo nacional. Pero cada vez que voy a Kosovo tengo la sensación de estar en casa. Es un sentimiento”, confesó Shaqiri antes del duelo mundialista de 2018 a la web Player’s Tribune. Después, sobre el polémico festejo (él metió el gol de la victoria en el 90), no se explayó tanto. “Preferiría no hablar de ello. Era para mi pueblo, que siempre me ha apoyado, y para mis padres”, dijo.

Ambos fueron multados por la FIFA con 10.000 euros por “comportamiento antideportivo” y sobre ellos vuelve ahora a ponerse el foco en la reedición de un choque con miga política. No son precisamente dos secundarios en el plantel suizo. Shaqiri, atacante del Chicago tras pasar por Bayern, Inter, Liverpool y Lyon, es el tercero con más internacionalidades con esa camiseta (110, con 26 goles); mientras Xhaka, desde 2016 en el Arsenal, es el cuarto en ese apartado (109 duelos y 12 dianas). Protagonistas principales en el equipo que dirige Murat Yakin, el primero se perdió el anterior compromiso, contra Brasil, por problemas musculares.

Bandera que colgó Serbia en el vestuario donde aparece el mapa del país, con Kosovo entre sus límites.
Bandera que colgó Serbia en el vestuario donde aparece el mapa del país, con Kosovo entre sus límites.

Los precedentes despertaron la alerta en cuanto salió el sorteo, pero los últimos días también han ayudado a elevar la tensión porque Serbia, antes de su primer encuentro en el torneo, colgó en su vestuario una bandera en la que Kosovo aparecía como parte del país, acompañada de la leyenda: “No habrá rendición (Nema pradaje)”. La FIFA le abrió expediente (Kosovo se unió en 2016 a la federación internacional).

Y si faltaba algo, el encuentro no es ningún apeadero deportivo. Los dos equipos tienen opciones de acompañar a la Canarinha a octavos. Suiza, con tres puntos, depende de sí misma: una victoria le da el pase y un empate también le vale si Camerún no derrota a Brasil. Serbia (un punto) depende de terceros, pero tampoco necesita un imposible: debe superar a Suiza y esperar que Camerún no venza a los sudamericanos.

Después del revuelo alrededor de selecciones como Irán, Alemania, Dinamarca y Países Bajos, entre otras, por asuntos políticos internos y mensajes en defensa de los derechos humanos en un Estado como Qatar, aparece este Serbia-Suiza que hurga en las cicatrices de los noventa en Europa.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Clasificación

Grupo G PT PJ PG PE PP
1 6 2 2 0 0
2 3 2 1 0 1
3 1 2 0 1 1
4 1 2 0 1 1
Grupo G PT PJ PG PE PP
1 6 2 2 0 0
2 3 2 1 0 1
3 1 2 0 1 1
4 1 2 0 1 1

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS