Juan Diego Botto: “Esta es la mayor claudicación del fútbol al dinero desde Argentina 78 en plena dictadura”

El actor y director revela cuál fue su gol en el 90, es decir, su gran golpe de suerte y los rituales antes de salir al campo

Juan Diego Botto, actor, posando en las calles del Madrid de los Austrias.
Juan Diego Botto, actor, posando en las calles del Madrid de los Austrias.KIKE PARA

El actor y director de cine, que acaba de estrenar la película En los márgenes, sobre el drama de los desahucios, no verá este año el Mundial pese a que le encanta el fútbol. Es su forma de protestar contra lo que considera una claudicación.

Pregunta. Sus selecciones favoritas este Mundial.

Respuesta. España y Argentina.

P. Saque al seleccionador que todos llevamos dentro. ¿A quién echa de menos?

R. Como este Mundial no lo voy a ver por hacerse en un país que no respeta los derechos humanos, no he estado siguiendo de cerca los seleccionados.

P. ¿Alguna vez pidió un autógrafo?

R. Una vez. A José Saramago.

P. ¿De quién le hubiera gustado tenerlo?

R. De Maradona.

P. ¿Messi o Maradona?

R. Maradona.

P. Tres cosas que sepa de Qatar.

R. Sé que en ese país no democrático han muerto miles de trabajadores migrantes trabajando en condiciones lamentables en la construcción de los estadios. Que ser LGTBI está penado con entre tres años de cárcel y pena de muerte. Que la mujer vive discriminada en la ley y en la práctica, según Amnistía Internacional.

P. Última vez que le colaron un gol.

R. Cada vez que compro un cargador, cable o accesorio para mí portátil pagando una fortuna pienso: ¿Por qué me hago esto?

P. Un gol en propia puerta, algo de lo que se arrepienta.

R. Renovar la suscripción al gimnasio en septiembre. No he ido ni un día.

P. Y un gol en el 90. Su gran golpe de suerte.

R. A la salida de un bar un 14 de abril que conocí a mi pareja.

P. Su primer partido en el campo. ¿Dónde fue? ¿Quién le llevó o a quién se llevó?

R. Curiosamente, fue en el Santiago Bernabéu. Me llevó Paco Lucio, un director de cine con el que hice de niño una película que se llamaba Teo el Pelirrojo.

P. ¿Cuál es el mejor partido que ha visto?

R. Soy un tipo de mi generación y recuerdo pocas emociones más intensas que el 12-1 de España a Malta. Ese España- Malta está grabado en la memoria infantil de toda una generación.

P. ¿Alguna vez se escaqueó de algún compromiso por el fútbol?

R. Una vez vi retrasar una obra de teatro porque el público estaba viendo una final de la selección.

P. El sitio o las circunstancias más raras en las que ha consultado el marcador de un partido de fútbol.

R. Entre cajas en una obra de teatro.

P. Del Bosque- Luis Enrique: 1, x o 2?

R. X.

P. ¿Alguna superstición antes de salir al campo? ¿Rituales para las grandes ocasiones?

R. Antes de salir a escena acumulo muchos rituales: desde la música que oigo hasta el orden en el que pongo el pie en el escenario.

P. Le pilla fuera de juego…

R. Me pilla fuera de juego que este Mundial se vaya a realizar. Es posiblemente la mayor claudicación del fútbol ante el dinero desde que se celebraron los mundiales de 1978 en Argentina en plena dictadura militar.

P. Le haría la ola a…

R. Siempre a Johan Cruyff, que no jugó en los mundiales de Argentina 78, en una dictadura que secuestraba, torturaba y asesinaba disidentes políticos.

P. Pido la hora al árbitro cuando…

R. Cada vez que por un casual me veo atrapado cerca de cortilandia en navidades.

P. Tres momentos que recuerde de los Mundiales.

R. El gol de Iniesta que nos dio el Mundial. La nariz rota de Luis Enrique y los dos goles de Maradona a Inglaterra.

P. Si no hubiera fútbol…

R. Si no hubiera fútbol, habría que inventarlo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Además de reportajes, realiza entrevistas y comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter. Especialista en memoria histórica, ha escrito los libros 'Valientes' y 'Vidas Robadas', y la novela 'Recuérdame por qué te quiero'. También es coautora del libro 'Chapapote' sobre el hundimiento del Prestige.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS