_
_
_
_

Aitana Bonmatí: “El fútbol a veces te da golpes, hay que mejorar para seguir en el Mundial”

El seleccionador Jorge Vilda acepta la responsabilidad de la derrota al tiempo que el vestuario se conjura para recomponerse en octavos

Japon España Mundial futbol femenino
La japonesa Jun Endo se zafa de las españolas Salma Paralluelo y Aitana Bonmatí, en la victoria nipona en el Mundial.RITCHIE TONGO (EFE)
Jordi Quixano

Acabado el encuentro y todavía con el disgusto por digerir, el seleccionador Jorge Vilda reunió a las jugadoras en el césped para hacer un corrillo. “Nos ha dicho que es un palo duro, pero que no podemos venirnos abajo y hundirnos porque queda Mundial. No todo el mundo puede decir que está en octavos”, desveló Aitana ya en la zona mixta, consternada como todas por el tropiezo morrocotudo frente a Japón. “Hay que darles la enhorabuena porque han sido superiores y han tenido mucha efectividad. Hemos cometido errores, no solo defensivos porque tampoco hemos llegado con claridad. Está claro que era una prueba, que era el rival más difícil en la fase de grupos... Me responsabilizo de la derrota”, asumió Jorge Vilda, un mea culpa sin matices.

Caras largas, gestos torcidos y algunos discursos apagados, otros encendidos, pero todos sentidos. “El equipo está jodido porque perder de esta manera duele”, resumió Paredes. “Sí, estamos jodidas, pero debemos salir hacia delante. El fútbol y la vida a veces te da golpes duros. Sabemos que tenemos que mejorar mucho si queremos seguir en el Mundial”, remarcó Aitana. “Está claro que duele. Siempre queremos ganar y jugar bien, pero nos vamos frustradas porque no nos ha salido nada”, apuntó Mariona. Ni en ataque ni en defensa.

Resulta que las contras niponas fueron el peor dolor de muelas para España. “Para ganar no te tienen que meter cuatro goles. Debemos mejorar las vigilancias, las custodias, la sincronización de las líneas, ganar los duelos, las segundas jugadas… Tampoco hemos hecho bien la presión. Es cosa de todo el equipo”, convino Vilda. “Es que sabían a lo que jugaban y a la contra nos han hecho mucho daño. Cuatro tiros y cuatro goles, quizá porque han chutado muy cómodas”, reflexionó Misa. “Nos han matado en las contras. Han estado 27 segundos en nuestro campo en la primera parte y nos han hecho tres goles”, lamentó Aitana. “Aunque no nos pueden pillar así, han sido contraataques y definiciones perfectas. Imparables. Ya me jode, pero hay que darles la enhorabuena”, intervino Paredes. “Debemos controlar esas transiciones rivales tras pérdidas. Es una tarea pendiente”, se sumó Tere Abelleira.

España Mundial futbol femenino 2023
Las jugadoras de España reunidas tras la derrota ante Japón en el último partido de la fase de grupos del Mundial, en Wellington este lunes.RITCHIE TONGO (EFE)

Sucedió, en cualquier caso, que España tampoco supo qué hacer con el balón. Dio 934 pases (842 buenos; 90,1%) y apenas generó peligro. “Nos hemos pasado muchas veces el balón, de forma horizontal y ataques inertes”, aceptó Vilda. “Que tengamos el balón no significa que vayamos a ganar el partido, subrayó Misa. “Debemos aprender a atacar bloques bajos porque los demás equipos, si han viso este partido, harán lo mismo”, insistió Aitana. “Nos ha faltado diversidad a la hora de atacar, tener más alternativas, llegar con las ideas más claras al último tercio”, agrego Tere. “Es que ni con los córners ni a balón parado... Nada, no teníamos la sensación de hacer peligro”, remató Mariona.

Soberbia ante rivales sin muchos argumentos —Costa Rica y Zambia—, España perdió el norte contra Japón, por más que sí mantuvo su idea de jugar con la bola en los pies. Aunque fue el batacazo más abultado en la era Vilda. “Estas derrotas escuecen”, admitió el técnico. “Un 4-0 duele. No estoy acostumbrada a estas derrotas tan graves porque tengo la suerte de ganar muchos partidos [con el Barça]… Pero a veces se aprende más de las derrotas”, expuso Aitana. “Pero ni antes éramos tan buenas ni ahora tan malas”, resolvió Tere. “Aunque no tenemos dudas. Ninguna”, deslizó Misa. “Nadie duda de la capacidad de este equipo, todas sabemos de lo que somos capaces”, apostilló Paredes. Y todas se conjuraron para lo que está por venir.

“Esto pica a las jugadoras y estoy seguro de que sacarán la rabia para competir mejor ante Suiza en octavos”, expuso Vilda. “Hoy nos vamos tocadas, pero mañana es un nuevo día”, ahondó Tere. “Esto nos va a unir más que nunca. En los malos momentos saco carácter y no quiero ver a nadie hundida. Hay que mirar al frente y seguir hacia delante”, aseveró Aitana. “Esto se levanta con orgullo, con amor a este deporte, con amor a este país. Motivos suficientes para dejarnos la piel en el siguiente partido”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_