_
_
_
_

España salta la primera valla del Mundial

La selección, dirigida por el benjamín Juan Núñez, derrota a Brasil por 78-96, será líder de grupo y jugará la segunda fase del campeonato contra Letonia y Canadá

Mundial Baloncesto España
Juan Núñez penetra ante Yago Santos.Tatan Syuflana (Associated Press/LaPresse)
Juan Morenilla

Fue el más joven de la caseta, el base Juan Núñez, quien con solo 19 años dirigió la victoria de España ante Brasil (78-96) en su segunda cita del Mundial de baloncesto. Hay un jugador enorme en este director de juego que abandonó el Real Madrid en busca de minutos, aunque fuera en la Bundesliga. El chico exhibió descaro, como si no fuera su debut en un gran escenario con la absoluta, y se doctoró con 13 puntos, siete rebotes, cinco asistencias y dos robos, líder de su equipo en los tres últimos apartados. El conjunto de Scariolo se enganchó a esa alegría para atar una victoria que le asegura el liderato del grupo G a falta de enfrentarse este miércoles a Irán. De paso, guarda en el bolsillo el billete para la siguiente fase, en la que se medirá el viernes y el domingo a los dos clasificados del grupo H, Letonia y Canadá (eliminada Francia). De esta segunda liguilla, dos conjuntos avanzarán a cuartos, ya en Manila el 6 de septiembre.

España partió con Llull y Claver en el quinteto inicial como novedades respecto a la primera cita, un movimiento generado por la momentánea reserva de Abrines por un golpe en una rodilla ante Costa de Marfil. Núñez comenzó a mover a la selección, sin miedo para jugarse un triple (y anotarlo) a los segundos de fallar uno, y Willy fue el martillo que acostumbra en los arranques de partido con su poderosa carrocería. Brasil buscaba las cosquillas para atacar por dentro con Caboclo y enlazar combinaciones hasta debajo del aro, y Soares y De Paula también percutían desde el perímetro. España robaba y corría, pero necesitaba un punto más de fiebre en la defensa, santo y seña de su fórmula ganadora. Scariolo rescató a Abrines para aumentar los decibelios en un momento en que la selección brasileña había cogido el punto al tiro exterior (17-14). La ruleta de los cambios continuó con Díaz, Rudy, Aldama y Garuba, piernas y manos frescas para salir de un tramo de atasco en ataque y espacios negados por la zona rival. Brasil dio carrete al eterno Marcelinho, el más veterano del Mundial a los 40 años, y los amarillos alcanzaron la primera pausa un centímetro por delante (22-21). España ya sabía que estaba ante un hueso.

La selección precisaba afinar la puntería y ahí surgió un triplista inesperado, Alberto Díaz, para atacar la telaraña brasileña. En el intercambio de golpes Brasil hería en la pintura, destapando huecos en la zaga española. Otro bingo lejano de Rudy y un robo de Brizuela a Marcelinho otorgaron oxígeno al equipo español (28-34). El nuevo escolta del Barça aportó esas gotas de descaro en la zona ofensiva y en la retaguardia emergió el coloso Garuba para taponar a Santos. España había apretado el botón de defender y desde esa base comenzó a cimentar el edificio. Aldama se sacudió los nervios del novato desde la distancia, Garuba aportó a la cesta de los puntos y Núñez siguió luciendo ese estilo descarado (32-44). El chico es una joya. Brasil se hacía fuerte en el rebote, apretó para seguir enchufada al partido y con una canasta de Felicio en la última décima mantenía los brazos en alto (42-50) al llegar el descanso.

Scariolo repitió tras el intermedio el esquema del inicio, aunque ya con los jugadores pasados por la pizarra del entrenador en los vestuarios, esos minutos en los que el cuerpo técnico saca punta a sus análisis. La clave era frenar a los generadores brasileños, desconectar las líneas de pase. Al triple de Yago Santos respondió Claver con esa confianza que luce en los primeros pasos en el Mundial. El alero del Valencia Basket es un trabajador inagotable y sin estridencias, el soldado perfecto. Núñez encontró a Willy, una conexión que puede resultar muy productiva. La renta se mantenía para la selección porque el conjunto sudamericano atravesaba un periodo con la mirilla desviada (49-59), aunque resistía a base de capturas y segundas oportunidades. Por ahí no terminaba la selección española de apretar el cinturón. Tampoco era la mejor noche de Juancho Hernangómez, tibio de muñeca. Era un partido para sudar, y quién mejor que Alberto Díaz para esas labores de fajador. El base de Unicaja provocó una falta en ataque y Aldama, de menos a más, acertó con un reverso, pero un triple de Meindl, de nuevo en el suspiro final, cerró el tercer cuarto con todo en el alambre (59-64).

La desbordante fuerza de Garuba le jugó una mala pasada. El pívot machacó el aro de Brasil y los árbitros le señalaron técnica por colgarse. Ya no había tiempo para despistes. Brasil pagó el peaje de refugiarse demasiado en unos triples que no entraron. España abría la puerta a otra nueva pareja. Primero Núñez, un visionario para la asistencia, mandó a volar a Garuba para que cazara un balón cerca del aro. Luego fue el pívot, lanzándose por el suelo en busca de recuperar el balón, quien sirvió la acción al jovenzuelo. El base del Ratiopharm Ulm, campeón de la Liga alemana, crece a pasos de gigante. El director de juego hace de todo, y casi todo bien. Penetra, pasa, dirige y anota. Un triple del madrileño, nombrado el mejor del partido, estiró la ventaja española hasta el 62-79, un margen que se mantuvo hasta el final. El triunfo estaba atado en ese último tramo, aunque aún caerían varios gritos de Scariolo (”no todos han hecho un buen partido”, afirmó el técnico, que señaló a Willy por sus concesiones atrás). Con Letonia y Canadá a la vista, no acepta el seleccionador ni un momento de relajación. Saltada la primera valla, no hay descanso.

BRASIL, 78; ESPAÑA, 96

Brasil: Yago Santos (14), Soares (9), Meindl (7), De Paula (5), Caboclo (15) —equipo inicial—; Benite (6), Huertas (2), Dias (5), Dos Anjos (0), Felicio (8), Gui Santos (7).

España: Juan Núñez (13), Llull (4), Claver (7), Juancho Hernangómez (8), Willy Hernangómez (14) —equipo inicial—; Rudy (8), Abrines (0), Parra (0), Aldama (15), Brizuela (8), Díaz (11), Garuba (8).

Parciales: 22-21, 20-29, 17-14 y 19-32.

Árbitros: Roberto Vázquez, Julio Anaya y Johnny Batista. Sin eliminados.

Indonesia Arena de Yakarta (Indonesia): 7.354 espectadores.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan Morenilla
Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_