Arkéa descabalga a Nairo Quintana de La Vuelta a España

El equipo entiende que el corredor tomó tramadol por su cuenta y riesgo, motivo por el que le descalificó el Tour, y el colombiano alega que “no tiene la cabeza” para competir. La UCI no permite que sustituyan al corredor porque es un abandono voluntario

Nairo Quintana, durante el Tour de Francia.Foto: MARCO BERTORELLO (AFP) | Vídeo: EPV

Una bomba expansiva cayó a media mañana de este jueves en la sala de prensa de La Vuelta en Utrecht (Países Bajos), donde se celebrarán las tres primeras etapas de la ronda española antes de llegar al País Vasco. “¿Nairo Quintana abandona antes de empezar?”, se cuestionaban todos, incluso los organizadores, conscientes de que un par de días antes había sido descalificado del Tour de Francia por ingerir tramadol -un analgésico opiáceo para tratar el dolor-, pero no sancionado por la UCI porque la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) no lo considera dopaje. “¿Quién lo dice?”, se apuraban otros. “Pero no es seguro, ¿no?”, interpelaba un tercero. Tardó poco en revelarse la oficialidad. “Han pasado unas horas y he podido reflexionar durante la noche. Ahora mismo, no tengo cabeza para hacer la competición. No me encuentro en condiciones, prefiero volver a casa y organizar mi defensa durante estos 10 días para demostrar que no tengo ningún problema. Probablemente, nos veremos en las próximas competiciones”, expresó corredor en un vídeo que envió su agencia de comunicación. Pero fue un mensaje de equipo porque fue el Arkéa el que prefirió que no corriera, toda vez que Nairo, según cuentan desde su entorno, se moría de ganas de subirse a la bicicleta y demostrar su estado de forma. Y la jugada les ha salido rematadamente mal porque la UCI entiende que es un abandono voluntario y, por lo tanto, no le dejó al equipo reemplazar la pieza, por lo que saldrá con siete corredores desde la primera etapa.

Quintana se cayó el día 9 -quedó tocado del brazo, por lo que el analgésico podría ayudarle-, pero la primera prueba se la hicieron el día 8, cuando ya dio positivo. “Me he enterado con sorpresa del anuncio de la UCI de una infracción por uso de tramadol. Desconozco totalmente el uso de esta sustancia y niego haberla utilizado en mi carrera”, resolvió Quintana. Una afirmación que se creen, por ejemplo, en el Movistar, su anterior equipo, porque cuentan que cuando corría en sus filas Nairo no era de los que tomaban Tramadol (por entonces no estaba prohibido). Y una sentencia que, parecía, había catapultado sus ambiciones para la ronda española. “Quiero ratificar que estaré en la Vuelta a España, montado sobre mi bicicleta dando lo mejor de mí para mi equipo, mi país y mis seguidores”, agregó. Pero no será así.

Resulta que la renuncia del ciclista parecía improbable. Nairo, después de hacerse el PCR, se cruzó con el director de La Vuelta y le expresó sus ganas en participar al tiempo que le cuestionó si había algún inconveniente después de la descalificación en el Tour. “Ningún problema”, recibió como respuesta, reglamento en mano. Pero Arkéa decidió que mejor no saliera de la partida porque entienden que el tramadol no se lo prescribió el médico del equipo y que ellos no son los responsables, que fue una acción irresponsable y en contra del equipo. Y Quintana, antes de que lo comunicara el Arkéa, envió a través de su agencia de comunicación un mensaje inequívoco en francés, castellano, italiano e inglés: “No participaré en La Vuelta para hacer valer mis motivos ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Volveré al calendario de carreras al final de la temporada”. Una resolución que pilló a contrapié al equipo francés, que se negó a hacer comentarios hasta solucionar el desaguisado, hasta que pudieran inscribir a otro corredor para La Vuelta, toda vez que la dirección le daba permiso para corregirse en marcha.

De la emoción a la frustración, a la negación y a la desazón. Este ha sido el breve recorrido del colombiano en La Vuelta, en la que figuraba como uno de los ciclistas a tener en cuenta en el pelotón, pues quedó sexto en el pasado Tour para reivindicar al mundo que seguía de pie. Hace tres días, Nairo habló a través de las redes sociales cuando su equipo decidió revelar los corredores para participar en La Vuelta. “Vamos con toda equipo”, escribió, feliz. Ayer se retractó aunque sea contradictorio que diga que así se defiende mejor ante el TAS y al mismo tiempo se imponga la sanción que no le impuso la Vuelta. Pero es lo que ha querido el Arkéa y Quintana, que fue el primer colombiano que ganó el Giro de Italia (2104) y el primero que ganó dos grandes, puesto que después ganó la Vuelta (2016), no estará en la línea de salida. Y el Arkéa correrá con siete.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS