Kylian Mbappé marca los tiempos con el Madrid y el PSG

A pocos días del final de las ligas, el francés se reserva la decisión sobre su futuro y se reúne con el club parisino, mientras en el Bernabéu aguardan y confían en que cumpla su palabra

Kylian Mbappé, el domingo en la gala de premios del sindicato francés de futbolistas.
Kylian Mbappé, el domingo en la gala de premios del sindicato francés de futbolistas.FRANCK FIFE (AFP)

Sobre el futuro de Kylian Mbappé, hay algo en lo que sí coinciden el Real Madrid y el Paris Saint-Germain: a pocos días de que terminen sus respectivas Ligas, ambos creen que aún tienen opciones de que el francés vista su camiseta la temporada que viene. Fuentes conocedoras de la negociación cercanas a uno y otro equipo coinciden, cada cual por su lado, en asegurar que el futbolista aún no ha firmado nada que lo comprometa definitivamente con ninguno de los dos. Y esperan el anuncio para la emisión dominical del programa Téléfoot, según una información de este jueves por la noche de L’Équipe.

Desde París, subrayan que el jugador no les ha comunicado que vaya a abandonar el club después del 30 de junio. De hecho, señalan que este mismo martes, representantes del PSG volvieron a reunirse con miembros de la familia del futbolista, y siguieron discutiendo opciones para extender el vínculo. Este jueves por la noche consideraban abiertas las conversaciones.

La situación —no firma y sigue hablando con el PSG— se ve con cierto recelo en los despachos madridistas, donde escucharon con desconcierto las palabras del delantero el domingo en los premios del sindicato francés de futbolistas: “No puedo decir nada sobre mi futuro, pero lo sabréis muy pronto, está prácticamente decidido. No es este el mejor momento para contarlo. Hace tres años me equivoqué hablando sobre este tema en esta gala”, dijo.

En 2019, las señales que envió desde ese acto le parecieron más nítidas al Madrid: “Podría ser feliz en París, pero quizás en otro lugar también, con un nuevo proyecto”, dijo. Precisamente hace tres años es cuando en el club blanco datan el comienzo de la resistencia de Mbappé a ampliar su contrato con el PSG. Al tiempo que rechazaba las crecientes ofertas del club parisino, hacía llegar al Madrid que con toda seguridad se les uniría al vencer su contrato este 30 de junio. Los mensajes eran tan claros que el pasado verano Florentino Pérez envió a Nasser Al Khelaifi dos ofertas para comprar al futbolista que llegaron a alcanzar los 200 millones de euros. El PSG ni siquiera se prestó a abrir conversaciones.

Mbappé siguió en París, pero desde septiembre el Madrid tiene listos los contratos a la espera de la firma del francés, según fuentes cercanas a la negociación.

Por entonces, varios de sus compañeros de vestuario se mostraban convencidos al hablar con sus círculos de confianza de que Mbappé abandonaría el club al final de la temporada. Era también una sensación muy extendida en la propia entidad, que comenzó a virar levemente cuando Nasser Al Khelaifi, presidente catarí del club, decidió ocuparse personalmente de las conversaciones con el futbolista y su entorno.

En esas condiciones llegó el francés al Santiago Bernabéu para disputar la vuelta de los octavos de final de la Champions. Al Khelaifi proponía una fórmula nueva que consistía en alargar el vínculo una temporada más, hasta que pasara el Mundial de Qatar, o incluso dos, pero no más allá. Del mismo modo que nunca se planteó aceptar los 200 millones del Madrid en verano, no concebía dejar marchar a Mbappé sin presentarle más propuestas, a cada cual más suculenta, y sin poner en marcha una notable presión de políticos de alto nivel, empezando por Emmanuel Macron, el presidente de la República.

Ya hace unas semanas, diversas fuentes con acceso al vestuario parisino comenzaban a relatar un viraje en las sensaciones de sus compañeros sobre el futuro de Mbappé: veían más cerca su permanencia.

Mientras, en el Real Madrid han mantenido la confianza en que el francés honraría lo que consideraban su palabra y, después de tres años de intentonas parisienses, aguantaría un poco más y firmaría los contratos. Desde el principio, saben que no pueden competir con las ofertas económicas del PSG, pero confían en la vieja voluntad pública del francés de jugar como local en el Bernabéu. “Nunca ha sido por dinero”, dicen fuentes del club, que sin embargo temen el efecto de otras “presiones”. Para empezar, mañana la del Parque de los Príncipes en el último partido de Liga, contra el Metz, para el que al club ya no le quedan entradas.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

David Álvarez

Redactor que cubre la información del Real Madrid en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de la sección de Deportes. Ha cubierto los Juegos Olímpicos y la Eurocopa. Antes trabajó en ABC, El Español, ADN, Telemadrid, y La Gaceta de los Negocios. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS