Mirotic y Laprovittola desmantelan al Madrid

El festival ofensivo del Barcelona abate el juego interior blanco y le sitúa como primero en solitario en la Euroliga

Euroliga jornada 14
Barça
Barça
93 80
Finalizado
Real Madrid
Real Madrid
Mirotic celebra una de sus canastas ante el Madrid. Euroleague
Mirotic celebra una de sus canastas ante el Madrid. Euroleague

El Barcelona sobrevoló el apasionante duelo en la cumbre ante el Real Madrid, rompió el empate en lo más alto de la Euroliga y ahora es el líder único. Mirotic hizo suyo el clásico con una exhibición de su capacidad para marcar las diferencias, con su récord de puntos, 31, y de valoración, 39, en esta competición, además de 10 rebotes. Fue el catalizador del explosivo juego atacante azulgrana, avivado también por Davies y Laprovittola, sus mejores acompañantes. El trío devastó la defensa del Madrid, más vulnerable que nunca esta temporada.

El Barcelona se salió con la suya en su labor de zapa sobre los pívots del Madrid, concentrada sobre Tavares y Yabusele, que acumularon faltas muy pronto y acusaron el lastre durante todo el partido sin que Poirier y Vukcevic salieran al rescate. Tampoco lo consiguieron los jugadores exteriores, bien contenidos por la defensa azulgrana, especialmente por Sergi Martínez en la misión exclusiva que le encomendaron ante Llull y Heurtel.

Los pívots del Madrid sufrieron para defender a Mirotic, Sanli y Davies. Acumularon faltas con una rapidez inaudita. Tavares sumó la segunda en el cuarto minuto; Yabusele, en el octavo; y Poirier nada más empezar el segundo cuarto. Por ahí se le empezó a escapar el partido al Madrid, inferior en el rebote y muy limitado en su puntuación en el interior de la zona. Y además, desacertado en los tiros libres, con 10 fallos en los 21 que lanzó. En cambio, el Barcelona explotó a conciencia las faltas que le llevaron a la línea de castigo, con 26 aciertos en 29 lanzamientos.

Los dos entrenadores cambiaron sus quintetos titulares. Pablo Laso dio entrada a Llull en la posición de base y Jasikevicius a Sergi Martínez en la de alero. La misión defensiva del jugador de la cantera azulgrana se centró en el marcaje al jugador menorquín. El Madrid dominó con varias canastas por el carril central y una defensa que tardó en leer el Barcelona, seco durante los tres primeros minutos. Cuando Hanga acertó con el primer triple le dio la máxima ventaja a su equipo: 2-9. A partir de ese instante, el Madrid empezó a sufrir el desgaste defensivo para frenar a un Mirotic desencadenado. El montenegrino anotó desde dentro y desde fuera y Yabusele no pudo con él.

Los triples de Causeur mantuvieron la igualdad durante unos instantes, pero el Barça dio el primer estirón con la irrupción de Jokubaitis y el estreno de su nuevo fichaje, el australiano Dante Exum. La brecha del primer cuarto (24-19) se disparó en el inicio del segundo. Heurtel, en su primera acción en la cancha en su regreso como rival al Palau, perdió el balón ante la presión del Barça. El base francés no se arredró. Hizo lo que mejor sabe, buscar espacios, preferentemente por fuera, y anotar. Pero fue el único que mantuvo en pie al Madrid en los momentos de desconcierto propiciado por la presión defensiva del Barcelona y los triples de Davies y Laprovittola.

La brecha empezó a ser considerable, 47-35. Dos triples seguidos de Rudy Fernández y Llull amenazaron con encontrar un punto de inflexión (47-41). Fue un espejismo. El partido estaba donde quería el Barça. La presión del Palau era máxima y los nervios empezaron a pasar factura. Tavares sumó su tercera falta, mientras que Pablo Laso se sulfuró con los árbitros y fue castigado con una técnica.

Todos los indicadores dejaban en evidencia la ineficacia del juego interior del Madrid. El equipo azulgrana mandaba en el rebote, forzó muchos más tiros libres y entre los cuatro pívots del Madrid, que a última hora no pudo contar con Anthony Randolph, sumaban solo nueve puntos al descanso (51-42), 25 al final. El equipo que mejor está defendiendo esta temporada en Europa no conseguía cerrar la hemorragia, martirizado por una agresividad y acierto ofensivo tan alto de Mirotic y Davies que hizo relativa la falta de anotación de Sanli y Oriola. El Madrid sobrevivía a duras penas y gracias sobre todo a los triples.

Heurtel y Laprovittola, los bases con las camisetas de la pasada temporada cambiadas, se enzarzaron en un bonito duelo en el tercer cuarto. Mandaban, movían y anotaban. Un espectáculo que pocas veces permiten los códigos estratégicos imperantes en el baloncesto europeo. El argentino dio la máxima ventaja a su equipo con un triple y un dos más uno (60-44); el francés insistió y mantuvo un hilo de esperanza en su equipo. Tras ua falta técnica a Rudy Fernández, un triple de Kuric dio la máxima ventaja a los suyos: 79-64. El Madrid dio un último coletazo (84-76) y definitivamente claudicó ante Mirotic y el festival ofensivo del Barcelona.

Barcelona, 93; Real Madrid, 80

Barcelona: Laprovittola (16), Kuric (9), Sergi Martínez (0), Mirotic (31), Sanli (5) –equipo inicial; Davies (16), Exum (2), Hayes-Davis (2), Oriola (0) y Jokubaitis (12).

Real Madrid: Llull (10), Hanga (5), Taylor (0), Yabusele (8), Tavares (10) –equipo inicial-; Williams-Goss (10), Causeur (11), Heurtel (11), Rudy Fernández (8), Vukcevic (0) y Poirier (7).

Parciales: 24-19, 27-23, 16-16 y 26-22.

Árbitros: Radovic, Petek y Nikolic. Señalaron faltas técnicas a Rudy Fernández, a Pablo Laso y Saras Jasikevicius y una falta antideportiva a Poirier.

Palau Blaugrana. 7.079 espectadores. 14ª jornada de la Euroliga.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS