LIGA ENDESA

José Juan Barea: “No veo a mi familia desde febrero y estoy desesperado. No aguanto más”

El base puertorriqueño se desvincula del Movistar Estudiantes a falta de un partido para acabar la temporada y con el equipo aún en riesgo de descenso

JJ Barea, en un partido con el Estudiantes. / acbphoto
JJ Barea, en un partido con el Estudiantes. / acbphoto

La aventura de José Juan Barea en el Movistar Estudiantes, su primera experiencia europea tras 15 años de carrera en la NBA, ha durado exactamente 410 minutos repartidos en 18 partidos de Liga. Con el equipo colegial aún en riesgo de descenso y a falta de un partido para cerrar la temporada regular de la ACB, el base puertorriqueño ha anunciado su desvinculación del club de Magariños. “No veo a mi familia desde febrero. Estoy desesperaíto. No aguanto más. No tener a mi mujer y mis hijos acá ha sido muy fuerte”, anunció Barea en declaraciones al Vocero de Puerto Rico, anticipándose a la nota oficial que publicará este martes el Estudiantes.

MÁS INFORMACIÓN

Barea, de 36 años, campeón de la NBA con Dallas en 2011, llegó en enero a España, la tierra de sus abuelos paternos, para completar una experiencia profesional pendiente y al tiempo rescatar al Movistar Estudiantes de su delicada situación clasificatoria. Pero, tras apenas tres meses, el fichaje estrella se marcha sin completar la misión. El conjunto de Magariños es 17º en la clasificación de la ACB, por encima de Bilbao Basket y Gipuzkoa que ocupan las plazas de descenso, y tiene solo un partido por jugar, el que disputará el día 21 de este mes ante el San Pablo Burgos. Pero los dos equipos vascos, con cinco y tres encuentros respectivamente por delante, aún pueden darle caza. La situación familiar ha pesado más que la deportiva para Barea. “Llegamos a un acuerdo y todo bien. Lo que quedaba era un partido y había que esperar hasta el día 21. Lo atrasaron hasta esa fecha. Pero les dije que me tenía que ir ya para casa a ver los niños. Mañana salgo para Dallas”, explicó el base puertorriqueño entendiendo esa última jornada como un trámite prescindible.

Barea deja la ACB con 12,6 puntos, 1,6 rebotes, 4,7 asistencias y 10,1 de valoración de media en su exiguo expediente. Este mismo martes viaja a Dallas, donde le esperan su esposa Viviana y sus hijos José Juan, Paulina y Sebastián José. “Fue una buena experiencia y las puertas quedaron abiertas”, agregó Barea, ajeno al desafecto que genera entre los aficionados su marcha anticipada. El base puertorriqueño confirmó su idea de disputar el preolímpico con su selección para buscar el billete a los Juegos de Tokio. “Ahora me cojo un descanso y después pensaré en los próximos planes. Tengo la intención de jugar con la selección y no sé si volveré con los Cangrejeros de Santurce (el equipo en el jugó antes de dar el salto a la NBA)”, señaló.

Mientras, el Estudiantes, que ya vivió hace un mes la marcha del italiano Alessandro Gentile (para recuperarse en su país de las secuelas de la covid) y la baja definitiva del francés Edwin Jackson (tras su recaída de la lesión de muñeca), continúa descapitalizando su plantilla antes de cerrar otra temporada convertida en suplicio. Su dolorosa dinámica en los últimos tiempos. El club del Ramiro, uno de los seis fundadores de la Liga nacional, la actual ACB, solo se quedó fuera de los ocho primeros puestos de la tabla en siete de las 54 ediciones disputadas entre 1956 y 2010, con cuatro subcampeonatos como grandes hitos (en los cursos 1962-1963, 1967-1968, 1980-1981 y 2003-2004) y siempre lejos de cualquier apuro clasificatorio. Sin embargo, en la última década el calvario no cesa, con dos descensos salvados in extremis en los despachos (en 2012 y 2016), un concurso de acreedores, varios bandazos deportivos y una crisis que no cesa.

En las últimas 11 temporadas han desfilado por el Magariños 11 entrenadores (Luis Casimiro, Pepu Hernández, Trifón Poch, Txus Vidorreta, Diego Ocampo, Sergio Valdeolmillos, Salva Maldonado, Josep María Berrocal, Aleksandar Dzikic, Javier Zamora y el actual ocupante del banquillo, Jota Cuspinera) y más de 80 fichajes de bagaje desigual y escaso recorrido. Algunos de tan escaso recorrido como JJ Barea, de la llegada como ídolo a la marcha fugitiva por morriña familiar. En estos años, el equipo colegial no ha superado el 11º puesto en la clasificación de la ACB, ahora está en el 17º pendiente de certificar la permanencia. Ya no estará Barea para arrimar el hombro en la última jornada.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50