Superliga

Real Madrid, Barcelona y Juventus denuncian “inaceptables presiones y amenazas” de la UEFA por la Superliga

Los tres clubes que permanecen en la Superliga aseguran que mantienen su intención de “aportar soluciones al ecosistema del fútbol”

Florentino Pérez, en el Alfredo di Stéfano durante el partido del Real Madrid contra el Betis.
Florentino Pérez, en el Alfredo di Stéfano durante el partido del Real Madrid contra el Betis.GABRIEL BOUYS / AFP

Más información

Los tres clubes que rechazaron firmar este viernes la carta de la UEFA con la que nueve de los fundadores de la Superliga renegaron públicamente del proyecto han publicado este sábado por la mañana un comunicado conjunto en el que denuncian que todos han recibido y siguen recibiendo “inaceptables presiones y amenazas” por parte de la UEFA. El Real Madrid, el Barcelona y la Juventus dicen en el texto que tienen el “derecho de aportar soluciones al ecosistema del fútbol a través de propuestas concretas fruto del diálogo constructivo”.

Sostienen, además, que “los Tribunales ya se han pronunciado sobre el proyecto de la Superliga ordenando a FIFA y UEFA, con rotundidad, que se abstengan mientras se tramita el procedimiento judicial, directamente o a través de sus entidades afiliadas, de realizar cualquier actuación que pueda penalizar a los clubes fundadores o que vaya contra la Superliga, reconociendo de este modo la apariencia de buen derecho de dicha iniciativa”. Los tres clubes entienden que tienen a favor la protección legal que entienden que les brinda la decisión del juzgado de lo Mercantil nº17 de Madrid, que el martes 20 de abril concedió la medida cautelar solicitada por los rebeldes incluso antes de lanzar su plan en público. El juez Manuel Ruiz de Lara prohibió en su escrito a la FIFA y a la UEFA que durante la preparación, desarrollo y puesta en marcha de la Superliga, los clubes, jugadores y dirigentes que la componen fueran sancionados o expulsados de las competiciones de clubes y selecciones ahora y en el futuro. Ruiz de Lara también insta a estos organismos a no publicar comunicados “que impidan directa o indirectamente la preparación, el desarrollo o la puesta en marcha de la Superliga”. Ante el desacato de la UEFA, el siguiente paso de los tres clubes será solicitar al juez nuevas medidas cautelares. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que la UEFA ha obviado las medidas cautelares al no haber tenido notificación de la demanda en su sede en Nyon. Al no haberse personado en la causa en Madrid, la acomunicación de la demanda lleva un proceso más largo que incluye la vía diplomática.

Los tres clubes que mantienen su postura de resistencia se quejan en el comunicado, publicado al mismo tiempo en sus respectivas webs, que la UEFA y la FIFA “han rehusado establecer canal de comunicación adecuado alguno”. Según dicen, su voluntad desde el comienzo del proyecto, pese al anuncio nocturno fuera de los cauces oficiales del fútbol europeo, había sido desarrollar la Superliga a través del diálogo: “Los clubes fundadores acordaron expresamente que la Superliga sólo tendría lugar si dicha competición resultaba reconocida por UEFA y/o FIFA o si, en virtud del ordenamiento jurídico aplicable, fuera reconocida como una competición compatible a todos los efectos con la continuidad de los clubes fundadores en sus respectivas competiciones nacionales”.

El texto contiene también una dosis de autocrítica y cierto propósito de enmienda: “Somos plenamente conscientes de la diversidad de reacciones, en muy diversos ámbitos, que ha producido la iniciativa de la Superliga y, en consecuencia, de la necesidad de reflexionar sobre los motivos que han generado dichas reacciones y reconsiderar el planteamiento propuesto en lo que resulte necesario”, dicen Real Madrid, Barcelona y Juventus.

Además, los tres equipos que se han quedado solos en las sociedades del proyecto se quejan de la reacción de los nueve rebeldes arrepentidos (Arsenal, Chelsea, Milan, Inter, Atlético, Manchester City, Manchester United, Liverpool y Tottenham): “Lamentamos profundamente que nuestros amigos y socios fundadores del proyecto de la Superliga se encuentren inmersos en una postura incoherente -e inconsistente- tras asumir en el día de ayer ciertos compromisos con UEFA”, escriben, e insisten en su intención de seguir buscando “soluciones, pese a “las inaceptables presiones y amenazas que continuamos recibiendo de UEFA”.

El siguiente paso de la UEFA, una vez que ha dado traslado a sus órganos disciplinarios de la intención del Real Madrid, el Barcelona y la Juventus de no abandonar el proyecto de la Superliga será la apertura de expediente previo a la sanción. El organismo se aferra al artículo 51 de sus estatutos donde se establece que “los clubes afiliados, directa o indirectamente, no pueden formar alianzas sin el permiso de la UEFA”. La exclusión de las competiciones europeas está encima de la mesa. Cualquier sanción que se produzca podrá ser recurrida ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo de Lausanna (TAS en sus siglas en inglés). Mientras el TAS decide, los tres clubes podrían solicitar medidas cautelares para poder participar en las competiciones UEFA, pero la jurisprudencia del tribunal suizo ha determinado la denegación al considerar que el daño no es irreparable y sí cuantificable económicamente.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50