LIGA ACB

Triunfa un nuevo Madrid en el Palau

La explosión de Vuckcevic, la frescura de Garuba y la pegada de Rudy tumban a un Barça desconocido que aun así rozó el triunfo en la discreta vuelta de Pau Gasol a la Liga

Causeur se zafa de Davies.
Causeur se zafa de Davies.Enric Fontcuberta / EFE
Liga Endesa ACB
Finalizado
Barça
Barça
85
87
Real Madrid
Real Madrid
15 - 20
18 - 22
24 - 17
28 - 28
Palau Blaugrana

El Real Madrid aterrizó en el Palau como si llegara de otro planeta y el Barça quedó absorto, como si no diera crédito, como si viera en su rival a un equipo de otro mundo por la contundencia con que lo atizó. Ganó el Madrid por 85-87, a duras penas, rescatado por Laprovittola después de que Mirotic culminara la remontada (85-84) que precisó el Barça para limar las notables diferencias que marcó su rival. Jugó mucho mejor el Madrid, sorprendente también por la manera en que se desenvolvió su nueva generación, la de Usman Garuba y Tristan Vukcevic, con más protagonismo que nunca por la baja de Thompkins y las faltas personales que apenas dejaron ver a Tavares, contratiempos que se añadieron al reciente y repentino adiós de Deck camino de la NBA.

El cartel del partido lo copaba Pau Gasol, con total merecimiento. A los 40 años volvía a la Liga, 20 después de haberse ido a triunfar a la NBA y tras dos sin jugar a causa de una lesión. La competición es cruda e implacable. Gasol fue titular pero apenas pudo aportar tres rebotes en los ocho minutos que jugó. Lanzó una vez y falló. Volvió al banquillo y desde allí presenció cómo dos chavales, uno de 18 años, el italiano con la doble nacionalidad griega y sueca Vukcevic, y otro de 19, el madrileño Usman Garuba, se graduaban en el Palau. Lo consiguieron gracias a su frescura y a su talento, con 11 puntos y cinco rebotes para Garuba, y con 11 puntos, 4 rebotes, una labor defensiva encomiable y un triple crucial, el que puso el 79-83 a medio minuto para el final, de Vukcevic.

Laprovittola, con una gran conducción y una penetración a canasta, rescató la victoria para el Madrid cuando Mirotic culminó la inopinada remontada del Barça a falta de 10 segundos para el final. El base argentino cerró como empezó. Parece por fin haber asumido los galones que le consagraron en su etapa en el Joventut. Marcó los tiempos desde el inicio y distribuyó con soltura. Pau Gasol se estrelló contra Tavares. El pívot caboverdiano se erigió en una prueba demasiado exigente para un jugador que acaba de pasarse dos años sin competir. El epicentro de la disonancia del Barça empezaba por su pieza fundamental. Mirotic, de entrada, se las vio y se las deseó ante Tyus. El estirón del Madrid (0-9) le dio un colchón que mantuvo durante casi toda la primera parte, propiciado por su dominio en el rebote y las pérdidas de balón del Barça. Era un indicador más del defectuoso engranaje del equipo de Jasikevicius. La segunda falta de Tavares cuando solo habían transcurrido cuatro minutos propiciaba un cambio de decoración. La entrada de Davies, también. De otra forma, pero el enérgico Garuba mantuvo el tono del Madrid en el juego interior.

Jasikevicius cambió los registros de su equipo. Situó a Hanga en la posición de base y cargó el juego ofensivo sobre Smits. Pero el Madrid respondió a la carga del Barça (22-25) con la dinamita de Rudy Fernández, que le sacó tres tiros libres a Abrines y metió dos triples seguidos, a los que se añadió otro de Vukcevic para establecer la máxima ventaja: 22-36. La respuesta de Kuric, con dos triples, fue crucial cuando su equipo caía en el abismo.

Las desventuras de Tavares se sucedieron con dos faltas más en un abrir y cerrar de ojos. Pero Laprovittola siguió a lo suyo y Abalde percibió que aquel era su momento y anotó dos triples seguidos para devolver al marcador la máxima diferencia: 35-49. Jasikevicius apostó por un quinteto más típico y dio entrada a Oriola. Mirotic le tomó la medida a Tyus, anotó su primera canasta cuando se habían consumido 23 minutos y puso la directa con ocho puntos seguidos. Pero Rudy Fernández salió siempre al rescate, con 47-51 o con 56-57. Y así siguió en un inicio del último cuarto impecable para su equipo, con un parcial de 1-10 que puso el 57-67 tras un triple de Vukcevic. La perla de la cantera madridista marcaba las constantes de lo que iba a suceder en el último tramo: otro estirón del Madrid (74-83), siempre sustentado por los triples, con 15 de 34 (44% de acierto), la carga final del Barça y el rescate de Laprovittola. La victoria refuerza el liderato del Madrid, con tres triunfos más que el Barça a falta de siete jornadas para el final de la fase regular.

Barça, 85; Real Madrid, 87

Barça: Calathes (18), Higgins (21), Sergi Martínez (0), Mirotic (17), Pau Gasol (0) —quinteto inicial—; Davies (2), Abrines (3), Westermann (0), Hanga (2), Smits (7), Kuric (12) y Oriola (3).

Real Madrid: Laprovittola (12), Abalde (7), Taylor (1), Tyus (6), Tavares (4) —quinteto inicial—; Alocén (0), Vukcevic (11), Causeur (10), Llull (7), Rudy Fernández (13), Carroll (5), Garuba (11).

Parciales: 15-20, 18-22, 24-17 y 28-28

Árbitros: Redondo, Calín y Mateo. Eliminados Tavares (m. 37), Vukcevic (m.39) y Calathes (m.39). Señalaron una falta técnica a Jasikevicius.

Palau Blaugrana. A puerta cerrada.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50