EUROCOPA 2021

La sede de la Eurocopa en Bilbao, en el aire

La capital vizcaína tiene hasta el 19 de abril para proporcionar información adicional sobre sus planes para el acceso de público

Vista general de San Mamés, una de las sedes de la Eurocopa 2020.
Vista general de San Mamés, una de las sedes de la Eurocopa 2020.VINCENT WEST / Reuters

La UEFA ha dado a conocer el nombre de las ciudades que han confirmado que acogerán público en la Eurocopa, y entre ellas no está Bilbao, al menos de momento. Por ahora son ocho las sedes que han asegurado la capacidad de los estadios basándose en sus previsiones de una mejora de la situación sanitaria en sus países en junio y julio debido a una serie de factores, entre ellos el despliegue de la vacunación en el país, sus medidas previstas para la reapertura de la economía, y la disminución estimada del virus debido a una estación más cálida. Se trata de San Petersburgo, Budapest, Bakú, Ámsterdam, Bucarest, Copenhague. Londres y Glasgow.

El organismo europeo hace un apartado en relación a Bilbao, Roma, Múnich y Dublín para explicar que tienen hasta el próximo 19 de abril para proporcionar información adicional sobre sus planes. Según la UEFA, “en esa fecha se tomarán las decisiones finales sobre la celebración de los partidos en esas cuatro sedes”.

Los organizadores advierten en el comunicado: “Los aficionados que deseen viajar a los países anfitriones para ver los partidos lo tendrán difícil debido a las restricciones siempre cambiantes. Tendrán que cumplir con las restricciones y requisitos de entrada en las fronteras (incluida la cuarentena) que estén en vigor en ese momento, ya que no se concederán exenciones a los poseedores de entradas para nueve países anfitriones”. De hecho, se ha abierto un plazo para la devolución del importe de las entradas hasta el 22 de abril.

Divergencias entre el Ayuntamiento y la Federación Española

El Ayuntamiento de Bilbao está empeñado en que la Eurocopa siga contando con su ciudad entre las 12 sedes, pero la postura de la Federación Española de Fútbol, con la que no mantiene una buena relación, dificulta todavía más la situación. Cuando se firmaron los protocolos para la sede en la capital vizcaína, el alcalde era Iñaki Azkuna, el presidente de la Federación era Ángel Villar y el de la UEFA era Michel Platini. Ahora, entre Juan Mari Aburto, Luis Rubiales y Alexander Ceferin no existe la misma sintonía.

Tampoco el Gobierno vasco parece muy entusiasmado con la idea. El PP acusó el jueves al lehendakari Urkullu de querer “quitarse de en medio la Eurocopa” con condiciones leoninas. De hecho, el protocolo para la presencia de público en San Mamés exigiría una situación ideal de la pandemia en el País Vasco, por debajo de 40 casos por cada 100.000 habitantes, una vacunación por encima del 60% –en la actualidad es del 5%– y las UCI por debajo del 2% de ocupación por covid.

Las pautas las marca el Gobierno vasco, lo que no es óbice para que el consistorio bilbaíno esté estudiando la posibilidad de solicitar daños y perjuicios a la UEFA si, finalmente, no acoge la Eurocopa después de haber desembolsado más de un millón de euros en diversas cuestiones relacionadas con el evento.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50