Liga Santander

Cádiz y Levante, de la tempestad a la calma

Empate a dos con los cuatro goles en una primera media hora frenética y un segundo tiempo mucho más relajado

Cala derriba a Jorge Gómez.
Cala derriba a Jorge Gómez.Román Ríos / EFE

El Cádiz y el Levante jugaron un partido que pasó de la tempestad a la calma. Una primera media hora de juego con cuatro goles y continuas llegadas de un área a otra derivó en un empate que acabó por satisfacer a ambos. El Cádiz acaba la primera vuelta con 24 excelentes puntos y el Levante lo hace con 22. Después del frenesí llegó la tranquilidad, con dos equipos que decidieron hacer bueno tanto desgaste en la primera mitad. El Levante, eso sí, sigue sin poder ganar fuera de casa, algo que no hace desde el pasado 27 de septiembre, cuando derrotó a Osasuna. Es un equipo mucho más fiable en su estadio. El Cádiz, un equipo que defiende muy bien, decidió aceptar el punto. Tuvo la virtud de igualar un 1-2 inquietante. Es un equipo que valora mucho cada empate y su entrenador, Álvaro Cervera, manejó bien el partido en la segunda mitad para que el rival quedara desactivado. No le importó perder llegada. Un punto es un punto según el catecismo de Cervera, que tiene a su Cádiz a siete puntos de la zona de descenso.

Dos equipos con estilos tan distintos como Cádiz y Levante depararon un inicio de partido bastante sorprendente. Sobre todo en lo que respecta a los andaluces, un equipo que suele conservar muy bien sus ventajas en el marcador para rematar los partidos al contragolpe. El gol a los cuatro minutos de Perea simbolizó a la perfección lo que quiere Cervera de su Cádiz. Robo y veloz salida al contragolpe para sorprender al rival. Lo hizo muy bien el conjunto andaluz, fiel a sus principios para que Perea anotara un buen gol tras recortar a Miramón. Lo que no se podía esperar teniendo en cuenta las prestaciones del Cádiz es que recibiera dos tantos en tres minutos que dinamitaron su sistema defensivo.

Cádiz
CAD
2
-
2
LEV
Levante
Cádiz
Jeremias Ledesma, Cala, Isaac, Alcalá, Jairo Izquierdo, Perea (Salvi, min. 67), Garrido, Álex, Jens Jonsson (Yann Bodiger, min. 86), Lozano (Álvaro, min. 86) y Negredo (Iván Alejo, min. 74)
Levante
Aitor, Postigo (Vezo, min. 65), Clerc, Óscar Duarte, Miramón, Jorge De Frutos (Son, min. 87), Malsa (Gonzalo Melero, min. 65), Radoja, Morales, Sergio León (Rochina, min. 86) y Roger (Dani Gómez, min. 70)
Goles
1-0 min. 3: Perea. 1-1 min. 7: Roger. 1-2 min. 10: Roger. 2-2 min. 27: Cala.
Árbitro
Carlos del Cerro Grande
Óscar Duarte (min. 63), Lozano (min. 78), Cala (min. 80) y Alcalá (min. 84)

También fue la virtud de un Levante con excelentes movimientos ofensivos. Sergio León y De Frutos desconcertaron con sus movimientos a los defensas locales. Especial mención para el primero, que se inventó un delicioso pase de tacón para combinar con De Frutos en el primer gol de los visitantes. El atacante ya utilizó este recurso con éxito en uno de los goles del triunfo de su equipo en la pasada jornada frente al Eibar. Roger, bien colocado en el área, volvió a marcar, ahora tras pase de Clerc. Cervera no se lo creía en la banda. Eliminado de la Copa por el Girona, el Cádiz zozobraba de una manera inesperada. No tanto porque pudiera perder con el Levante. Más bien por la forma. Al rescate de su equipo llegó Cala, quien aprovechó la falta de contundencia dela zaga del Levante para empatar con un gran remate de cabeza tras un saque de Álex Fernández. El partido había derivado hacia un intercambio de golpes y goles inesperado.

El choque se enfrió en la segunda mitad. El Levante no pudo tocar con tanta comodidad. Entre otras cosas porque el Cádiz se cerró mucho mejor, impidiendo el juego entre líneas de futbolistas como Morales, De Frutos o Sergio León. Los andaluces no tuvieron ningún rubor en meterse atrás y desactivar al visitante, que dejó de encontrar esos pasillos que utilizó tan bien en la primera mitad. De hecho, las ocasiones brillaron por su ausencia en la segunda mitad, al mismo tiempo que llegaron las tarjetas y un juego mucho menos brillante por parte de los dos equipos. El Levante solo tuvo una buena ocasión por medio de De Frutos, que se metió en el área para que Ledesma salvara al Cádiz.

No hubo más en un periodo donde los dos equipos levantaron el pie del acelerador. Se corrigieron los movimientos defensivos y los delanteros, activos en la primera mitad, se convirtieron en peones al servicio del esfuerzo colectivo que demandaron sus entrenadores. Así, punto a punto, Cádiz y Levante se acercaron un poco más a su objetivo, que no es otro que la salvación. Cada uno con sus métodos e igualmente válidos ambos.

Lo más visto en...

Top 50