Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Baskonia empieza a mostrar señales de recuperación

En un partido muy igualado ante el Khimki, estuvo maduro en los minutos finales para resolver

Shengelia se levanta por encima de Jerebko. Ampliar foto
Shengelia se levanta por encima de Jerebko.
Euroliga Fase Regular

Finalizado

La moneda le cayó de cara al Baskonia, pero se lo trabajó. En un partido en el que jugó a ráfagas: bien en el primer cuarto, regular en el segundo, mal en el tercero y bien en el cuarto, pudo superar a un Khimki sin complejos a la hora de lanzar a canasta, por muchos fallos que cometiera, pero bastante remiso cuando tocaba bregar en defensa.

BASKONIA, 83; KHIMKI, 79

Kirolbet Baskonia (27+20+14+22): Henry (10), Janning (2), Shields (22), Shengelia (8) y Eric (6) -cinco inicial-, González (-), Diop (4), Sergi García (-), Fall (15), Stauskas (7) y Polonara (9).

Khimki Moscú (25+19+19+16): Shved (18), Zaytsev (3), Timma (10), Jerebko (16) y Devin Booker (6) -cinco inicial-, Karasev (10), Gill (2), Evans (8), Jovic (6) y Bertans (-).

Árbitros: Borys Ryzhyk (Ucrania), Elias Koromilas (Grecia) y Joseph Bissang (Francia). Eliminaron por faltas personales a los visitantes Timma (min. 35) y Jerebko (min.40).

Partido correspondiente a la vigésima primera jornada de la Euroliga disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria ante 11.739 espectadores.

La victoria le da un respiro al equipo de Dusko vanovic, que tuvo héroes inesperados como Polonara, y otros que se van destapando, como Fall. Al Khimki le pesó demasiado que su torpedero Shved no estuviera entonado en el lanzamiento. Consiguió tres triples de 15 intentos, sólo 4 de sus 9 tiros de dos, e incluso falló un tiro libre de los dos que intentó. En la previa, Ivanovic le había elogiado y aseguró que era un jugador al que no le faltaba de nada. En Vitoria le sobró descaro pero le faltó puntería.

Salió alegre el Baskonia a la cancha. Se puso enseguida por delante frente al Khimki, un equipo creativo en ataque pero bastante remolón en defensa. Sabe que tiene facilidad para anotar, así que no le preocupa demasiado que el rival lo haga. El intercambio de golpes no le asusta. Al Baskonia tampoco le importó demasiado defender poco y atacar mucho. Aceptó la propuesta del equipo ruso y no le fue mal. El partido se igualó y siguió así hasta el descanso, siempre con el Baskonia por delante. Con un Henry bastante más centrado que en otras noches europeas, los sistemas funcionaron mejor. Los equipos se fueron al vestuario con tres puntos de diferencia (47-44) a favor del equipo vitoriano.

Pero los de Ivanovic se despistaron en el comienzo de la segunda parte. El 0-8 de parcial fue el síntoma que obligó a que el técnico del equipo vitoriano pidiera un tiempo muerto. Se puso el Khimki por delante, con Timma y Jerebko como líderes de la remontada, y todo siguió igual hasta los seis minutos finales del partido. Con ventajas mínimas, siempre para los rusos, porque el Baskonia, pese a ir por debajo, no entró en crisis en ningún momento. Sabía que podía llegar su racha.

Y llegó. Poco a poco, el equipo de Ivanovic obligó a su rival en defensa, no le permitió tiros cómodos, y además el Khimki perdió pulso a la hora de lanzar. Los baskonistas limaron la ventaja, se pusieron por delante, también por la mínima, y gestionaron con maestría los últimos minutos. El empate a 74 a falta de tres, fue la última igualdad en el luminoso. Entre Shields, Fall y Henry mantuvieron viva la llama anotadora del Baskonia, que además taponó las vías creativas del equipo de Kurtinaitis, ahogado en los instantes postreros. Ganó el Baskonia y empieza a lanzar otras señales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >