Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Maccabi alarga la sequía del Barça a base de triples

El equipo azulgrana no frena el vendaval de Dorsey y Wilbekin y suma su cuarta derrota en los últimos cinco partidos

Mirotic lanza ante Acy. Ampliar foto
Mirotic lanza ante Acy. efe
Euroliga Fase Regular

Finalizado

El Barça no levanta cabeza desde que arrolló al Real Madrid en el clásico de la Liga Endesa que despidió el año 2019. Los triples del Maccabi (14 en 28 lanzamientos) y el lastre de los balones perdidos condenaron al equipo de Pesic en Tel Aviv. Fue la cuarta derrota del Barça en los cinco partidos que ha disputado en 2020. Solo ganó en Burgos, y a duras penas (80-82). También es cierto que el rosario de derrotas se ha producido con marcadores muy ajustados. El Barça se ha mostrado competitivo en todos sus duelos, algo menos en Tel Aviv.

MACCABI, 92; BARÇA, 85

Maccabi Tel Aviv: Wilbekin (18), Bryant (2), Zoosman (7), Acy (0), Hunter (12) –equipo inicial-; Reynolds (6), Jackson (2), Caloiaro (12), Avdija (3), Dorsey (2), Wolters (3) y Cohen (8).

Barça: Hanga (0), Higgins (13), Claver (6), Mirotic (22), Tomic (11) –equipo inicial-; Davies (7), Pau Ribas (0), Oriola (3), Delaney (12) y Kuric (10).

Parciales: 20-27, 28-14, 17-16 y 27-28.

Árbitros: Belosevic, Mogulkoc y Hordov. Eliminado Jackson (m. 36). Señalaron faltas antideportivas a Davies y Mirotic.

Menora Mitvachim Arena. Unos 10.000 espectadores.

Pero ello no esconde las debilidades que le han dejado expuesto al acierto de sus rivales. Lo tuvo el equipo israelí, especialmente dos de sus exteriores estadounidenses, el base Scottie Wilbekin, con 4 triples y 18 puntos, y el escolta Tyler Dorsey, con cinco triples y 19 puntos. Al vendaval ofensivo del Maccabi contribuyeron otros dos estadounidenses, Othello Hunter y Angelo Caloiaro, con 12 puntos cada uno.

El Barça dominó en el primer cuarto, pero a partir del final del segundo empezó a zozobrar. Fue cuando el Maccabi enlazó hasta cinco triples consecutivos que le permitieron pasar del empate a 56 al 71-59 y una situación preeminente cuando a pesar de que todavía quedaban siete minutos, un mundo.

Mirotic y Delaney no se resignaron. Compensaron en parte la nula aportación ofensiva de Hanga y Pau Ribas. El equipo azulgrana rozó la remontada. Perdía por 10 puntos (82-72) cuando faltaban algo más de dos minutos. Llegó a situarse a tres (85-82) cuando todavía se debía consumir el último minuto. Pero un triple de Wilbekin y dos tiros libres fallados por Oriola que culminaron el flojísimo 16 de 24 desde la línea de castigo, sentenciaron el partido. Una nueva derrota de un Barça que repite su imagen de equipo vulnerable en distintas canchas, competiciones y ante todo tipo de equipos.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información