Koeman: “Si el resultado es corto, hay que defender”

El técnico del Barcelona, que alteró de inicio las posiciones de todos los delanteros, admite el sufrimiento para conservar el resultado

El central Umtiti entra al campo por el delantero Griezmann.
El central Umtiti entra al campo por el delantero Griezmann.LLUIS GENE (AFP)

Messi embocó al fin un disparo y Koeman llamó inmediatamente al canterano y extremo Konrad de la Fuente, feliz porque pensaba que entraría al campo después del calentamiento. No fue así. “Siéntate”, le dijeron desde el cuerpo técnico al tiempo que el preparador mandó calentar a Umtiti. Minutos después, ya casi en el añadido, Koeman quitó a Griezmann para poner al central francés. Un delantero por un defensa, señal inequívoca de que el Barça no es lo que era, más temeroso que gallardo, preocupado en no perder cuando hace tiempo se ocupaba en contar goles, también laureles. “Si falta poco y el contrario mete más gente arriba... Van a tener córneres o jugadas a balón parado y hay que defender el resultado. Si el resultado es corto yo creo que hay que defender. Y si hay que tener un central más se hace. Era muy importante ganar”, resolvió Koeman en un discurso más pragmático que magnético, al menos para el refinado gusto azulgrana.

“Es para estar orgullosos, encerrarlos atrás y ver a Ter Stegen que les ha mandado un par de veces a todos arriba…”, señaló el portero del Levante, Aitor Fernández, que se marchó “casi contento” por las 12 atajadas que sumó, récord en esta Liga. “Pero nos hemos equivocado una vez y nos ha costado el gol”, dijo. Fue Messi que hizo diana tras 10 disparos y recibió el calor de todos sus compañeros (quizá no tanto como las dos bofetadas cariñosas de Alba a Griezmann) y el mayor de los alivios porque volvía a no estar fino. Ejemplificadora es su suerte en los lanzamientos de falta, pues cuenta un tanto de los últimos 65 disparos. Con su gol al Levante alcanza los 642 (en 746 partidos), tan solo a uno de la cifra histórica de Pelé. “No le suelen dar facilidades, pero ha demostrado que es decisivo en este equipo”, le piropeó Koeman.

Apareció Messi y resolvió la papeleta del Barcelona tras una presión colectiva y un pase filtrado de De Jong. “Un triunfo duro. Sufrimos mucho, pero es bueno cuando logras ganar”, descifró el medio holandés, descontento con su rendimiento: “He estado bien, pero tengo que mejorar muchísimo”. Así lo vio Koeman: “Tiene que correr más con la pelota y crear más”.

Cambio de plan

Poco compartió la autocrítica Alba, que vio otro partido desde la retaguardia izquierda. “Siempre nos cuesta el Levante. Su entrenador trabaja muy bien y tienen una gran plantilla. Defensivamente, hemos estado bien y ofensivamente hemos creado ocasiones y por fortuna hemos podido meter una”, soltó el carrilero; “no es que estuviéramos desesperados, pero sí un poco nerviosos”. Koeman fue más lejos: “Hemos creado bastante y hemos mejorado mucho en el segundo tiempo. Victoria bien trabajada y muy merecida”. Aunque acabaron pidiendo la hora y con cinco defensas.

Quizá el desconcierto fue por el guirigay táctico inicial de Koeman, que colocó a todos los delanteros fuera de sitio: al mediapunta Messi de ariete; al punta Braithwaite de extremo; y al enganche Griezmann de extremo. Así, cedió el técnico holandés a la presión popular y también a la interna que le llegó desde el vestuario, pues el 4-2-3-1 mutó al 4-3-3 en ataque con extremos a pierna cambiada. No funcionó ni de lejos. “Hemos tenido un plan ante un rival que pensábamos que nos presionaría mucho y buscábamos tener profundidad desde la banda hacia dentro. Luego hemos cambiado”, convino el entrenador; “y hemos mejorado”.

Entre los cambios, el míster quitó a Busquets —jugó su partido 593, igual que Puyol y solo por detrás de Xavi (767), Messi (746) e Iniesta (674)— y puso a Pedri, que revolucionó el encuentro. “Cuando haces un cambio es lo que pretendes y él, Umtiti y Trincão lo han hecho bien al entrar en el campo”, esquivó Koeman. El que no jugó fue Riqui Puig, que se quedó de nuevo en el banquillo, por más que también calentara en la banda durante el segundo acto. “Con el empate iba a salir, pero con el gol hemos cambiado el plan”, señaló el técnico, reacio a reconocer que le tildó de “filtrador” delante del vestuario, como publicó EL PAÍS; “no tengo nada que decir. Sé que ha salido en la prensa, pero esto se queda entre el jugador y el staff técnico y nada más”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS