Una lección de equilibrio del Baskonia

El conjunto de Ivanovic supera al Fenerbahce (86-68) con un gran juego colectivo en defensa y ataque

Giedraitis pugna por el balón con Mahmutoglu
Giedraitis pugna por el balón con Mahmutoglu

Seguro que Ivanovic tendrá un montón de pegas que poner al juego de sus hombres frente al Fenerbahce, porque es un inconformista y aspira a la perfección. Recriminará a sus jugadores ese frío comienzo que recordó al de Moscú ante el CSKA, la pasada semana, y que entonces desembocó en una derrota. Si en la capital rusa, la reacción fue tardía, en esta oportunidad, el técnico del Baskonia impidió que el asunto se descontrolara, así que en un pispás le dio un cambio radical a la alineación. Pasó del 0-9 al 7-11, y desde entonces, las cosas fueron mucho mejor. Alec Peters (25 puntos, siete rebotes y 31 de valoración) lideró el juego colectivo baskonista para agarrar el tercer triunfo en siete partidos de la Euroliga.

Tendrá cosas que mejorar su equipo, seguro, pero también deberá reconocer Ivanovic, que frente al equipo turco, el suyo actuó, durante muchos minutos, con una armonía y un equilibrio que desmontaron el entramado defensivo y ofensivo del rival. Actuó el Baskonia a toda velocidad, pero con una paz de espíritu desquiciante para el Fenerbahce. Después de ese inicio desconcertante, con errores constantes en los tiros libres, y agujeros en defensa, y tras la rectificación desde el banquillo, el equipo vitoriano alcanzó su velocidad de crucero y fue paso a paso, como si no tuviera prisa, aunque la tuviera, abriendo hueco en el luminoso. La inspiración de Peters, que acabó con 25 puntos, y la de Dragic, acertado en los momentos clave, además de agresivo en defensa y ataque, fueron descomponiendo al equipo aurinegro, que veía como el Baskonia aumentaba su ventaja, mientras ellos se desesperaban por su falta de tino en el tiro exterior. Con una defensa muy dinámica de los vitorianos, se encomendaron a la muñeca de sus bombarderos y pincharon en hueso. Su porcentaje del 21,4% en tiros de tres (6 de 28), no les alcanzó para quebrar la armonía baskonista, que desde el empate a 23, ya en el segundo cuarto, y después de una canasta de Gedraitis, que deshizo la igualada, ya nunca perdió el mando del partido.

Ni siquiera cuando después de un parcial de 8-0, se acercaron los turcos, se descompuso el Baskonia en el tercer cuarto. El Fenerbahce se puso a sólo un punto (60-59), pero la reacción fue inmediata. Acabó el tercer parcial con cinco puntos del equipo de Ivanovic por delante, y ya no se detuvo la progresión hasta el final del partido. Peters siguió machacando la canasta rival, se unió Gedraitis a la fiesta, y al final, dos tiros libres de Dragic, a siete décimas para el final, pusieron las cifras definitivas (86-68) en el marcador, para sellar una de las mejores actuaciones del Baskonia en la Euroliga de la presente temporada.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS