SELECCIÓN ESPAÑOLA

Luis Enrique, regreso con las mismas dudas

El seleccionador español vuelve a dirigir un partido de la selección tras año y medio sin hacerlo ante una Alemania rebajada por la ausencia de los jugadores del Bayern

Luis Enrique, durante el entrenamiento previo al Alemania-España de este jueves.
Luis Enrique, durante el entrenamiento previo al Alemania-España de este jueves.PHILIPP GUELLAND / EFE

La selección española vuelve esta jueves (20.45. TVE1) a escena nueve meses después de aquel encuentro en el Wanda Metropolitano ante Rumanía (5-0) previo a la volcánica destitución de Robert Moreno y al regreso de Luis Enrique. La cita es en Stuttgart, ante una Alemania rebajada, sin los internacionales del Bayern, salvo Süle, recientes ganadores de la Copa de Europa.

Primero por la enfermedad y el posterior fallecimiento de su hija y después por el aplazamiento de la Eurocopa hasta el próximo verano al que obligó la pandemia, el seleccionador pone fin a un año y medio sin dirigir un partido. Su regreso se producirá en la segunda edición de la Liga de las Naciones, competición creada por la UEFA para sustituir los encuentros amistosos por los oficiales. El diseño por divisiones —España y Alemania están en uno de los grupos de la primera categoría junto a Ucrania y Suiza—, propicia enfrentamientos entre las grandes selecciones que permiten una mayor recaudación con la venta de los derechos televisivos. El ganador no accede directamente ni a la Eurocopa ni al Mundial. De nuevo, el tema económico es el gran aliciente para los participantes. Portugal, la campeona de la primera edición, se embolsó 10,5 millones de euros. “Prefiero jugar un partido oficial contra Alemania que un amistoso contra un rival de un nivel inferior”, defendió Luis Enrique.

Su retorno supone la continuación de la reconstrucción de una selección muy alejada de la que instauró una hegemonía incontestable entre 2008 y 2012. En la primera lista que ha confeccionado introdujo seis jugadores nuevos. Continúa la misma búsqueda de un grupo competitivo. “Por diferentes motivos he ido buscando soluciones. España tiene un fútbol de alto nivel y en selecciones inferiores hemos ganado títulos. No me fijo en nada más que en los jugadores que mejor se adaptan a lo que yo busco”, advirtió el seleccionador. De esa lista, la covid-19 se ha cobrado las bajas de Oyarzabal y Adama Traoré, aunque este último no descartó el técnico que pueda estar el próximo domingo ante Ucrania. La ausencia de Marco Asensio, con un edema en una rodilla, ha dejado a Luis Enrique sin tres de los puñales con los que pretendía darle profundidad al juego. En ese sentido, el encuentro puede suponer el estreno del azulgrana Ansu Fati, convertido en uno de los grandes alicientes, bien porque parta desde la banda, bien porque el técnico le pruebe como nueve mentiroso.

En su vuelta, Luis Enrique se enfrenta a los mismos debates que ya existían en su primera etapa. La portería, donde ni De Gea ni Kepa atraviesan su mejor momento; la pareja de Ramos; la solidez de Busquets como único mediocentro de posición; y la falta de un goleador de referencia. “Cualquiera sabe qué tipo de equipo quiero y qué tipo de juego. España no sale nunca a especular. Trataremos de generar más peligro, más balón, mejor defensa. Y por ahí voy a seguir. No busco un fútbol loco, de ida y vuelta”, concluyó el asturiano.

Lo más visto en...

Top 50