FC BARCELONA

Messi no acudirá este domingo a las pruebas médicas del Barça ni a entrenar este lunes

El jugador argentino considera que su contrato está extinguido y que está librado de tener que abonar la cláusula de 700 millones para dejar el club

Messi, tras el partido del 14 de agosto entre el Barça y el Bayern.
Messi, tras el partido del 14 de agosto entre el Barça y el Bayern.Manu Fernandez / POOL / EFE

Leo Messi no acudirá hoy a las pruebas PCR a las que ha sido citado por el Barcelona como un miembro más de la plantilla ni tampoco se presentará este lunes al primer entrenamiento que dirigirá Ronald Koeman. El jugador entiende que ya no tiene ningún vínculo laboral con el club azulgrana desde que rescindió de forma unilateral el contrato que tenía firmado hasta 2021.

El programa El Larguero de la Cadena Ser informó que Messi no está obligado a pagar la cláusula de 700 millones de euros que consta en el contrato firmado con el Barcelona en 2017. El pasado lunes, en el burofax que envió a los servicios jurídicos de la entidad azulgrana, Messi comunicó que se acogía a la cláusula de escape firmada en su última renovación. Fuentes del Barça consideran por el contrario que el acuerdo continúa plenamente vigente hasta el 30 de junio de 2021 porque la cláusula a la que alude Messi expiró el pasado 10 de junio y no cuando acabó la temporada, el 23 de agosto después de la final de la Liga de Campeones. El club por tanto denunciará al argentino si no se presenta a las pruebas de este domingo y lunes. Messi, sin embargo, continúa con la idea de pactar una salida amistosa del Barça.

La intención de Messi es fichar por el Manchester City y empezar a jugar ya mismo en el equipo que entrena Pep Guardiola. La FIFA no se opondrá a conceder el transfer al jugador, pero el Barça le denunciaría y el pleito acabaría en los juzgados, un riesgo que no quieren correr los clubes que aspiran a fichar a Messi.

La clave del contencioso, por tanto, es la diferente interpretación que ambas partes hacen del contrato.

Al mismo tiempo, sin embargo, el rosarino se ha ofrecido al club para tener una salida pactada, sin litigio, propuesta a la que no accede el presidente Josep Maria Bartomeu. “Ni libertad ni traspaso, si acaso renovación” es la consigna del Camp Nou. La directiva se remite a la cláusula de 700 millones que figura en el contrato de Messi.

La decisión del argentino es ahora mismo tan irreversible como la respuesta del Barça, que no quiere perder a su figura, elegida también por Koeman como líder del proyecto, ni reforzar a un rival directo en Europa.

Queda por ver también cómo se resolverá el futuro a corto plazo de Luis Suárez, Arturo Vidal, Rakitic y Umtiti, jugadores que inicialmente no entran en los planes de Koeman. El técnico está a la espera de conocer la disponibilidad económica del club para afrontar algún posible fichaje como podría ser el del delantero argentino Lautaro Martínez, del Inter.

Más información

Lo más visto en...

Top 50