CHAMPIONS LEAGUE | MANCHESTER CITY

Aymeric Laporte: “Poco se habla de Benzema para lo bueno que es”

Convertido en el jefe de la defensa del Manchester City, el central analiza el duelo ante el Madrid

Aymeric Laporte, en uno de los últimos partidos del Manchester City.
Aymeric Laporte, en uno de los últimos partidos del Manchester City.MICHAEL REGAN / Reuters

Aymeric Laporte (Agen, Francia; 26 años) se ha convertido en el jefe de la defensa del Manchester City. Su principal valedor, Pep Guardiola, que no dudó en invertir 65 millones de euros en su fichaje procedente del Athletic y prolongar después su contrato hasta 2025, le ha dado el mando en la última línea desde la exigencia de ser el mejor central zurdo del mundo, como así le califica. Con el Real Madrid en el horizonte cercano, este viernes en Mánchester en la vuelta de los octavos de la Champions (1-2 en la ida), el jugador demuestra ser también un notable defensa en el arte de la conversación.

Pregunta. Su nombre, Aymeric, ¿tiene alguna traducción en castellano, algún significado?

Respuesta. No exactamente. Sé que proviene del germánico, pero no sé qué puede significar.

P. He leído que en español significa mansión y que también tiene la acepción de valentía, poder…

R. ¿Sí? Pues le pregunté a gente de mi familia y no me supieron decir…

P. ¿Cómo le llaman en casa?

R. Emé (pone acento francés cerrado), que es como se pronuncia mi nombre.

P. ¿Y en el vestuario del City?

R. Aymé. Como en el del Athletic o mis amigos.

P. ¿Y Aymeric en qué piensa, en español, en francés o ya en inglés?

R. Más en español que en francés y más en francés que en inglés de momento… Y a la hora de hablar depende de la persona con la que estoy y de lo que me hable ella.

P. La temporada en la que estamos debe de ser la más extraña de su carrera…

R. ¿Extraña? ¿Por qué?

P. Porque comienza con una lesión grave de rodilla que le tiene casi cuatro meses parado. Reaparece y se lesiona en los isquios en el Bernabéu. El Liverpool se escapa muy pronto y el City se aleja del título. Luego viene el confinamiento…

R. Más o menos, resumido así por encima, sí lo parece. La lesión de Madrid no fue importante. Estaba previsto reaparecer en la vuelta. Era una sobrecarga después de una lesión importante como la primera. El confinamiento es quizás lo que la haga más extraña y diferente a las demás. Lo pasé en Mánchester con mi novia y con un amigo. No fue tan duro como en España. Aconsejaban no salir y no juntarse con nadie, pero no había obligación, ni multas por salir de casa. A la larga se me hizo un poco pesado. Acaba cansando estar siempre en la misma rutina. No poder ver a los amigos, a la familia. No poder sentarte en una terraza. Cuesta. Yo venía de una recuperación larga de la lesión, pero no me voy a quejar. Hay gente que estaba peor que yo, seguro.

P. Ahora en esta vuelta, después del confinamiento, Guardiola le ha cuidado mucho. Juega dos partidos, descansa, otro partido, más descanso…

R. Al final son muchos meses sin jugar para todos. Hay que cuidar nuestros cuerpos y pasar por ese tipo de cosas. En el aspecto físico creo que ya estamos bien y listos para competir como hemos hecho.

P. ¿Y cómo se vive el fútbol al lado de Guardiola?

R. Bien. ¿Qué quiere que le diga? Solo hace falta ver lo que hemos logrado estas últimas temporadas. Yo estoy muy bien con él. Tengo su apoyo, su confianza y estoy contento por ello. Siempre hay que mejorar y lo intento día tras día.

P. ¿Le ha dado las gracias por decir hace poco que usted es el mejor central zurdo del mundo?

R. No tengo que darle las gracias por cosas que él pueda pensar. Lo que tengo que hacer es rendir en todos los partidos, en todos los entrenamientos y ojalá siga de esta manera.

P. ¿Se evoluciona mucho futbolísticamente al lado de Pep? ¿Usted se da cuenta de que ahora es mejor defensa que hace dos años?

R. Sí. Soy mejor. Aprendo de él y de los errores que voy cometiendo. Con los minutos que vas jugando aprendes todos los días un poquito más. Y si me vuelve a preguntar dentro de dos años le diría lo mismo. Seré mejor que ahora. En el fútbol, según vamos cumpliendo años, tenemos margen de mejora. Competir al máximo nivel te hace mejorar seguro.

P. Ser defensa en el City es muy distinto que ser defensa en el Athletic, ¿no?

R. Sigue siendo el mismo puesto, pero sí es verdad que el juego de un equipo no tiene nada que ver con el otro. El estilo de Pep es muy diferente. No hace falta ni decirlo. Si tuviera que definirlo, diría que se tiene más posesión de balón y se sale jugando desde atrás…

P. ¿Qué quiere Pep de un central, qué le pide?

R. Lo que me pide es jugar bien, ganar todos los partidos y ganar todos los trofeos y competiciones que se puedan ganar. Te exige ensayar lo que entrenamos todos los días y lo que él piensa que es lo correcto para un partido u otro. No nos pide nada concreto. A los delanteros no les dice cómo tienen que desmarcarse. Ni a mí cómo defender. Todo sale de la forma de jugar que tenemos y muchas cosas dependen de los compañeros, no solo de nosotros mismos.

P. Estamos hablando de tener el balón, circulaciones largas, ocupar el campo contrario…

R. Pero eso no te lo pide, te lo da el partido. Nos plantamos con un sistema táctico que es el que es y al final los jugadores con sus grandes cualidades son los que son capaces de tener el balón medio partido en los pies. Eso te da la posesión, pero no es algo que él nos pida, sino que surge en los partidos.


Bielsa tiene sus ideas de cómo quiere jugar y hay que hacer las cosas y cuanto antes, mejor te irá para que no te esté siempre riñendo

P. Usted debutó en la Liga con el Athletic con Bielsa de entrenador. ¿Entre el argentino y Pep encuentra algún punto en común o son como el día y la noche?

R. Tienen en común que saben muchísimo de fútbol. Lo han vivido, lo han mamado desde muy jóvenes y saben mucho. Es verdad que tienen un estilo completamente diferente. Me alegro mucho por Marcelo, que ha hecho subir al Leeds.

P. ¿Cómo recuerda ese estilo de Bielsa de persecuciones, marcajes al hombre dentro de la zona? ¿Todavía alguna vez en un partido hace alguno de aquellos movimientos?

R. No, ahora estoy aplicando lo que me dice Pep. Lo mismo que hice cuando cambié a Ernesto, a Cuco… Con Caparrós también me entrenaba con el equipo.

P. Hablemos de ellos. Decir Bielsa es decir...

R. Trabajo duro.

P. En una entrevista le preguntaron por él y contestó que había que hacer bien todo lo que te pedía y además lo antes posible. ¿Y si no, qué pasaba?

R. Está claro. Tiene sus ideas de cómo quiere jugar y hay que hacer las cosas y cuanto antes hagas bien lo que te pide, mejor te irá para que no te esté siempre riñendo.

P. Pep también parece exigente en cuanto a los conceptos.

R. Sí, está muy encima, muy encima del jugador y en ese sentido es como Bielsa. Sabe muy bien cómo quiere jugar y hay que seguir lo que nos dice. Al final es el entrenador.

P. Ernesto Valverde.

R. Año de Champions, eso me viene a la cabeza.

P. Cuco Ziganda.

R. Le recuerdo mucho más de la etapa en la que jugaba en el filial que con el primer equipo.

P. Caparrós.

R. Juego directo.

P. En la Liga y en el Athletic, Laporte se hizo hombre. Llegó como un niño y salió doctorado.

R. Sí. Esos años me gustaron mucho y más cuando fui elegido por la propia Liga en el once del campeonato de la temporada 2013-14 y encima jugando en el Athletic. En la Liga aprendí a sumar minutos, a enfrentarme a grandes jugadores y a sumar en todos los sentidos. Cuando sumas minutos, sumas competición, sumas duelos, sumas experiencia. Siempre se trata de sumar y de mejorar.


Aunque siempre se habla de los dos primeros, el nivel individual de la Liga es altísimo tanto en jugadores como en equipos

P. En aquellas Ligas jugando contra Messi, Cristiano, Benzema, Neymar, Griezmann, Luis Suárez… un central joven como usted o aprende o le pintan un cuadro en cada jugada.

R. Pues sí. Y no solo ellos. El nivel individual de la Liga es altísimo tanto en jugadores como en equipos. Siempre se habla de los dos primeros, pero hay otros equipos con un nivel potente.

P. ¿Quién le dio más dolor de cabeza?

R. Dolor de cabeza realmente no… Pero está claro que había equipos que nos costaban mucho. El Barça, por ejemplo. El Real Madrid. En su época, el Espanyol. El Getafe se nos resistía muchísimo hasta que le ganamos un día y luego fue mucho más fácil. A nivel individual podría decir muchos de los que antes hemos hablado. No me quedo con uno.

P. Hablemos del partido contra el Real Madrid. Aunque sea entrar en la encrucijada de las hipótesis, ¿para el City hubiera sido mejor jugar la vuelta en marzo, de manera inmediata al gran golpe del Bernabéu en la ida?

R. No tenemos que centrarnos ahora en estas cosas. Tenemos que estar preparados para jugar la vuelta ahora. Y no hay que pensar en lo que pudiera haber pasado o lo que no. Estamos con el destino en nuestras manos y vamos a ir a por ello.

P. ¿Qué recuerdo tiene del Bernabéu, al margen de su lesión?

R. La victoria, que fue lo más importante.

P. Ese día no jugó Kroos. ¿Cuándo se enteraron en el vestuario comentaron algo al respecto?

R. Pensamos que, como nosotros, tienen jugadores súper buenos en todos los puestos y daba igual quién jugase ese día. Iban a salir con todo y muy fuertes, como hicieron.

P. ¿Es bueno o contraproducente tener tanto tiempo para preparar esta vuelta como han tenido?

R. Siempre se ha dicho que cuanto más estás en la onda, más estás en ritmo, mejor que cuando tienes dos o tres semanas para preparar un partido. Necesitas competición para preparar ese tipo de encuentros. Tenemos que estar centrados en lo que tenemos que hacer y a ver si salen las cosas. Personalmente no me agobio por tener muchos días para pensar en el Madrid. Estamos entrenándonos fuerte y en el mismo caso que ellos, que también han tenido mucho tiempo para prepararlo. Estamos igual en este sentido.


Yo no me considero el jefe de nada. Esto es una montaña rusa, a veces estás arriba, otras abajo

P. ¿Ante este tipo de duelos, en las charlas, Pep es más pesado con los rivales o con su propio equipo?

R. Es como tiene que ser. Si tiene que ser pesado para que entendamos una cosa, pues mejor para nosotros. Estamos trabajando con vídeos y muy bien. Se preocupa más de nosotros que del contrario, pero hay tiempo para los dos.

P. Creo que usted no es de esos futbolistas obsesionados con ver fútbol a todas las horas…

R. Así es. Yo no suelo ver fútbol. A veces con los amigos. Pero no soy de ver todos los partidos, soy más de practicar y de ver menos.

P. En el horizonte se asoma Benzema. En la selección francesa no llegaron a coincidir, pero como rival siempre le ha hecho goles con el Real Madrid, un total de cuatro.

R. No, en la selección nunca estuvimos juntos. Y los goles se los habrá marcado al Athletic, a todo el equipo, no solo a mí… Benzema es un delantero muy bueno. Lo ha demostrado a lo largo de los años y siempre ha sido un goleador increíble. Creo que poco se ha hablado de él para lo bueno que es.

P. ¿Qué tipo de delanteros prefiere marcar o tener enfrente, al ariete fijo, más estático, tipo Aduriz, o a los que no están pero aparecen, tipo Benzema?

R. Prefiero tener siempre una referencia, aunque a veces cuanto menos trabajo tengas, también es mejor. Todos van a querer hacer gol.

P. La posición de lateral izquierdo ya la tiene olvidada.

R. No. Es el entrenador quien te pone en un sitio o en otro. Y yo juego donde me digan. Ahora me he afianzado de central, llevo mucho tiempo jugando ahí y creo que es mi puesto.

P. ¿Por qué el central zurdo está tan cotizado en el mercado internacional?

R. Seguramente porque hay menos. Jugar con dos diestros es habitual pero no es natural. Lo ideal es poner uno y uno. Para muchos detalles, para los cambios de orientación, sobre todo.

P. Ahora se ha convertido en el jefe de la defensa de su equipo. Antes el jovencito era Laporte y ahora el jovencito es Eric García, el chaval de 18 años, ex del Barça, que se ha hecho con el puesto.

R. No solo yo, jugadores que son aún más mayores que yo, estamos intentando ayudar a estos chavales que están creciendo con nosotros e intentamos que sean cada día mejores futbolistas, que aprendan de nosotros. Yo no me considero el jefe de nada. Esto es una montaña rusa, a veces estás arriba, otras abajo. Depende de en quién confíe el míster, del momento de cada futbolista. Yo ahora me encuentro bien.

Lo más visto en...

Top 50