Pisada de campeón

El Madrid vence al Athletic con otro gol de penalti de Ramos tras la revisión del VAR. Los locales reclamaron una posible infracción del capitán blanco sobre Raúl García que el árbitro no examinó

Sergio Ramos mete el penalti que ha dado este domingo la victoria al Madrid ante el Athletic en San Mamés.
Sergio Ramos mete el penalti que ha dado este domingo la victoria al Madrid ante el Athletic en San Mamés.Luis Tejido (EFE)

El Madrid se calca cada jornada. Blindaje absoluto en su área y a la espera del instante terminal. Se repitió en San Mamés, con Courtois otro partido sin encajar y con Sergio Ramos como prócer de los penaltis. Otro encuentro varerizado que dejó palique y palique para el debate. Un pisotón involuntario de Dani García a Marcelo fue chivado por el juez de VAR y revisado por el árbitro de campo: penalti. Casi al instante, una pisada involuntaria de Sergio Ramos a Raúl García no mereció revisión. Más allá del criterio de cada cuál, la instrumentalización o no de la tecnología desconcierta a la gente, confusa ante lo que sí se repasa y lo que no merece siquiera una ojeada. Unas veces se recurre al microscopio y otras se obvia con aplastante certidumbre.

ATHAthletic
Athletic
0
Unai Simón, Yeray (Unai Núñez, min. 20), Yuri, Íñigo Martínez, Capa, Unai López (Vesga, min. 62), Muniain, Raúl García, Dani García (Ohian Tirapu, min. 77), Íñigo Córdoba (De Marcos, min. 62) y Williams (Villalibre, min. 77)
RMA Real Madrid
1
Real Madrid
Courtois, Eder Militao, Sergio Ramos, Marcelo, Carvajal, Casemiro, Federico Valverde (Kroos, min. 84), Modric, Benzema (Jovic, min. 93), Marco Asensio (Vinicius Junior, min. 73) y Rodrygo (Lucas Vázquez, min. 73)
Goles 0-1 min. 72: Sergio Ramos.
Árbitro José Luis González González
Tarjetas amarillas Raúl García (min. 38), Dani García (min. 72), Sergio Ramos (min. 90), Casemiro (min. 92), Muniain (min. 94), Yuri (min. 95) y Carvajal (min. 95)

Al margen de la controversia, en el plomizo mediodía de Bilbao, Madrid y Athletic sellaron un partido con hueso y más ritmo de lo esperado ante este excepcional maratón liguero. Extenuante, además, cuando la pelota rueda a la hora del aperitivo de julio. Un cero a cero no siempre son dos bostezos y no lo fue antes de que Ramos diera la puntilla a los locales.

Ni siquiera Asensio notó la sacudida de la asfixiante cita en su primera titularidad del curso. No solo eso, sino que fue de los más pujantes. Desde la izquierda, rosca a rosca fue una amenaza para el grupo de Garitano. Lo mismo que Rodrygo por la derecha. Sobre ellos gravitó con clase, pico y pala Benzema, cada día más y más completo.

Antes de los cinco minutos, una falta lanzada por Asensio anudó la garganta de Unai Simón. A Carvajal le faltó sutileza para asistir a Benzema tras el rechace del portero vasco. El propio Asensio dejó otra huella con un servicio redondo para Rodrygo. Un pase concienzudo que botó entre Unai Simón y los centrales y que no cazó el juvenil brasileño por un pelo. El observatorio del balear es extraordinario, lo mismo que su geométrica ejecución. La respuesta local no se demoró, con cabezazo del jabato Raúl García bien palmeado por el inspiradísimo Courtois de estos tiempos.

Dos estilos opuestos quedaban retratados por los delanteros. Con Benzema a la vista, el Real se articulaba con el juego corto. Con Williams en el horizonte, el Athletic ponía las luces largas. Un desafío mayúsculo para Militao frente a un boltiano como Williams. El relevo de Varane, rápido y aplicado, salió ganador. Bien competido por cada bando, el choque no tuvo mucho foco en las porterías, pero el Madrid siempre pareció más inquietante.

El equipo de Zidane madura y madura los partidos desde su impecable modelo defensivo. Está en números históricos (21 goles en contra), sostenido con una solidez aplastante a partir del portero, los laterales, los centrales, Casemiro, Valverde... Con el discurrir del encuentro el Athletic se apagó frente a Courtois. No pilló vuelo Raúl García y ya no tuvo pista alguna Williams.

Con el Madrid de crecida sucedió el cruce de Dani García ante Marcelo. Los dos llegaron lanzados y el primero quiso anticiparse con una ruleta. En la maniobra pisó a Marcelo. Lo apreció el VAR y lo sancionó el colegiado principal. Ramos, con 22 penaltis consecutivos sin fallo, los lanza como en el jardín de casa. Tiene toque, repertorio y una autoconfianza descomunal. Desde el desconfinamiento ha anotado cinco goles —tres de penalti— en siete jornadas.

Un par de minutos más tarde, llegó la otra jugada del duelo. El juego se trenzaba por el costado izquierdo del ataque local. Raúl García, en posición de ariete, quiso ganar la posición ante un previsible centro y Ramos, de espaldas, dio un paso atrás y pisó al navarro. Esta vez no hubo soplo y el árbitro dejó pasar el lance.

Desconcertados unos y a lo suyo los otros, Zidane movió el cesto. Quiere a todos en revista al grito de ¡presente! Por eso da cancha a Asensio, James, Rodrygo, Vinicius. Incluso, como en esta ocasión, a Lucas Vázquez, lesionado desde el aperturismo, y a Jovic, que estuvo de baja en plena pandemia. Quien no avanza en el pelotón es Bale, que si no es una causa perdida para ZZ bien que lo parece.

No tuvo respuesta final el Athletic, al que se le vio más agotado que al Real. Lo simplificó de maravilla Garitano: “El quinto cambio del Real Madrid ha sido Kroos...”. ZZ tutela al grupo con maña y la respuesta mayoritaria tiene a este solvente Madrid a un centímetro del título.

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que es Redactor Jefe en la actualidad. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS