LaLiga

El Betis destituye a Rubi

Cae el primer entrenador tras la reanudación de LaLiga y Alexis Trujillo, el secretario técnico, será su sustituto

Rubi, en la banda durante el derbi ante el Sevilla. En vídeo, sus declaraciones en la rueda de prensa posterior al encuentro frente al Athletic.MARCELO DEL POZO / REUTERS (VÍDEO: ATLAS)

El Betis ha destituido a Rubi. Cae de esta forma el primer entrenador después del confinamiento y la reanudación de LaLiga tras la crisis sanitaria. Los directivos del cuadro andaluz se reunieron ya de urgencia en San Mamés después de la derrota de su equipo ante el Athletic (1-0). La decisión se tomó tras otra reunión en Sevilla al regreso de la expedición y se hizo pública ya de madrugada. El Betis ha decidido que Alexis Trujillo, el coordinador de la dirección deportiva, se haga cargo de la dirección del primer equipo verdiblanco para las ocho jornadas que restan. No es la primera vez que Alexis accede al banquillo. Ya lo hizo durante dos partidos en el tramo final de la temporada 2016-17, sustituyendo a Víctor Sánchez del Amo después de otro curso decepcionante. Además de Rubi, es destituido todo el equipo de trabajo del entrenador catalán, que llegó al conjunto andaluz este verano del Espanyol. El Betis pagó la cláusula de rescisión del técnico de un millón de euros y le hizo un contrato de tres años. No ha terminado el primero.

El conjunto andaluz, con cerca de 200 millones de presupuesto, tenía como objetivo pelear por una plaza europea. La realidad en la que vive es la del puesto 14, a 13 puntos de su presunto objetivo y a ocho de los puestos de descenso. De momento, no ha pasado apuros en la pelea por la permanencia por la escasa capacidad para puntuar de Mallorca, Leganés y Espanyol, aunque las sensaciones que desprende el Betis son muy malas. La racha de solo un triunfo en los últimos 10 partidos (ante el Madrid antes del parón liguero) ha acabado con el crédito de Rubi y su cuerpo técnico, aunque realmente la amenaza de la destitución siempre rodeó al técnico catalán a lo largo de la irregular temporada verdiblanca. Curiosamente, sin que la grada lo hubiera pedido en ningún momento. En los tres partidos disputados tras el regreso de la competición, el Betis cayó en el derbi ante el Sevilla (2-0); empató de forma milagrosa frente al Granada en casa (2-2) y este sábado perdió con el Athletic (1-0) después de que Canales fallara un penalti cuando faltaban cinco minutos para el final. A lo largo de las semanas del parón, el club había insistido en el mensaje de que la séptima plaza y Europa eran todavía un objetivo para el equipo. Después de sumar solo uno de nueve puntos, esta meta es prácticamente una quimera.

La sensación que tienen los dirigentes del Betis es que las prestaciones de la plantilla deberían darle para pelear por un puesto europeo. Un grupo donde se mueven futbolistas de indiscutible calidad, caso de Fekir, Canales, Joaquín, Guardado o William Carvalho, pero que ha mostrado una fragilidad evidente a lo largo de la temporada. El Betis comenzó el curso con el recuerdo de Enrique Setién y su estilo acechando a Rubi, que se salvó de la destitución en varias ocasiones, en especial gracias al triunfo ante el Celta de Vigo con un gol de Fekir en el último minuto. Los números no engañan. El Betis ha encajado 48 goles (el tercero más goleado) y en pocas ocasiones ha logrado jugar como un equipo con un estilo definido. Ha sido irregular y poco competitivo después de hacer grandes inversiones durante el verano: 28 millones gastados en Borja Iglesias y 20 en Fekir para un total de 100. Rubi es destituido sin haber sido capaz de construir un equipo sólido, víctima también de la errática política deportiva de una entidad que decidió prescindir en 2019 de los dos pilares que le aseguraron el retorno europeo en 2018: Lorenzo Serra Ferrer en la dirección deportiva y Enrique Setién en el banquillo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50