La crisis del coronavirus

Un 30% de aficionados en los estadios desde septiembre

LaLiga prepara el regreso progresivo del público, si Sanidad lo permite, para el siguiente curso, que pretende comenzar el día 12 pese a las apreturas del calendario

Ipurua, sin público, en el pasado Eibar-Real Sociedad.
Ipurua, sin público, en el pasado Eibar-Real Sociedad.JUAN MANUEL SERRANO ARCE / EL PAÍS

Una vez confirmada la vuelta del fútbol a puerta cerrada, anunciada este viernes de manera oficial por el Consejo Superior de Deportes (CSD) para el jueves 11 de junio con el derbi Sevilla-Betis, LaLiga ya trabaja para que la siguiente temporada se desarrolle con la mayor normalidad posible. Dentro de esos planes, que contemplan la intención de arrancar el siguiente curso el 12 de septiembre, y siempre que Sanidad lo autorice, gana fuerza la posibilidad de que los aficionados puedan empezar a volver a los campos en un porcentaje reducido, un 30%, con el inicio de la próxima campaña. Ni el Gobierno ni la patronal descartan ahora una idea que parecía lejana hace unas semanas, pero que en estos momentos se ve como el paso intermedio para llenar los estadios en enero de 2021.

“Hemos liderado junto a la Bundesliga el trabajo de volver a jugar y lo haremos en volver a llenar de gente los estadios. No habrá un antes y un después, en 2021 volveremos a la normalidad normal”, avanzaba este viernes el presidente de la patronal, Javier Tebas, en un foro virtual organizado por el diario Marca. La opción de empezar LaLiga 2020-21 con un 30% de afluencia en los estadios es vista con buenos ojos por la presidenta del CSD, Irene Lozano, aunque con las precauciones necesarias en estos momentos. El presidente ejecutivo de la Premier, Richard Masters, confirmó que hay “optimismo” en la liga inglesa respecto al regreso de los aficionados “por fases” a los estadios a partir del verano. La liga serbia permitirá desde el 1 de junio la ocupación de los estadios manteniendo un metro de distancia, y la competición rusa empezará a probar a finales de ese mes un acceso a los recintos del 10% de su capacidad.

Un par de meses después del inicio de LaLiga del próximo curso, esperando una buena evolución de la situación de la pandemia y atendiendo de nuevo a las órdenes de las autoridades sanitarias, este aforo se aumentaría a un 50%, en la que sería la última prueba antes de poder ocupar las gradas en un 100% ya en enero de 2021, según las previsiones de la patronal.

Los clubes llevan varias semanas al tanto de las intenciones de LaLiga. Algunos, como el Sevilla y el Valencia, ya han dejado caer la posibilidad en las medidas de compensación presentadas a los socios. En ellas, ambas entidades han ofrecido varias alternativas, entre las cuales están el reembolso de la parte proporcional correspondiente a los partidos no disputados este curso o, en caso de renunciar a ello, proporcionar ventajas para acceder a las entradas que se pondrían a la venta para los partidos de la siguiente liga entre septiembre y diciembre.

Ambos han sido los primeros en abrir la puerta a la posibilidad, que podría reportarles unos ingresos que hace apenas un mes parecían descartados. Otros, sin embargo, han tomado diferentes caminos. Clubes como el Granada, Valladolid, Celta, Real Sociedad, Alavés, Eibar y Espanyol anunciaron su compromiso de devolver el dinero. El Atlético optó por una congelación de precios y un descuento del 20% en el abono de la próxima temporada.

En el otro extremo, solo el Leganés se ha unido al Getafe, que fue el primero en hacer oficial que renovaría gratuitamente el abono del próximo curso, una decisión que no sentó bien al resto de clubes al entender que se podía trabajar en una medida colectiva. Entidades como el Barcelona, Real Madrid, Athletic, Villarreal y Betis no han movido ficha en este sentido.

Hostelería y turismo

Pero no solo los clubes podrían beneficiarse de la vuelta del público a los estadios. Según un estudio publicado por la consultora Price Waterhouse Coopers, de los cerca de 16.000 millones de euros de impacto económico que genera al año la industria del fútbol en España, 1.300 provienen de los bares y el turismo alrededor de los días de partido. Dos sectores que, si finalmente pudieran regresar los aficionados a partir del 12 de septiembre, verían sofocado parcialmente el inesperado golpe que ha sufrido una de sus principales fuentes de ingresos.

Una fecha que, de confirmarse, podría acabar convirtiéndose en un obstáculo para los cinco clubes españoles que siguen inmersos en competiciones europeas. La UEFA pretende reservar el mes de agosto para la disputa de la Champions, en la que siguen vivos el Barcelona, el Real Madrid y el Atlético, y la Europa League, en la que el Getafe y el Sevilla tienen que disputar sus duelos de octavos.

Ese mes dedicado a las competiciones europeas finalizaría con la final de la Champions, prevista el 28 ó 29 de agosto. Una semana antes tendría lugar la de la Europa League, por lo que los equipos que avancen apenas contarían con dos o tres semanas de preparación, siempre y cuando renunciaran a las vacaciones, antes de las fechas de arranque que pretende establecer LaLiga para el próximo campeonato.

Silencio o gradas virtuales

Tebas confirmó que LaLiga trabaja en la opción de ofrecer a los espectadores varias posibilidades de suplir la ausencia de público en las gradas: “En la Bundesliga han elegido el sonido virtual con mucho éxito. Queremos dar la alternativa a los aficionados: el silencio o la virtualización de las gradas, con público y sonido. Las pruebas que he visto llaman mucho la atención”.



Lo más visto en...

Top 50