La crisis del coronavirus

El Real Madrid ya asume que aplicará rebajas de sueldos

La cúpula blanca ve más difícil salvar todo el dinero televisivo y buscará el acuerdo con los jugadores de fútbol y baloncesto

El Real Madrid empieza a considerar ya inevitable la rebaja de los sueldos de las plantillas de fútbol y baloncesto, según fuentes cercanas a la dirigencia, después de haber encarado con mayor optimismo los primeros días de la cuarentena. En aquellos primeros momentos del confinamiento, el presidente, Florentino Pérez, habló con el capitán, Sergio Ramos, para transmitirle tranquilidad: no se iban a tocar los sueldos, ni los de los futbolistas y jugadores de baloncesto, ni los del resto de los empleados, alrededor de 800.

Más información

Por entonces, mientras la junta directiva del Barcelona se planteaba en su reunión del 20 de marzo la opción de presentar un ERTE, la cúpula blanca mantenía una mayor confianza en la posibilidad de terminar de jugar los partidos pendientes, tanto de Liga como de Champions. Consideraban que el curso podía alargarse hasta el verano, incluso si esto provocaba que el siguiente comenzara en octubre, en lugar de a finales de agosto, como estaba previsto.

Además, el estallido de la crisis encontró al Madrid con una salud financiera más robusta que la de los azulgrana. Habían cerrado el ejercicio anterior con 156 millones de euros de saldo de tesorería, lo que, según el informe económico presentado por el club, “junto con las disponibilidades financieras”, permitían “afrontar con holgura los compromisos de pago previstos”. Contaban, además, con el margen, cultivado de manera habitual en temporadas anteriores, que les proporcionaba el valor de su deuda neta, -27 millones de euros, que es la diferencia favorable entre lo que debía el club y lo que le adeudaban. En el caso azulgrana, era al revés: debía 217 millones más de lo que le debían.

Distintas velocidades

Las diferencias en el colchón financiero con el que cada entidad encaraba esa primera gran sacudida de la crisis se tradujeron también en lo distinto de los tiempos de reacción. En el Madrid se vio precipitado el anuncio del Barcelona, el jueves pasado, de que presentaría un ERTE. Ese día, después de las diez de la noche, difundieron un comunicado que avanzaba el plan pese a no haber cerrado un acuerdo con la primera plantilla de fútbol.

Incluso ahora, los planes de recorte de salarios estudiados en las oficinas blancas se encuentran aún en un estadio muy embrionario. Pero apenas dudan de que se producirán. “Si no se va a jugar, no podrán cobrar todo”, dicen desde los despachos. Y recuerdan que las taquillas y los derechos de televisión se encuentran entre las principales partidas de ingresos. Para el ejercicio 2019-2010 en curso, habían previsto recaudar 161,3 millones de euros por concepto “socios y estadio”, y 179,8 millones por “retransmisión”. Esas partidas suman 341,1 millones, solo por detrás de los 371,2 esperados por “marketing”. Los ingresos totales presupuestados suman 822 millones.

Sin embargo, no tienen todavía una fórmula definitiva para el ajuste, aunque creen que los ERTE no son una herramienta adecuada. “Están para otro tipo de situaciones”, explican desde la entidad del Bernabéu.

También anuncian que el plan se concretará “de acuerdo con los jugadores”, con quienes todavía no han comenzado las conversaciones. En las últimas, el club aún mantenía su intención de no tocar los sueldos. Pero el avance de la situación ha llevado a los dirigentes blancos a determinar que serán inevitables los ajustes salariales en las plantillas de fútbol y baloncesto. Ello permitiría que, además de salvar el curso, la crisis no afectara del todo a los sueldos notablemente más bajos del resto del personal. En el último ejercicio, el 2018-2019, los gastos de personal no deportivo de fútbol y baloncesto sumaban 46,9 millones, un 11,8% del total, 394,2 millones. De esos, 299,8 eran los gastos de personal de la primera plantilla de fútbol, jugadores y técnicos.

La directiva del Madrid considera que aún cuenta con unas dos semanas para perfilar un plan que prefiere que vaya acompasado con el del resto de los clubes de LaLiga, como se está intentando hacer en Italia, en Alemania y en la Premier. Pese a lo sombrío del panorama, conservan todavía cierta esperanza de encontrar una fórmula para disputar las 11 jornadas de Liga restantes y salvar esos derechos televisivos, incluso sin público, lo que ven difícil que se recupere justo al acabar la cuarentena.

En la búsqueda de conservar el dinero de las televisiones, en la cúpula blanca se menciona ya llevar el comienzo de la siguiente campaña aún más lejos, a noviembre. “Pero con mil muertos al día, ahora no se puede pensar en el fútbol”, rematan.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50