La crisis del coronavirus

LaLiga y la Federación suspenden el fútbol hasta que lo diga el Gobierno

Los dos organismos anuncian que las competiciones no volverán mientras Sanidad no asegure que no hay riesgo para la salud. La UEFA aplaza sin fecha las finales de la Liga de Campeones (masculina y femenina) y la Liga Europa

El estadio de Ipurua, del Eibar, cerrado por el coronavirus.
El estadio de Ipurua, del Eibar, cerrado por el coronavirus.Ion Alcoba Beitia / GTRES

Hace una semana, la UEFA y las ligas europeas anunciaban el aplazamiento de las competiciones europeas y nacionales. Este lunes, LaLiga y la Federación Española de Fútbol anunciaron que los campeonatos nacionales de fútbol profesional y aficionado quedan suspendidos indefinidamente hasta que el Gobierno autorice que se puede volver a jugar. La decisión llega tras la asunción de la cruda realidad que supone, hasta el momento, el avance sin freno del coronavirus.

Ahora, llegado el caso, podría declararse la temporada desierta, es decir, sin que hubiera campeones en las competiciones ni ascensos y descensos. Esta opción, que es la menos deseada por los clubes y los sindicatos de jugadores, cobrará más fuerza en la medida en la que el tiempo pase y no se restaure la normalidad.

La UEFA y las ligas profesionales europeas tratan de articular calendarios con previsiones de regreso a las competiciones, si las autoridades lo permitiesen, en el mes de mayo o junio. Estas fechas cada vez se ven más complicadas. Otras alternativas, como intentar finalizar esta temporada y engarzar rápidamente con la siguiente si en mayo o junio no hubiera vuelto la competición, también se tienen ya en cuenta, pero a medida que pasen los días serán más inviables. “Aquí hay dos posiciones, la optimista y la pesimista. La optimista es que las competiciones deben concluirse cuando se pueda. Si tenemos que retrasar un mes, dos o tres se retrasarán, pero el objetivo sigue siendo concluir las competiciones cuando se pueda. Esa es la línea a seguir”, asegura un directivo de un club de Primera. La confrontación de los intereses de cada club anticipa una solución muy compleja a la designación de los campeones, de los ascensos o los descensos si se llegara a este último extremo “en el que todos tendrían que ceder ante la excepcionalidad de la situación”, afirma un directivo de un organismo internacional.

Julen Lopetegui, entrenador del Sevilla, se expresó así en los medios del club: “Es muy complejo hablar de fechas. Hay que prepararse para tres semanas muy duras. Se habla de jugar a puerta cerrada y creo que eso no tiene ningún sentido. El fútbol es para el público y si se juega sin él es que todavía hay algún riesgo. Tenemos que jugar sin riesgo. Si hay tiempo de acabar, pues se hace. Que no, y se acaba LaLiga, pues igual habría que tener en cuenta los tres cuartos de competición ya jugados”.

En España, la elección del campeón está reflejada en el convenio de coordinación entre la federación y LaLiga, pero según el ente federativo, la última palabra es la suya, algo con lo que no está de acuerdo el presidente de la patronal, Javier Tebas. Hay corrientes en este debate que abogan por una solución consensuada para todos los campeonatos europeos.

Dirigentes del fútbol español admiten apesadumbrados que la suspensión de los torneos sin la resolución final de los mismos es una reflexión que ya puede ser legítima, aunque insisten en la necesidad de concluir los campeonatos como la única gran solución para evitar la catástrofe económica. Para LaLiga, las pérdidas por una cancelación definitiva están estimadas en unos 700 millones de euros. Con este parón indefinido, el escenario empieza a mutar. Es tan importante cuadrar un calendario para finalizar los campeonatos como pensar en paliar el descalabro económico que supondría la suspensión definitiva.

“Hablaremos con confederaciones, federaciones, ligas, clubes, jugadores. Seguro que todos están dispuestos a dar un paso atrás como lo hemos dado nosotros”, dijo ayer el presidente de FIFA, el suizo Gianni Infantino, en una entrevista en La Gazzetta dello Sport. “El fútbol”, advirtió Infantino, “se arriesga a entrar en recesión”, y agregó: “Hay que hacer una valoración del impacto económico global. Ahora es difícil. No sabemos cuándo regresaremos a la normalidad. Pero miremos las oportunidades que se nos ofrecen. Quizás podamos reformar el fútbol mundial dando un paso atrás. Con formatos distintos. Menos torneos pero más interesantes. Tal vez con menos equipos, pero más equilibrados. Menos partidos para proteger la salud de los jugadores, pero más competidos”.

Las propuestas para combatir el desplome económico al que se precipitaría el fútbol en el caso de que no se puedan finalizar las competiciones ocupan las múltiples conferencias telemáticas cruzadas que se mantienen entre los estamentos del fútbol. La creación de un fondo solidario para los próximos cinco años en el que intervengan las instituciones del fútbol más ricas empieza a estar sobre la mesa. La FIFA, con unas reservas de 2.500 millones de euros, se postula como el gran bastión inicial para aportar varios cientos de millones. En la ecuación se quiere implicar a los patrocinadores de las grandes competiciones, a la UEFA, a la Conmebol y a las grandes ligas.

Los clubes se preparan para los ERTE y estudian rebajas salariales

En la búsqueda de soluciones que eviten la quiebra del fútbol por causa del coronavirus, la asociación que agrupa a los clubes europeos ECA, en la reunión celebrada este lunes, abordó el tema de las rebajas salariales y de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). La conclusión a la que han llegado los clubes europeos es que es muy complejo articular una solución global de rebajas salariales por los diferentes contextos legislativos de cada país y las situaciones particulares de cada club.

En este sentido, y respecto a los ERTES, LaLiga emitió un comunicado en el que apoya las medidas que tomen los clubes al respecto, pero recalca la individualidad para las decisiones que adopten. “Tras la reunión de la Comisión Delegada, LaLiga quiere manifestar su total apoyo a los clubes ante la grave situación que están enfrentando con motivo de la pandemia de la Covid-19. Cada club está tomando las decisiones que considera necesarias, según sus circunstancias, para hacer frente a las graves consecuencias derivadas de las medidas decretadas a causa de la Covid-19. En este sentido, LaLiga apoyará, asesorará y ayudará a la coordinación de aquellas solicitudes de ERTE por fuerza mayor que los clubes consideren oportuno presentar ante la autoridad laboral debido a la considerable merma de su actividad (sin partidos, sin visitas a las tiendas, etc.)”, sostuvo la patronal en un comunicado.

Ante la extensión de la temporada más allá del 30 de junio, como es más que probable, la ECA también abordó la conclusión de los contratos que finalizan en la citada fecha. Aquí también se impone la individualidad de cada club y de cada jugador en su relación contractual, aunque se darán recomendaciones. La FIFA también trabaja en una normativa por consenso que pueda ser generalizada.

Por otra parte, la UEFA aplazó este lunes sin nueva fecha las finales de la Liga de Campeones (masculina y femenina) y la Liga Europa, todas previstas para finales de mayo.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50