Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oikos amañó partidos en Italia para apostar en una red de clientes VIP

La policía detiene en Roma a un socio de Aranda por arreglar dos encuentros y sospecha que la trama jugaba grandes sumas a través de un corredor clandestino

Carlos Aranda sale en mayo de la prisión de Zuera, delante de Raúl Bravo.
Carlos Aranda sale en mayo de la prisión de Zuera, delante de Raúl Bravo. EFE

La segunda fase de la Operación Oikos contra el amaño de partidos de fútbol dejó dos tipos de detenidos. Por un lado, 14 arrestados en España relacionados con el presunto arreglo del Reus-Valladolid de Segunda en la temporada 2016-2017, que la policía sostiene que financió el Huesca. Y por otro, un detenido en Italia, un romano de 33 años llamado Mattia Mariotti. Según los investigadores, se trata de un hombre “de gran confianza para Carlos Aranda”, uno de los presuntos cabecillas de la trama arrestado en la primera fase de la operación, en mayo, para quien “realizaba transporte de dinero de Málaga a Roma y viceversa, llegando a transportar en la maleta 90.000 euros”. A Mariotti, la policía lo considera la pieza fundamental de las gestiones para el supuesto amaño de, al menos, dos partidos del Frosinone de la Serie A, la primera división italiana. También lo señala como el enlace para apostar grandes cantidades a los resultados arreglados a través de un corredor de apuestas clandestino.

Mariotti cae en el radar de la policía cuando el 2 de abril se sube al coche de Aranda, que le llevaba al aeropuerto. El micro que los investigadores habían instalado en el automóvil del exfutbolista capta una conversación en la que el italiano relata que ha encontrado la manera de negociar el arreglo de partidos con jugadores del Frosinone, como reveló EL PAÍS.

Mariotti: Tío, que el jueves me veo también con los del equipo Frosinone.
Aranda: Esos bajan, ¿no? [estaban en descenso, a 10 puntos de la salvación, con nueve jornadas por delante; al final bajaron].
M: Sí. ¿Qué les voy a decir? A los goles, ¿no? Resultado.
A: Lo que quieran ellos, pero eso tiene que ser con los jugadores.
M: Con los jugadores, con los jugadores me veo. Me lleva mi amigo del pelo largo. Tiene cogido… ¿Cómo se llama lo del team manager, el que está con el equipo siempre, que es muy amigo de los jugadores, entiendes? Él va cenando con todos los jugadores.
A: El delegado.
M: El delegado. Y los tres o cuatro del equipo que mandan son amigos suyos. Con estos voy a comer. A ver, yo se lo planteo. Después yo le digo que si quieren hacerlo. No tenemos que ver con los jugadores, ¿no?
A: [ininteligible]
M: Después me tienes que decir tú lo que le tengo que decir, qué negociamos.
A: Eso es muy sencillo. Que ellos te digan lo que quieren, lo que se puede meter.

El “amigo del pelo largo” es un corredor de apuestas clandestino italiano, sin web ni local. Según fuentes de la investigación, mantiene un negocio que permite apostar grandes sumas a futbolistas profesionales y otras personas relacionadas con el fútbol que, por ley, tienen prohibido jugar. Entre sus supuestos clientes VIP, Mariotti menciona a uno de los delanteros de la Lazio en su conversación del coche.

En esa misma charla le cuenta a Aranda la razón por la que el delegado del Frosinone supuestamente se presta a ejercer como enlace de la operación: mantiene una deuda con el del pelo largo de entre 120.000 y 130.000 euros, “dinero de apuestas”, le dice.

También le explica el funcionamiento del negocio del corredor clandestino: “Trabaja con mucho dinero. Por ejemplo, tú le dices: quiero jugar 10.000 a la Roma. Vale, te la doy a 1,50. OK, perfecto, mañana o tú me pagas o yo te pago. Punto”, dice Mariotti. “Todo el día al teléfono”, resume Aranda. Fuentes de la investigación añaden que en este tipo de negocios clandestino “sin control gubernamental y que no pagan impuestos por la ganancia, también ofrecen créditos con unos intereses muy altos”.

Información privilegiada

Según el relato policial recogido en el sumario, el plan tramado por el italiano y Aranda siguió adelante para el Cagliari-Frosinone disputado el 20 de abril. El exfutbolista apostó 1.000 euros en uno de sus salones de juego a la victoria local, que se produjo (1-0). “Justo en el momento en el que marcó el equipo local”, dice la policía, Aranda “llama de manera urgente” a su empleada del local. “Carlos le dice que si le metió los 1.000 euros. Ana le dice que sí. Y Carlos Aranda le dice que van ganando”. Los investigadores no tienen dudas: “Se puede ver que finalmente la manipulación de un partido del Frosinone Calcio se produjo”, aseguran en su informe.

Además de ese encuentro, los agentes italianos han detectado movimientos de la trama alrededor de otro partido del Frosinone correspondiente a la misma temporada, pero que las fuentes consultadas no han querido concretar, al seguir bajo investigación en Italia. Las pesquisas han acreditado que la trama Oikos disponía de información privilegiada sobre cómo se iba a desarrollar este segundo encuentro, aunque todavía no certeza de que finalmente se produjera el amaño.

La policía italiana y la fiscalía antimafia, en colaboración con Europol, continuaron el trabajo iniciado por la policía española y, además de detener a Mariotti, registraron su domicilio y un local de apuestas que regentaba en Tívoli, a las afueras de Roma. Según fuentes de la investigación, en estas incursiones encontraron documentación que vincula directamente al italiano con Carlos Aranda, que se suman a las grabaciones que ya figuraban en el sumario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información