El Arsenal recurre a Arteta

El club londinense ficha al donostiarra, ayudante de Guardiola en el City y exalumno de Arséne Wenger, en plena crisis deportiva tras el despido de Unai Emery

Mikel Arteta (derecha) y Pep Guardiola (con gorro), en un entrenamiento con el Manchester City en Mánchester el pasado 25 de noviembre.
Mikel Arteta (derecha) y Pep Guardiola (con gorro), en un entrenamiento con el Manchester City en Mánchester el pasado 25 de noviembre.PAUL ELLIS (AFP)

Freddie Ljungberg, entrenador interino del Arsenal tras el despido de Unai Emery, urgía al club inglés a tomar una decisión definitiva sobre el futuro de su cargo el pasado domingo tras perder por 0 a 3 ante el Manchester City. “El club tiene que nombrar ya al nuevo entrenador”, espetó el sueco. La solución estaba en el banquillo visitante. Mikel Arteta, de 37 años, salió ese domingo del Emirates como segundo entrenador de Pep Guardiola y regresó este viernes como flamante técnico del equipo londinense.

Arteta, que vistió la camiseta del club gunner entre 2011 y 2016 (como capitán desde 2014), creció en el club como la voz de Arséne Wenger sobre el césped. La alargada sombra del técnico francés, que dirigió al Arsenal durante 22 años, congeló a Emery, pero también dio cobijo a un centrocampista con alma de entrenador. “Soy muy apasionado, no puedo estarme callado cuando me empieza a hervir la sangre porque las cosas no van bien. Trato de decirlo con respeto, para ayudar y mejorar. Es algo natural en mi carácter”, explicaba Arteta en una entrevista difundida por el club durante su etapa como jugador. El propio Wenger bendijo su incorporación este miércoles: “Es inteligente, tiene pasión y conocimiento”.

El donostiarra se incorporó al cuerpo técnico de Guardiola nada más colgar las botas en el verano de 2016, otro que se deshace en halagos a su figura. “Era un jugador increíble, como centrocampista tienes la visión de todo lo que ocurre en el campo y él era muy inteligente en este aspecto”, comentaba el preparador catalán. “Además, es una persona muy valiosa y tiene una gran ética de trabajo”, puntualizaba el entrenador citizen.

Más información
De Bruyne alecciona a Özil
El United sella el peor inicio liguero de Guardiola

Tras tres años de aprendizaje en Mánchester, Arteta asume ahora el reto de dar vida a un Arsenal en apuros. El equipo londinense, que lleva el mismo número de victorias que de derrotas, transmite una sensación de fragilidad tremenda. Décimo en la Premier, se encuentra con 22 puntos a la misma distancia (siete) de la Champions que del descenso.

Los problemas del Arsenal son fruto de una plantilla heterogénea que no acaba de cuajar. La lesión de Dani Ceballos, uno de los ejes del juego de Emery, y el escaso rendimiento de futbolistas de los que se esperaba más como Özil o Pepé —por quien el Arsenal pagó 80 millones de euros al Lille en verano— han dificultado la estabilidad de un equipo al que solo sostienen sus goleadores: Aubameyang (13 tantos), Lacazzette (6) y el joven italobrasileño Martinelli (8).

A la crisis de resultados se le suman los problemas extradeportivos. El primer gran fuego que tendrá que apagar Arteta será el de la capitanía del equipo, que ejercía Xhaka. El suizo, señalado por la afición como uno de los responsables de la debacle del equipo, perdió la titularidad y el brazalete, tras insultar a la grada después de ser sustituido en el empate del Arsenal ante el Crystal Palace (2-2). Emery acabó entregando los galones a Aubameyang.

El otro frente abierto del nuevo técnico tiene nombre y apellido: Mesut Özil. El jugador internacional alemán de origen turco, que apenas ha aparecido en 11 encuentros esta temporada, ha desatado una importante polémica fuera de los terrenos de juego. Sus duros comentarios en las redes sociales contra la represión a la minoría uigur, de religión musulmana, en la región china de Xinjiang, provocaron la censura de los partidos del Arsenal en la televisión estatal del gigante asiático. El jugador, musulmán devoto, incluso ha sido eliminado de la versión china del videojuego de fútbol Pro Evolution Soccer.

Arteta, que ha firmado un contrato hasta 2023, tiene sobre sus hombros la responsabilidad de recomponer a un equipo en el que la mejor noticia ha sido el florecimiento de canteranos como Willock, Nelson y Saka. Y tiene el tiempo y la confianza del club para ello.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS