Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Histórica vuelta de tuerca del VAR en la Champions

El árbitro anuló un gol al Inter ante el Slavia y le pitó un penalti en contra tras revisar la jugada en vídeo. En el Bernabéu, el juez revisó acciones discutibles que ya había juzgado

De Vrij comete penalti sobre Olayinka en el Slavia de Praga - Inter.
De Vrij comete penalti sobre Olayinka en el Slavia de Praga - Inter. dpa

El VAR continúa provocando polémicas, aunque la de este miércoles ha sido inédita. Szymon Marciniak, árbitro polaco que dirigió el Slavia Praga - Inter de Milán (1-3), anuló un gol el equipo italiano para después pitar penalti a favor de los checos tras revisar la jugada en vídeo. Esta decisión, que dio la vuelta al marcador del 0-2 al 1-1, no tiene precedentes en la Liga de Campeones.

En el minuto 36 del encuentro, Lautaro Martínez robó un balón al borde del área y asistió a Romelu Lukaku, que empujó la pelota al fondo de las mallas para hacer el segundo tanto de su equipo en el partido. Como es habitual, el árbitro de VAR, en este caso el también polaco Pawel Gil, revisó la jugada del gol para confirmar que era legal. La jugada había nacido 22 segundos antes, en un despeje de la defensa neroazzurra tras un córner a favor de los locales. En ese saque de esquina, De Vrij, del Inter, había derribado a Olayinka, del Slavia. Gil avisó a su paisano, quien, tras acudir a las pantallas a pie de campo, anuló el gol del ariete belga y decretó penalti a favor del Slavia. El silbido del colegiado desató la euforia en las gradas del Eden Arena de Praga y la incredulidad entre los jugadores interistas, que se arremolinaron en torno a Marciniak para protestar. Soucek, capitán de los checos, convirtió la pena máxima para poner el empate. El partido acabó con victoria del Inter por 1-3, lo que supuso la eliminación de los checos de la Champions.

“La situación en el Slavia-Inter me parece una situación de mala suerte bien gestionada", observa Daudén Ibáñez, exjuez de LaLiga. "Si el árbitro de VAR decide que ha habido un error manifiesto y que se debió pitar penalti de De Vrij contra Olayinka debe llamarle la atención al árbitro principal cuando el juego vuelva a detenerse. La decisión definitiva la toma el árbitro, no el VAR. Por eso no se interrumpe la jugada en el tránsito del campo del Inter al campo del Slavia. ¿Qué ocurre? Que la jugada acaba en gol pero pudo acabar en una falta o en fuera de banda, y se hubiese retrocedido igual. Lo que ocurre es que acaba en la situación límite, que es el gol. Pero es una cuestión de secuencia temporal. Nada más. Le dicen al árbitro que revise la jugada en el área del Inter. Y en ese momento el árbitro decide si hay o no hay penalti. Como decide que es penalti, el resto de la acción es como si no hubiese ocurrido. Si hubiera resuelto que no era penalti, convalidaba el 0-2 a favor del Inter. Aquí considero que el VAR está bien empleado siempre y cuando el penalti sea claro y evidente”.

Esta situación, nunca vista en la máxima competición europea, ya la han vivido otros clubes. En el partido de la liga italiana entre el SPAL y la Fiorentina de la pasada temporada, un jugador viola cayó en el área del SPAL, pero el colegiado no vio nada punible y la jugada continuó. Segundos después, los locales marcaron gol. En medio de la celebración, el árbitro anuló el tanto tras la revisión del VAR y señaló penalti por la caída del futbolista visitante en la jugada previa. Lo mismo ocurrió en la Supercopa de Holanda de 2017 entre el Feyenoord y el Vittese. El equipo de Róterdam fue el perjudicado en esta ocasión, aunque acabó levantando el título tras la tanda de penaltis.

El VAR también levantó la polémica en el Real Madrid - PSG de este martes. En la primera parte, Icardi encaró a Courtois y el argentino acabó por los suelos. El árbitro portugués Artur Dias señaló penalti y le mostró la tarjeta roja al guardameta madridista. Dias escuchó por el pinganillo que el empujón previo de Gueye a Marcelo parecía punible, por lo que echó un ojo a la televisión y rectificó. El Madrid siguió con 11 jugadores sobre el césped y sacó la falta sobre Marcelo. Thomas Tuchel, entrenador del equipo francés, calificó de "extraño" el cambio de criterio del colegiado, que no había señalado la falta cuando se produjo.

“En el Bernabéu ocurrieron varias cuestiones en 15 segundos", explica Daudén Ibáñez. "Primero que el árbitro señala una falta de Courtois sobre Icardi fuera del área y, al ser ocasión manifiesta de gol es expulsión de Courtois. Yo creí que en la sala del VAR revisarían si la falta había sido dentro o fuera del área, o incluso si había sido falta. Para mí fue una simulación de Icardi. Sin embargo lo que dicen desde el VAR es que la jugada previa a la expulsión deriva de una falta previa de Gueye sobre Marcelo”.

“Viendo las imágenes", opina el colegiado; "se aprecia que el árbitro ve y decide sobre la situación de Gueye y Marcelo en una posición en la que está muy bien colocado. Para mí aquí el VAR está mal utilizado porque se revisa una acción discutible. Esto es extraño. No obedece exactamente a lo que es la filosofía del VAR, que es velar porque no se produzcan errores graves. ¿Es grave la decisión del árbitro con respecto a esa falta sobre Marcelo? Para mí es cuestionable porque no queda claro si eso es una falta. Retroceder hasta una acción que ofrece dudas no tiene sentido en el empleo del VAR, que debería entrar en situaciones en las que el 90% de la gente que sabe de fútbol, al verlas, tomaría la misma decisión. No creo que sea el caso de la acción de Gueye y Marcelo. Aunque luego el árbitro decide que se ha equivocado”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información