Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal por duplicado, y España a cuartos

Tras su tropiezo en la jornada inicial, Bautista se redime y el número uno apuntilla luego a la descompuesta Croacia con otros dos puntos (3-0) que confirman la primera plaza de grupo

copa davis nadal
Nadal sirve durante el partido contra Gojo. EFE

El desembarco en los cuartos viene acompañado de dos victorias y una tarde de jolgorio en la Caja Mágica. Siguen sonando las trompetas y los cánticos para amenizar un cruce al que España llegó con buen sabor, pero también con cierta resaca. Al trasnoche del día previo le sucedió una secuencia más rápida y más contundente, porque Roberto Bautista se dio un banquete a costa de un doblista al que se le vieron demasiado las costuras (6-1 y 6-3 a Nikola Mektic, en 57 minutos), y después redondeó imperial Rafael Nadal, quien tuvo algo más de trabajo contra el respondón Borna Gojo (6-4 y 6-3, en 1h 25m). El turno de dobles (él y Marcel Granollers, 6-3 y 6-4 a Mate Pavic e Ivan Dodig) fue la guinda.

De esta forma, España progresó hacia la siguiente fase del torneo, a la espera de conocer este jueves, a sorteo, quién será su adversario, uno de los dos mejores segundos. Mientras tanto, Croacia se marchó por la puerta de atrás a una cita a la que llegó descompuesta por fricciones en el equipo, y Rusia mantenía sus opciones de avanzar al contar con cuatro victorias; una frente a España y las otras tres en la jornada inaugural con los croatas.

“Era un partido difícil, porque no le conocía…”, transmitía Nadal después de reducir a un chopo (1,96) de 21 años que se veía ante su gran oportunidad: ante el número uno, en una Caja llena a rebosar y con la proyección mediática de esta nueva Copa Davis. Lógicamente, lo dio todo, se vació y no se arrugó, pero la osadía le sirvió de bien poco. Le arañó siete juegos al de Manacor, pero a la que este metió una marcha más le disolvió todo argumento. Jugó al trantrán el balear, consciente de que la situación exigía de esfuerzos mayores el viernes y de que, además, a continuación iba a acometer otra sesión de rodaje en el dobles. Se ventiló al 280 del mundo, este sin ningún triunfo en su casillero profesional, y puso la rúbrica directa al pasaporte.

“Creo que he jugado bien”, expuso a pie de pista, con el pulsómetro aún revolucionado porque cerró el duelo al esprint. “He sacado muy bien [73% con primeros y 91% con segundos, sin ceder una sola bola de break] y en el segundo set he sido más agresivo, así que estoy contento por cómo me han ido las cosas. Estamos muy felices, el acceso a cuartos era el objetivo y lo hemos conseguido”, valoró antes de retirarse al vestuario para cambiarse y volver al ruedo para tener ración doble. Rafa al cuadrado. La noche anterior, Bruguera le había invitado a echar el freno y se quedó sin el partido por parejas, de modo que tenía más hambre si cabe.

Antes de que el extenista David Ferrer recibiera el enésimo homenaje, el segundo en la Caja Mágica después de que colgase la raqueta en mayo, la nueva Davis de formato exprés propuso una enmienda rápida para Roberto Bautista. El castellonense había cedido la tarde anterior en la apertura contra Andrey Rublev, pero Sergi Bruguera decidió apostar otra vez por él. No anda sobrada España de fondo de armario, de modo que el castellonense, la segunda baza del capitán para los individuales, volvió a la pista sin tiempo para el lamento. Volvió y disfrutó, pues Mektic supuso poco menos que una apetitosa merienda.

Los croatas, a la gresca y sin Coric

Un suspiro le duró el croata, un buen doblista que, sin embargo, apenas ha disputado 13 partidos individuales; es el 15 del mundo en la modalidad por parejas y ha ganado siete títulos, pero en el cara a cara con Bautista la distancia fue sideral. No hubo color, y sí una buena oportunidad para la redención. La Davis no ha sido precisamente benevolente con un jugador que siempre ha mostrado una elogiable disposición, fuera cual fuera la circunstancia, a bien o mal dadas; tiene varias heridas de guerra en la competición el nueve del mundo, por lo que el punto le supo particularmente a gloria.

Llegó Croacia hecha unos zorros a Madrid. Su estrella, Marin Cilic, fue baja a última hora debido a una cirugía en una rodilla y el seleccionador previo, Zelko Krajan, fue destituido como consecuencia de unas rencillas internas por el reparto de los premios; motivo que, además, hizo renunciar al cañonero Ivo Karlovic a suplir a Cilic. Con lo puesto, perdió los tres partidos del primer día, contra Rusia, y se descosió todavía más en la jornada de este miércoles, en la que además no pudo contar con Borna Coric, su primer hombre, por una gripe.

Bautista venció con holgura, se redimió y firmó el primer punto de la tarde antes de que Nadal apuntillara y el dobles entraran en escena a las diez de la noche.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información