Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una España estrambótica pone rumbo a la segunda fase

El conjunto de Scariolo supera con apuros a Irán en un partido pobre (73-65) antes de encarar a Italia y Serbia

Rudy Fernández se queja de una acción de un árbitro. En vídeo, declaraciones de Marc Gasol.
Mundial Primera Ronda

Finalizado

Abigarrada como los apellidos iraníes y complicada de entender como los pictogramas chinos, España avanza de fase en un viaje a lo desconocido. Antes de afrontar los duelos ante Italia, el viernes, y Serbia, el domingo, en Wuhan la selección recreó una involución sin consecuencias, pero alarmante por repetitiva. Mientras italianos y serbios chocaban en un duelo bravo y macizo solo resuelto en el tramo final (77-92), los de Scariolo se metían en el callejón del gato para proyectar una imagen irreconocible por blanda y despersonalizada. Una España estrambótica.

España, 73 - Irán, 65

España: Ricky Rubio (5), Rudy Fernández (9), Claver (11), J.Hernangómez (11) y Gasol (16) --quinteto inicial--; Llull (3), W.Hernangómez (8), Colom (2), Oriola (4), Ribas (2) y Beirán (2).

Irán: Yakhchali (5), Bahrami (8), Jamshidi (15), Zangeneh (7) y Haddadi (10) --quinteto inicial--; Mozafarivanani (-), Geramipoor (5), Mashayekhi (2) y Rostampour (13).

Parciales: 18-21, 15-10, 19-22 y 21-12.

Pabellón: Guangzhou Gymnasium.

No mejoró la velocidad de reacción de España desde los tacos de salida. De nuevo lento de reflejos, el conjunto de Scariolo concedió demasiado en defensa y salió sin pulso en ataque. Una réplica de los dos encuentros anteriores. Después de encajar un 0-10 de parcial llegaron los primeros puntos de Claver y Ricky, pero Irán siguió haciendo carrera gracias a la intendencia de Mizaeitalarposhti y Yakhchalidehkordi. El esfuerzo comunicativo español se hizo evidente con una buena colección de gritos en la zona para ajustar defensas y corregir desajustes, sin embargo, los porcentajes de tiro volvieron a resultar un lastre muy pesado.

Comenzó España con un 7 de 17 en tiros de campo (1 de 5 en triples) y, con un plan abarcable y sin más alarde que el interés colectivo, Irán mantuvo la iniciativa en el marcador hasta mediado el segundo cuarto. Un triple de Rudy dio la primera ventaja a España en el minuto 16 (26-25) y, después de unos minutos pulsando teclas, Scariolo probó a reunir en pista a Colom y Ricky en busca de un mayor control del juego. No cuajó porque no terminó de encenderse el interruptor en el perímetro. Al descanso, la única diferencia entre un equipo eliminado de antemano y otro que buscaba tomar vuelo rumbo a la segunda fase fueron dos tiros libres de Marc Gasol (33-31).

Tocaba repasar de nuevo la lección en el entreacto. Con un 36% en el tiro y un 3 de 14 desde el triple, España consolidó las preocupantes sensaciones de espesura mostradas ante Túnez y Puerto Rico. “Estamos bien en lo que tenemos que estar que son los triunfos, pero nos faltan muchísimas cosas”, reconoció en la víspera el capitán, Rudy Fernández. En la primera parte no hubo noticias de las famosas sensaciones que buscaba la selección. La puesta en escena, la intensidad general, la solidez de los quintetos en pista, la sensación de equipo reconocible y rotación programada seguían siendo asignaturas pendientes. Sin puntos ni defensa, el conjunto de Scariolo volvió a coleccionar dudas.

Negaba con la cabeza Marc tras encajar una canasta de Haddadi con la que Irán volvió desatar su optimismo. En mitad de semejante panorama y con Juancho desatando las alarmas tras un golpe en la rodilla izquierda, España fue capaz de armar un parcial de 13-3 en poco más de dos minutos, del 39-40 del minuto 25 al 52-43. Pero Irán tuvo tiempo de remontar antes del final del cuarto con varias canastas en transición que retrataron el desbarajuste defensivo español (52-53, m. 30). No encontró esta vez el cuadro español la forma de dar volantazo a la inercia del encuentro y, a falta de cuatro minutos se vio empatada en el marcador (62-62). Como mal menor, porque instantes antes estaba cinco abajo.

Un mal apoyo del tobillo izquierdo dejó fuera de combate a Rudy y la resolución del partido se fue a una tómbola de ataque precipitados, juego desmadejado y puntos escasos (65-65, m. 38). Llegó un triple de Llull para aliviar a España y Claver completó un parcial de 5-0 que valió oro. Ahí se derritió el empeño iraní y comenzó el viaje de los de Scariolo a la segunda fase. Vistas las sensaciones, un viaje a lo desconocido. O quizá no, porque los veteranos de este grupo ya han interpretado con éxito el guion de una primera fase espesa rumbo a las medallas en varias ocasiones.

Puerto Rico, acompañante de España en la segunda fase

Horas antes, en el partido que completaba la configuración del grupo C, Puerto Rico y Túnez se midieron en duelo directo por la clasificación a la segunda fase y, en el caso de los africanos, también por el billete directo a los Juegos de 2020. Triunfó el conjunto caribeño en otro final de película como el que vivieron en su estreno mundialista. Cuando parecían tenerlo todo perdido, los de Eddie Casiano firmaron un parcial de 15-4 en los últimos ocho minutos y se adjudicaron la plaza de acompañante de España a la siguiente ronda.

Tomó ventaja el conjunto puertoriqueño en una primera mitad marcada por su contundente dominio en el rebote y por el desenfoque tunecino desde el perímetro (0 de 12 en triples en los primeros 20 minutos; 3 de 24 en total). Con Balkman ejerciendo de martillo pilón y Pineiro y Clavell compensando el destemple de Huertas, el conjunto de Casiano se hizo con el tempo del partido. Pero, con la anarquía como virtud y defecto, el cuadro caribeño fue incapaz de consolidar su ventaja y la experiencia tunecina recuperó el terreno perdido. Agarrados al impulso de Abada y Ben Romdhane, Túnez supo aguantar primero y crecer después. En la reanudación, contaron además con el imprescindible liderazgo de Roll y Mejri para cimentar un parcial de 14-23 que les colocó en ventaja en la recta de meta. No les bastó ante la fe ciega de su rival.

Puerto Rico, que debutó en el Mundial con una victoria milagrera ante Irán, estiró de nuevo su rendición e interpretó el último cuarto como un desafío a tumba abierta. Con más agitación que juego, los de Casiano apuraron sus opciones y pasaron del 52-60 del minuto 31 al empate a 64 a 1m 35s del final tras un triple de Huertas. El artificiero puertorriqueño no se quiso perder otro desenlace trepidante y colocó el partido en la cornisa. Ben Romdhane y el propio Huertas fallaron los dos siguientes ataques, Mejri se jugó un triple irreflexivo que no tocó ni aro y Gary Browne opositó a héroe. Tomó el balón, cruzó la pista, reclamó los focos, ejerció de jugón, mareó a Roll, y anotó el triple de la victoria y la clasificación puertoriqueña. Así pues, el grupo J con sede en Wuhan, estará integrado por España, Puerto Rico, Italia y Serbia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información