Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia impone sus galones ante Reino Unido y alcanza la final del Eurobasket

El conjunto de Valerie Garnier peleará por el oro continental por cuarta vez consecutiva tras quedarse en el segundo escalón del podio en las últimas tres ediciones

Olivia Epoupa lanza ante Karlie Samuelson
Olivia Epoupa lanza ante Karlie Samuelson EFE

La selección francesa, campeona de Europa en dos ocasiones en su historia -2001 y 2009-, rindió al Reino Unido y volverá a pelear por el oro continental después de quedarse en el segundo escalón del podio en los últimos tres campeonatos de forma consecutiva, dos de ellos ante España. El conjunto de Valerie Garnier prolongó en Belgrado su excelencia competitiva tras rendir al meritorio grupo de Chema Buceta, la sorpresa positiva del torneo. Marine Johannès, Sandrine Gruda y Edene Myem supieron sufrir primero e imponer sus galones después. Aunque remó hasta la orilla, a las británicas se le hizo muy largo el choque.

Con Vanderwal y Handy como estiletes, Reino Unido sorprendió a Francia con una puesta en escena aplicada, pragmática y efectiva (4-13, m. 8). Se esmeró el conjunto inglés en cortocircuitar todas las vías de acceso a Sandrine Gruda y le salió bien de partida pero, en cuanto Valerie Garnier espabiló a las suyas, el duelo comenzó a equilibrarse. El acierto de Marine Johannès desde el perímetro (14 puntos al descanso) atajó a bocados la efervescente escapada rival con un parcial de 13-3 en menos de tres minutos (17-16, m. 12).

Se agarró entonces Francia a su ligera superioridad en el rebote para afianzarse en la pista pero, en cuanto rebajó su acierto desde el 6,75 y creció el de las británicas, la sístole y diástole se les volvió a poner en contra. Como le ocurrió a España en el segundo partido del campeonato, las francesas se enredaron en el plan de partido de Buceta, bien trabado para sus intereses en defensa y afilado en ataque. Solo al final fueron capaces de salir del laberinto. Green se sumó al acierto de Vanderwal y Handy y Francia asumió que tenía que remar a contracorriente.

La virtud del cuadro galo antes del viaje a vestuarios fue asumir con abnegación su papel de perseguidor y confiar en su talento para compensar la falta de espacios y lucidez. Repasada la lección, en la reanudación el conjunto de Garnier se presentó con un contundente parcial de 6-0 que, por primera vez en el encuentro, les permitió imponer su caché de medallista consolidada en los últimos torneos (oro en 2009 y tres platas consecutivas en 2013, 2014 y 2015). El endurecimiento de la defensa francesa reveló las limitaciones británicas y el mando choque dio un volantazo.

A Reino Unido comenzó a venirle grande el traje de la semifinal mientras Francia sumaba recursos con el protagonismo episódico de Edene Myem, 10 puntos en el tercer cuarto. La renta gala en ese tramo no superó los 8 de ventaja (47-38), pero el lenguaje corporal de las contendientes reflejaba un claro trasvase de confianza a favor de Francia. Sin embargo, esa confianza devino por un instante en suficiencia y el miedo a ganar de Reino Unido se convirtió en un nada que perder que desató de nuevo su valentía. Siempre con Handy y Vanderwal al frente, el equipo de Buceta tanteó el reenganche. Con 54-51 en el marcador fallaron dos lanzamientos claros bajo el aro y con 58-53 Vanderwal estrelló en el aro el triple que ponía a Reino Unido a dos. Perdieron su oportunidad y Francia no perdonó para agarrar su cuarta final consecutiva.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información