Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patri Guijarro: “A Estados Unidos se le puede presionar”

La centrocampista de la selección española, a la que Jorge Vilda esperó durante meses pese a una lesión, charla con EL PAIS sobre el rival de octavos

Patri Guijarro, en el entrenamiento de la selección española este sábado.
Patri Guijarro, en el entrenamiento de la selección española este sábado. EFE

Se ríe Patri Guijarro (Palma de Mallorca, 21 años), centrocampista del Barça y de la selección, cuando se le pregunta si no está hasta el gorro de atender a una media de cinco periodistas cada dos o tres días. Acaba de terminar el entrenamiento del viernes y se sienta con EL PAÍS. Jorge Vilda la esperó durante meses y la convocó con el alta médica pese a que no jugaba un partido desde enero. Viendo su presencia en el centro del campo y su capacidad para equilibrar al equipo y leer el juego, se entiende por qué. En el Mundial sub-20 del año pasado (España perdió la final contra Japón) fue bota de oro y fue elegida la mejor jugadora del torneo. Mañana (18.00, GolTV) espera a Estados Unidos en los octavos del Mundial absoluto.

Pregunta. ¿Si pudiera pedir un deseo ahora mismo?

Respuesta. Ganar el lunes a Estados Unidos.

P. ¿Cómo se le planta cara?

R. Es un equipo muy completo, que destaca por su velocidad y eficacia de cara al gol, hay que estar concentradas y defender bien los arreones que tengan. Ellas siempre están acostumbradas a tener el control, pero no que lo tenga el rival. Hay que intentar que cuando no podamos tener el balón tengamos el control y aprovechar las oportunidades.

P. ¿Qué jugadora les robaría?

R. A Megan Rapinoe. Por veteranía, inteligencia, chispa y velocidad.

P. Estados Unidos juega a uno-dos toques, a un ritmo bastante más alto que España y que el resto de selecciones. ¿Cómo se puede suplir esa circulación rápida de balón?

R. Los primeros minutos suelen meterle muchísima intensidad, pero yo creo que se les puede presionar. Contra Suecia hubo muchos balones que llegaban a la portera y ella relanzaba. Hay que ganar los balones por arriba, eso sí. En el momento que nos superen habrá que replegar y defender bien y volver otra vez a presionar. Si estamos encima y probamos a ganar los duelos en el uno contra uno… es difícil, claro, pero tenemos que intentarlo. No todos los vamos a ganar, pero a ver si la mayor parte sí.

P. ¿Cuántos ojos hay que tener ahí en medio del campo?

R. 360…

P. ¿Pulmones?

R. Unos cuantos también. En partidos como el del lunes la exigencia y la intensidad van a ser brutales. Tienes que prepararte para dar un plus. Hemos tenido una semana para recuperar [España jugó el lunes, EEUU el jueves] y estamos volviendo a tener energía suficiente.

P. Usted venía de un parón de meses y ha ido de menos a más. ¿Ha recuperado las sensaciones de antaño?

R. El de China fue mi primer partido de 90 minutos desde diciembre [contra Alemania jugó media hora]. No me noté exactamente igual, pero parecido a como estaba antes. Salí contenta por cómo me sentí. Físicamente aguanté bien, no llegué al minuto 70 por los suelos. No perdí balones, hice un partido inteligente, controlado y en mis posibilidades. Es lo más parecido a la normalidad.

P. Tiene 21 años y juega con la experiencia y seguridad de una veterana. ¿Dónde se compra eso?

R. He tenido la suerte de jugar siempre con gente mayor que yo, había quien me llevaba 10-12 años incluso. Hasta los 14 jugué con chicos porque quería mejorar la velocidad, la potencia y la fuerza. Las quería adquirir desde pequeña y adaptarme a ello para que no me costara después. Aparte de eso, tengo la suerte de aprender rápido y adaptarme bien. He intentado coger lo bueno de cada una y absorberlo todo como una esponja. Me queda mucho por aprender, en la selección lo estoy haciendo.

P. ¿También cogió de otras ese desplazamiento en largo?

R. Creo que de mi padre… lo tenía cuando jugaba y nos pasábamos horas juntos en el parque. Hacíamos pases en largo, chutábamos faltas… una y otra vez.

P. ¿Le decía que era bueno?

R. Sabía que tenía que tener eso para jugar de mediocentro, por eso insistía.

P. ¿Qué aporta a esta selección?

R. Equilibrio. Tengo la capacidad de ser ofensiva y a la vez me considero defensiva. En el Barça juego de 6 y aquí más de 8.

P. ¿Por qué les cuesta tanto marcar goles?

R. Sí hay ciertas ocasiones en las que tenemos mala suerte; a algunas les entra de rebote, a nosotras no. Por otra parte, hay situaciones en la que necesitamos más calma. Dentro del área hay veces o que no chutamos o que quizás nos falta temple para dar el último toque a portería o el último pase. Hay que conseguir equilibrio.

P. ¿El consejo más valioso que le han dado?

R. Cuando dejas de soñar, empiezas a morir.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >