Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La goleadora precoz que amenaza a España

Giulia Gwinn, de 19 años, marcó y fue nombrada MVP en el primer partido de Alemania en el Mundial, un reconocimiento que ya alcanzó en su estreno en las Copas del Mundo sub-17 y sub-20

Giulia Gwinn celebra el solitario gol que dio la victoria a Alemania en su primer partido en el Mundial ante China.
Giulia Gwinn celebra el solitario gol que dio la victoria a Alemania en su primer partido en el Mundial ante China. REUTERS

No estaba siendo el estreno soñado para Alemania en el Mundial de Francia. La doble campeona del mundo sufría ante una rocosa y agresiva China, que estaba planteando más oposición de la que se podía prever en un principio y había gozado de las mejores ocasiones del encuentro. Hasta que, pasada la hora de encuentro, apareció la debutante Giulia Gwinn. Con un potente derechazo a la salida de un córner, la habilidosa centrocampista sacó a Alemania del atolladero, evitando la que amenazaba con convertirse en la primera gran sorpresa del Mundial. Y de paso se convirtió, a sus 19 años y 341 días, en la tercera jugadora más joven de la historia de Alemania en marcar en un Mundial, tras Birgit Prinz (17 años y 227 días, en 1995) y Ariane Hingst (19 años y 335 días, en 1999).

"El gol llegó en el momento justo. Fue un gran alivio para nosotras", reconocía Gwinn, cuyos ocho partidos previos con la selección absoluta germana habían sido amistosos, al recoger el trofeo que le acreditaba como mejor jugadora del encuentro. "Obviamente es muy especial marcar en mi debut en una Copa del Mundo. Es algo que me da mucha confianza para lo que viene", añadía con un tono calmado y una media sonrisa sobre el solitario tanto que le había dado la victoria a Alemania. Cualquier otra jugadora se habría mostrado más que emocionada tras un inicio de torneo como el suyo, pero Gwinn lo asumió con tranquilidad. No en vano, lo que vivió el pasado sábado en el Parque Roazhon de Rennes no fue una sensación nueva para ella.

En 2016, en su primer partido en la Copa del Mundo sub-17 disputada en Jordania, Gwinn se presentó en el torneo anotando el primer gol y dando la asistencia del segundo en la victoria por 2-1 de Alemania ante Venezuela, lo que le valió ser nombrada mejor jugadora del choque. Dos años después, en el Mundial sub-20 de Francia, repitió logro. Aunque en esta ocasión no marcó (lo hizo en el segundo partido, contra China), su actuación en la victoria por 0-1 ante Nigeria no pasó desapercibida y le permitió volver a ser nombrada MVP.

"Le hemos dado confianza y ha demostrado lo que es capaz de hacer", dijo tras acabar el choque del pasado sábado la seleccionadora alemana, Martina Voss-Tecklenburg, sobre Gwinn, que recientemente ha firmado por el Bayern de Múnich. Su gran despliegue físico y su facilidad para llegar desde segunda línea hasta posiciones de gol llamaron la atención del gigante de Baviera, al que ha llegado procedente del Friburgo, con el que debutó en la Bundesliga cuando apenas había cumplido los 16 años, otra muestra de su fugaz ascenso a la élite del fútbol. 

La joven centrocampista es una de las caras visibles de la renovación que ha iniciado la selección alemana tras el batacazo sufrido en la Eurocopa de 2017, donde cayó eliminada en cuartos de final ante Holanda. De la mano de Voss-Tecklenburg, las teutonas han emprendido un cambio generacional que les ha llevado a plantarse en Francia como uno de los equipos más jóvenes del torneo. La técnica, llegada al banquillo en noviembre, ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de dar responsabilidades a las promesas emergentes del fútbol alemán. 

Ni más ni menos que 15 de las convocadas por Voss-Tecklenburg no habían estado antes en un Mundial. Por supuesto, una de ellas es Gwinn. Nacida en julio de 1999, es la segunda jugadora más joven del combinado alemán, solo por detrás de la jovencísima Lena Oberdorf, que a sus 17 y 170 días años batió otro registro el pasado sábado, cuando saltó al verde en la segunda mitad en sustitución de Caroline Simon. En este caso, la centrocampista se convirtió en la jugadora más joven en debutar en un Mundial con Alemania. "Ha estado sobresaliente", aseguró escuetamente su entrenadora tras el partido.

Confirmada la baja por lesión de su gran estrella, Dzsenifer Marozsan, este miércoles ante España (GOL; 18.00) ambas tendrán la oportunidad de seguir mostrando que la inexperiencia no es un impedimento para brillar en un Mundial.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información