Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mikel Oyarzabal: “Hay que disfrutar sin balón”

Viene de jugar 41 partidos con la Real Sociedad. Le quedan dos con la selección absoluta, frente a Islas Feroe y Suecia, y cinco con la sub-21 si alcanza la final del Europeo

Mikel Oyarzabal
Mikel Oyarzabal

Los técnicos de la federación observan que Mikel Oyarzabal Ugarte (Eibar, 22 años) se comporta en el campo como un veterano a pesar de que apenas ha cumplido cuatro años en Primera y acaba de debutar en una lista de Luis Enrique. De entrada su mirada asimétrica denuncia un carácter fuerte, un temperamento analítico, y un poco altivo. El tren inferior hipertrofiado revela la clase de inflamación que provocan los entrenamientos sin un día de pausa en meses. Oyarzabal no para. Viene de jugar 41 partidos esta temporada con la Real Sociedad, entre Liga y Copa. Le quedan dos con la selección absoluta, frente a Islas Feroe y Suecia, y cinco con la sub-21 si alcanza la final del Europeo que se disputará del 16 al 30 de este mes en Italia. “Ya estuve en el Europeo sub-21 de 2017 que perdimos contra Alemania”, lamenta, “y me quedé con la espina clavada; ojalá podamos ganar el título ahora”. Cuenta ya un amistoso con la absoluta, pero ahora puede debutar en partido oficial.

Pregunta. ¿Cómo hizo para terminar la carrera de Empresariales?

Respuesta. Empecé a estudiar antes de jugar al fútbol como profesional. Y una vez que empecé pues ya quise terminarla porque me gustaba. Pero había días que no quería ponerme. Tenía la cabeza que no podía, por la energía que te demanda el fútbol. Esos días hay que dejarlo y ponerse cuando estás despejado. No hay más. Haciendo un esfuerzo y aprovechando el tiempo libre se puede hacer.

P. Puesto a configurar una lista de las cualidades más importantes de un futbolista profesional, ¿cuál pondría por encima de todas?

R. Lo primero es el esfuerzo y la dedicación. Gracias a Dios estamos disfrutando de un trabajo y un deporte que nos gusta. La prioridad es esforzarnos y dar el máximo. Si las cosas salen bien pues mejor. Habrá días que las cosas no salen bien, como todo en la vida, pero si das el máximo seguro que nadie tendrá nada que reprocharte.

P. No habla de calidad, de técnica, de clase, de conocimiento del juego. ¿Cómo se traduce el esfuerzo en un campo de juego?

R. ¡Eso se ve! Hay jugadores que técnica y cualitativamente son muy buenos pero que luego ves que les falta esa dosis de entrega que les lleva a no hacerlo tan bien como podrían. Hay veces que la calidad está por encima de todo y hace que destaques sobre el resto pero por norma general yo creo que en el profesionalismo prevalece el esfuerzo y el sacrificio.

P. ¿Cada vez hay menos jugadores que viven de la calidad, del gol o del regate?

R. Estando como está el fútbol de igualado es normal. Ves que todos los equipos preparan igual los partidos y todo se decide por pequeños detalles tácticos. Detalles que no tienen nada que ver con la calidad de los futbolistas. Parece que la calidad se está perdiendo. Ya no basta con que haya un especialista que se dedique a meter goles. Hay que llegar con varios para complementarse y funcionar como una unidad entre todos.

P. ¿Podría definir un poco más qué significa esforzarse en un partido?

R. En la cantera del Eibar me inculcaron ese sentimiento de buscar el desmarque, de moverme sin balón, y de disfrutar de eso también. Tiene que ver con ser inteligente para ver dónde está el espacio y la oportunidad de hacer daño. Pero luego también es aprovechar la oportunidad de ayudar defensivamente al equipo al máximo en las situaciones en las que puedas. Solo con el balón no vas a conseguir ganar el partido. Al final lo más importante es el trabajo en equipo. Da igual que hagas las cosas bien en ataque y metas goles si luego defensivamente concedes mucho. Así no tienes nada que hacer.

P. El año pasado metió 12 goles en 35 partidos de Liga, y este hizo 13 en 37. Muchos goles para un extremo y pocos para un delantero centro. ¿Usted qué clase de jugador quiere ser?

R. Tengo mucho margen de mejora. Tengo 22 años y espero que me quede una etapa larga por delante futbolísticamente. Necesito seguir aprendiendo. Estar con España es una oportunidad de estar y de aprender con los mejores. Hay que seguir dando pasos.

P. Pero, ¿qué le da más placer? ¿El gol, el pase o el regate?

R. Marcar siempre es muy especial, pero tener la oportunidad de darle el balón a otro compañero para que marque él también es bonito. Me vale cualquiera de las dos.

P. ¿De qué le ponían en la cantera del Eibar?

R. Siempre de extremo. Algún año me pusieron de mediocentro, pero la mayoría de las veces jugué de extremo izquierda. Cuando eres pequeño, si estás físicamente un punto por encima del resto es muy fácil que juegues en posiciones de ataque. Como tenía mucha relación con el gol era algo que me ayudaba a jugar ahí.

P. ¿Cuál fue el primer futbolista que le inspiró en el fútbol?

R. Me fijaba mucho en David Silva porque era el que jugaba en el equipo del pueblo. Yo tenía seis años cuando él jugó cedido en el Eibar y le vi muchas veces en el campo, pero apenas le recuerdo. Luego me empecé a fijar en Xabi Alonso cuando jugó en la Real. Y cuando llegué al primer equipo descubrí que el mejor ejemplo lo tenía en casa con Xabi Prieto.

P. Xabi Prieto es abstemio. ¿Usted también?

R. Él no probaba el alcohol ni en fiestas. Yo solo lo pruebo alguna vez cuando hay algo que celebrar. Pero no es algo que me guste.

P. Sus entrenadores le ponen de extremo, de segunda punta o de mediapunta. Casi siempre en la segunda línea. ¿No siente que tiene condiciones para jugar de nueve o de falso nueve?

R. Depende de las necesidades que tenga el equipo y lo que quiera el entrenador. Estoy disponible para jugar en cualquier posición y dar el nivel necesario. El año pasado alguna vez jugué de falso nueve.

P. ¿Cómo le utiliza De la Fuente en la sub-21?

R. De extremo izquierda la mayoría de las veces. Es un cambio constante. Los jugadores que jugamos en el ataque de la sub-21, Soler, Olmos, Mir… somos dinámicos, nos gusta movernos e intercambiar posiciones. Empezamos en un lado y acabamos en otro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información