Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gran oportunidad francesa

La anfitriona, cuyo núcleo está formado por jugadoras del intratable Olympique de Lyon, aspira a dar el gran salto y romper la frontera de los cuartos

La selección francesa de fútbol femenino, antes de iniciar un partido. rn
La selección francesa de fútbol femenino, antes de iniciar un partido.

Cuatro años después del Mundial de Canadá, en el que Les Bleues se quedaron en los cuartos de final, eliminadas por Alemania en los penaltis, Francia está de vuelta, dispuesta a ganar el torneo. Ni los Juegos Olímpicos de Río (2016) ni la Eurocopa en Holanda (2017) sonrieron a la capitana Wendie Renard y a sus compañeras.

Pese al hecho de que el núcleo del equipo nacional lo forman jugadoras del Olympique de Lyon (probablemente el mejor equipo europeo de las últimas temporadas), Francia no ha logrado pasar de cuartos en los últimos torneos importantes. Uno de los motivos es la poca eficiencia de cara al gol en partidos clave, pero con la seleccionadora Corinne Diacre han trabajado duro para subsanar esa carencia. Hasta mediados de mayo habían anotado un gol o más en 19 de los últimos 21 partidos jugados.

El equipo combina creatividad y solidez en todas las áreas. En defensa, Francia es fuerte con la alianza que forman las centrales Renard y Griedge Mbock, compañeras ambas en el Lyon. La lateral zurda, Amel Majri, suele iniciar muchos contraataques.

El centro del campo lo lidera Amandine Henry, que trabaja duro y fue elegida capitana por Diacre para sustituir a Renard. Henry, poseedora de un disparo potente, suele juntarse con Elise Bussaglia, la veterana del equipo con 33 años, y presente en el fútbol internacional desde 2003.

En la delantera, Diacre tiene mucho donde elegir. Eugénie Le Sommer, Valérie Gauvin, Kadi Diani, Delphine Cascarino y Gaëtane Thiney son las jugadoras francesas que pueden jugar arriba, con Le Sommer y Cascarino ocupando los extremos. Thiney puede jugar perfectamente en la media punta, mientras que Gauvin, jugadora del Montpellier, se ha ganado el puesto de ariete por su juego aéreo, su combatividad y fortaleza física. Diani, del PSG, es otra opción en el centro del ataque. Siempre da la talla.

El estilo de Diacre como seleccionadora es muy similar al de Didier Deschamps, incluso en la manera de hablar en las ruedas de prensa y con las jugadoras. Al igual que Deschamps, ha optado por formar el equipo que cree que tendrá más opciones de ganar el Mundial en vez de elegir las mejores jugadoras individuales. Kheira Hamraoui, la experimentada centrocampista del Barcelona, se ha quedado fuera, y lo mismo ocurre con la máxima goleadora de la primera división francesa, Marie Katoto, del PSG.

Diacre tiene un equipo muy fuerte a su disposición. Cómo manejen las jugadoras la presión de ser las anfitrionas y estar entre las favoritas podría determinar hasta dónde llegan en el torneo. Francia espera mucho de ellas.

Seleccionadora

Diacre, capitana de Francia antes de iniciar su carrera como seleccionadora, también es conocida por ser la primera mujer en entrenar un equipo masculino en Francia (Clermont Foot) durante tres temporadas en la segunda división. Fue nombrada seleccionadora en septiembre de 2017 y con ella al mando han jugado 21 partidos (hasta abril de 2019), con solo dos derrotas ante Alemania (0-4, 0-1) y una ante Inglaterra (4-1 en la Copa SheBelieves en 2018). Tras más de un año probando con nuevas jugadoras, y con grandes resultados por el camino, como la victoria por 3-1 sobre Estados Unidos, Diacre sabe perfectamente con quién puede contar y cómo quiere jugar.

Jugadora estrella

Nacida en Lille hace 29 años, la capitana de Francia, Amandine Henry, es la líder natural de Les Bleues. Fue jugadora clave del OL durante casi diez años antes de fichar por las Portland Thorns en 2016. Ahora está de vuelta en Lyon tras un breve paso por el PSG. Considerada una de las mejores mediocentros del mundo, sabe motivar a sus compañeras; su experiencia en el torneo y su capacidad goleadora desde cualquier punto del campo serán necesarios si Francia quiere ganar el mundial.

¿Sabía que....?

La centrocampista Elise Bussaglia es maestra de profesión y, antes de firmar su primer contrato profesional, estaba enseñando a niños. Mientras jugaba para el PSG en 2011, daba clases en la escuela primaria y también es tutora de jóvenes en el Instituto Nacional del Deporte (INSEP). Ya ha anunciado su intención de volver a la docencia una vez que se retire del fútbol.

Breve historia del fútbol femenino en Francia

El fútbol femenino en Francia comenzó antes de la Primera Guerra Mundial, aunque los primeros partidos se jugaron ya iniciada la guerra. Durante decenios los médicos disuadían a las mujeres de jugar al fútbol y no fue hasta los años 60 que se reflotó el fútbol femenino. Empezó en Reims con la formación del equipo femenino del Stade de Reims, cuando el equipo masculino, exitoso en Europa, estaba a punto de perder la categoría. Se creó una liga nacional femenina en 1974 y después se formó la selección nacional. Francia no jugó una Eurocopa de Naciones hasta 1997 y su primer Mundial fue el de 2003. La liga actual tiene 12 clubes, unos equipos con jugadoras profesionales y otros con aficionadas, y el club dominador es el Lyon desde 2006. El Olympique de Lyon ha ganado seis Ligas de Campeones (las cuatro últimas seguidas) e históricamente es el club más grande de Europa. Algunos partidos de primera división y los de la selección nacional se retransmiten en vivo por la televisión. Las jugadoras de los cuatro clubes más grandes, Lyon, PSG, Montpellier y Paris FC, están bastante bien pagadas.

¿Qué jugadora sorprenderá a todos en el Mundial?

Delphine Cascarino. De 22 años, la extremo derecha del Lyon (su hermana gemela, Estelle, es defensora del Paris FC) ha mejorado exponencialmente en los últimos tiempos. Fue convocada por primera vez por Diacre en 2018 y poco a poco ha pasado de ser suplente a casi ser fija en el once inicial. Su velocidad y su instinto asesino de cara al gol son sus mejores armas.

¿Cuál es el objetivo realista de Francia y por qué?

Francia llega con la ambición de ganar el Mundial, con más motivo siendo las anfitrionas. Todo lo que no sea quedar entre las tres primeras supondría una gran decepción.

Jugadoras federadas

En junio de 2018, la Federación Francesa de Fútbol (FFF) publicó estas cifras: 169.312 mujeres federadas (125.412 jugadoras, 35.000 oficiales, 8.000 entrenadoras y 900 árbitros). Sin embargo, el número de mujeres federadas ha aumentado considerablemente (+15%) desde que la selección masculina ganó el Mundial de Rusia. La FFF tenía como meta llegar a 250.000 mujeres federadas antes del inicio del Mundial este verano.

Frank Simon escribe en France Football. Síguele aquí en Twitter.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >