Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina, mil días después

El equipo albiceleste, que acude a su tercer Mundial, dejó de disputar partidos tras los Juegos Panamericanos de 2015 por falta de financiación

La selección argentina de fútbol femenino, antes de iniciar un partido.
La selección argentina de fútbol femenino, antes de iniciar un partido.

Este será el tercer Mundial para Argentina, pero no lo tendrá fácil porque por culpa de la falta de financiación ni siquiera ha podido jugar partidos durante un largo periodo después de los Juegos Panamericanos de 2015. Volvió a disputar la Copa América de 2018 y, aunque no se clasificó para el Mundial a través de ese torneo, derrotó a Panamá por un resultado global de 5-1 en la eliminatoria entre la Concacaf y la Conmebol.

Han transcurrido 12 años desde que jugaron su último Mundial, así que están encantadas de haberse clasificado para el torneo después de su regreso al fútbol internacional. Con el experimentado Carlos Borrello como seleccionador (este también será su tercer Mundial), las argentinas jugarán su primer partido en París después de haber disputado solo algunos amistosos y una sola temporada de preparación.

Borrello confía en una combinación de jugadoras de clubes nacionales y extranjeros. La columna vertebral de la escuadra es la misma que la que jugó la última Copa América y compitió en la fase clasificatoria para el Mundial. Seguramente, el seleccionador optará por su sistema preferido: una línea de cuatro defensas, un triángulo en el centro del campo (con Estefanía Banini como jugadora creadora de ataque), dos extremas y una delantera. Las futbolistas se sienten cómodas con ese esquema, aunque Borrello no ha descartado una defensa de tres.

Actualmente, hay tres porteras experimentadas que compiten por ser titulares: Vanina Correa (que formaba parte del equipo del Mundial de 2007), Laurina Oliveros y Gabriela Garton. La defensa tiene mucha experiencia con Adriana Sachs, Agustina Barroso, Aldana Cometti y Eliana Stabile. Y hay jugadoras que han destacado en el extranjero como Ruth Bravo (CD Tacón), Estefanía Banini (Levante), Florencia Bonsegundo (Sporting Huelva) y Soledad Jaimes (Lyon). Lorena Benítez y Mariana Larroquette son una pareja de posibles titulares que juegan en la liga argentina.

Hay muchas esperanzas puestas en que un resultado positivo en Francia impulse este deporte en Argentina ya que la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció por fin en marzo que la primera división formada por 16 equipos se convertiría en profesional en junio.

Seleccionador

Después de una primera época exitosa como seleccionador entre 2003 y 2012 (ganó la Copa América de 2006 y se clasificó para los Mundiales en 2003 y 2007), Carlos Borrello volvió en 2018. Lo han elegido para reconstruir el equipo después del periodo sin jugar y es el líder de este proyecto en el que la idea es disputar más partidos amistosos para mejorar la clasificación internacional del equipo. La preparación ha resultado valiosa a pesar de los diversos resultados cosechados.

Jugadora estrella

Estefanía Banini es la capitana del equipo y tiene una de las carreras más largas en el extranjero. Esta centrocampista creativa juega ahora en el Levante, en España, pero también lo ha hecho en el Colo Colo, el Washington Spirits y el Valencia. Jugaba con los chicos durante su juventud antes de estrenarse en la selección nacional. La llaman “La Messi”, pero no le gusta. Prefiere que a las jugadoras de fútbol las reconozcan por sus propios nombres.

¿Sabía que...?

Está previsto que Lorena Benítez, que juega en el Boca Juniors y al futbol sala en el Kimberley, sea madre antes o durante el Mundial: Verónica, su pareja, está embarazada de gemelos. Lorena y Verónica se despiertan a las dos de la mañana cada día para ir a trabajar al Mercado Central en Buenos Aires, donde tienen un puesto de comida.

Breve historia del fútbol femenino en Argentina

Aunque se jugó un partido en La Boca en 1923 y luego hay algunas noticias e imágenes de mujeres jugando al fútbol durante la década de 1950, ningún club, ni la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), reconocieron el fútbol femenino hasta la década de 1990. Las pioneras fueron un grupo de mujeres que jugaron en el Mundial de 1971 en México. La final se jugó en el Estadio Azteca ante una multitud de 110.000 espectadores, pero la competición tuvo poca repercusión en Argentina. Fue un “Mundial invisible” organizado por asociaciones de fútbol fuera de la FIFA.

Existe una liga de fútbol femenina en Argentina desde 1991, pero solo ha empezado a desarrollarse en los últimos cinco años debido al aumento de la participación y a la decisión de la Conmebol de conceder las licencias continentales a los equipos masculinos solo si tienen un equipo femenino.

Este será el tercer Mundial para el conjunto argentino (después de 2003 y 2007), y supondrá el regreso de un equipo que se mantuvo inactivo durante casi 1.000 días después de los Juegos Panamericanos.

En marzo de 2019 se firmó un acuerdo para que el fútbol femenino sea profesional y permitir que los clubes de la liga argentina firmen contratos. La AFA concede a cada club una ayuda de unos 2.300 euros cada mes. La profesionalización del fútbol se debe a un conflicto entre la futbolista Macarena Sánchez y la AFA. Sánchez se quedó sin equipo, no podía jugar en ningún otro club durante seis meses y no tenía derecho a recibir ninguna compensación. Su crisis personal se convirtió en el símbolo de una lucha colectiva que terminó con la aprobación de una nueva normativa.

¿Qué jugadora sorprenderá a todos en el Mundial?

Milagros Menéndez, de 22 años, causó una buena impresión en los amistosos antes del Mundial contra equipos universitarios estadounidenses. Tiene confianza en sí misma, inteligencia y dinamismo. Es alta y rápida, dos cualidades importantes. “Pone mucho interés en aprender”, aseguran algunos miembros del equipo técnico.

¿Cuál es el objetivo realista de Argentina y por qué?

Sus ansias de venganza y el deseo de recibir más atención impulsan al equipo argentino, que tendrá que enfrentarse a tres de los 20 mejores rivales en el Grupo D: Inglaterra, Japón y Escocia. No solo disputará partidos muy difíciles, sino que también tendrá que adaptarse a unos escenarios impresionantes porque dos de sus partidos se jugarán en el Parque de los Príncipes en París. “Si llegamos en condiciones óptimas, opondremos mucha resistencia”, asegura Borrello.

Presupuesto anual

Después de dos años de inactividad, no hay cifras oficiales sobre el equipo argentino en 2018-19. Ha aumentado la inversión en viajes, pero no se han facilitado cifras.

Número de jugadoras federadas

Tampoco hay cifras oficiales. Los equipos de Buenos Aires, los únicos que juegan en primera división, inscriben a sus jugadoras en la AFA, pero también hay torneos regionales en otras partes del país.

Javier Saúl escribe en La Nación. Le pueden seguir aquí en Twitter.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >