Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Rodríguez: “Todo el mundo sabe mis sensaciones con el Real Madrid”

Tras ganar su segunda Euroliga, el Chacho lanza un discurso con aires de despedida del CSKA y con guiños a un posible regreso al conjunto de Laso

Sergio Rodríguez alza la Euroliga
Sergio Rodríguez alza la Euroliga AFP

“Para mí, Vitoria es un sitio único. Aquí he vivido dos puntos de inflexión en mi carrera: los playoff de Liga que jugué con el Madrid en 2012 y ésta Final Four”, contó Sergio Rodríguez, entre la felicidad y la nostalgia, en las galerías del Buesa Arena tras conquistar su segunda Euroliga. “La de 2015 fue muy especial, por haber perdido las dos finales anteriores y haber salido adelante a pesar de los palos. Celebrarla en casa fue espectacular. Pero esta también porque ha sido un año muy difícil. Es una pasada. Ganando los sacrificios merecen más la pena”. El primer español en ganar el título con un equipo extranjero articuló un discurso con aires de despedida del CSKA tras dos cursos de aventura en Rusia. “Llevo un año muy complicado”, repitió. “El clima no ha sido fácil en Moscú. Hemos tenido altos y bajos que nos ha costado recuperar. Ahora la sensación es espectacular, pero hay que hacer balance de todo. Tengo que hablar con la familia y ver lo que vamos a hacer”, lanzó el Chacho antes de analizar su presente y futuro desde una perspectiva muy personal.

Su mirada mezclaba como siempre la picardía de aquel niño prodigio (jugador revelación de la Liga en 2005 y campeón del mundo en 2006 con apenas 20 años) con el espíritu reivindicativo del que ha mantenido siempre cuentas pendientes con la gloria. En 2008 se quedó fuera de la lista de Aíto para los juegos de Pekín, el primero de los cuatro veranos que se perdió con la selección, pero después pudo recuperar el tiempo y las medallas perdidas. En Londres alcanzó la plata olímpica y en Lille el oro europeo, los metales que le faltaban en la colección. En Vitoria rescató la Euroliga con el CSKA que se le escapó la pasada edición en Belgrado. En 2012, Sergio Rodríguez llegó al Buesa Arena con una frontera pendiente. Jamás había anotado más de cuatro triples en un partido, pero en el cuarto partido de la serie de semifinales entre el Madrid y el Caja Laboral rompió el registro al convertir cinco de los seis lanzamientos que intentó. Dos días antes también en Vitoria, su tres de tres en triples había salvado el primer match point madridista ante el equipo dirigido entonces por Dusko Ivanovic. Ese episodio le barnizó de confianza hasta convertirle en el póster fantasista de la era Laso.

El domingo, en el mismo pabellón, logró la octava corona continental del CSKA. “Ahora hay que disfrutar y también asimilar todo lo que ha pasado durante la temporada. Cuando eres jugador profesional entras en la rueda y no paras. Llega un momento en el que piensas ‘no puedo más”. Y, en mitad de la reflexión, llegó la pregunta sobre un posible regreso al Madrid. “Ahora hay que acabar bien la Liga rusa y ya se verá, pero ya sabe todo el mundo mis sensaciones con el Real Madrid”, expresó. Sergio Rodríguez firmó en el verano de 2017 un contrato por dos temporadas con el CSKA, más una opcional, que no tiene intención de prolongar. Su salida no será la única en el club moscovita tras campeonar. “Cuando llegas aquí sabes la historia reciente y sabes que muchas veces se le ha remontado al CSKA en la Final Four. La experiencia del curso pasado fue un punto a favor. En un club así siempre tienes presión y este año todavía más. No sé quién seguirá, pero muchos terminamos contrato”, explicó. Su más que probable salida, junto a las de De Colo o el propio Itoudis protagonizarán el mercado de verano, con Real Madrid, Barcelona y Valencia entre otros muy atentos a cada movimiento de ficha.

El Madrid, lastrado en el puesto de base con la salida de Doncic hace un año y las lesiones de Llull este, busca reforzarse y Sergio Rodríguez, bandera fundacional del Lasismo, siempre aparece entre los candidatos, junto a otros nombres como Micic, Sloukas o Laprovittola. “Me gusta estar tranquilo y saber dónde voy a estar, por eso ha sido un año difícil. Te planteas, ‘no solo tengo que ser feliz por ganar”, desarrolló el Chacho tras alzar la Euroliga. En un mes, con el final de temporada, se irán resolviendo dilemas. “Tengo mucha suerte de estar en los equipos que he estado, tener los compañeros que he tenido y poder competir al máximo nivel. Y además ganar. Lo que pase pasará y seguro que será lo mejor”, cierra el base tinerfeño.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información