Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CSKA y Efes se juegan la Euroliga desde la base

Rusos y turcos miden en la final el poderío de sus parejas de 'bajitos', Sergio Rodríguez-De Colo contra Larkin-Micic. “Siempre dan la sensación de tenerlo todo controlado”, analiza Messina

Larkin, Ataman, Itoudis y De Colo, en la presentación de la final
Larkin, Ataman, Itoudis y De Colo, en la presentación de la final Euroleague

“¿El secreto está en los bases?”, le preguntaron a Sergio Rodríguez ante su mano a mano con Facundo Campazzo en la semifinal de la Final Four. “Hay muchos secretos en estos partidos”, sonrió con gesto pícaro. “Los bases tenemos que controlar los máximos posibles. Todos sabemos a lo que venimos a una Final Four”, despejó el tinerfeño antes de demostrar que tenía el libro de instrucciones rumbo a la final. “Se echó al equipo a su espalda y nos salvó”, reconoció Itoudis.

La sobresaliente actuación del Chacho ante el Real Madrid, junto a la de Shane Larkin unas horas antes ante el Fenerbahçe acreditó el valor de los metrónomos en el momento de la verdad. La clase de sus versátiles escuderos, Nando de Colo y Vasilije Micic respectivamente, hizo el resto. Esta noche la final de la Euroliga entre el Efes y el CSKA (20.30, Movistar+) será un baile de dobles parejas, un pulso por el manejo de los tiempos y de la pelota. Sergio, De Colo, Larkin y Micic gestionarán el desenlace del título y, más que probablemente, entre los cuatro playmakers se jugarán el mvp de la Final Four.

Sergio Rodríguez, lanza ante Carroll
Sergio Rodríguez, lanza ante Carroll REUTERS

En semifinales, la pareja Sergio Rodríguez-De Colo generó el 61% de la producción ofensiva del CSKA (23 puntos por barba y 6 de 11 asistencias). Larkin y Micic, por su parte, acapararon el 60% de los puntos y asistencias del Efes. “Los bases siempre son importantes. Muchas veces son los que deciden todo porque son los que más entienden el juego”, resume solemne Obradovic, uno de los damnificados en semifinales y veterano en el oficio de gestionar equipos desde la pista o con la pizarra. “Todo el mundo dice que el baloncesto es un deporte de gente grande, pero esto sin los pequeños sería imposible. El físico y la altura son cuestiones casi genéticas. Cuando no se tienen hay que explorar todos los rincones del talento y es lo que hacen estos jugadores como Larkin o Sergio”, sentencia el entrenador del Fenerbahçe, al que la sorprendente pujanza del Efes, colista de la liga regular en la edición 2017-2018, apartó de la carrera por su décima Euroliga.

Repasando los últimos 20 años del galardón al mejor jugador de la Final Four aparecen una notable nómina de bases o bases-escolta ilustres. De David Rivers (Olympiacos) y Tyus Edney (Zalgiris), a Jasikevicius (Maccabi), Diamantidis (Panathinaikos) y Spanoulis (Olympiacos); de Tyrese Rice (Maccabi) a Luka Doncic (Real Madrid) pasando por el propio De Colo en la conquista del CSKA en 2106. Si el conjunto ruso alcanza su octava corona continental Sergio Rodríguez se convertiría además en el primer jugador español en ganar el torneo con la camiseta de un equipo extranjero.

Larkin ante Vesely
Larkin ante Vesely REUTERS

“En los partidos a vida o muerte, tener alguien que controla no solo el ritmo sino las cuotas de tranquilidad y liderazgo necesarias es fundamental”, explica Ettore Messina, cuatro veces campeón de Europa, dos de ellas al frente del CSKA. “El base pone a cada uno en su sitio y busca la situación en la que cada uno se siente cómodo. Ellos deben saber dónde va cada partido y a qué velocidad llevarlo”, prosigue el ayudante de Gregg Popovich, en los San Antonio Spurs de la NBA antes de analizar a los protagonistas de las semifinales.

“Sergio Rodríguez permitió sobrevivir al CSKA ante el Madrid durante 30 minutos. Si la distancia hubiera llegado a 15 ó 20 puntos hubiera sido imposible para ellos. Después apareció De Colo para sentenciar”, desarrolla Messina. “Vimos dos semifinales en las que los directores asumieron además la responsabilidad de anotar, no solo de crear y organizar el juego. Tiene mucho mérito porque, además, tanto Sergio como Larkin fueron defendidos con mucha agresividad, tanto por Campazzo y Llull como por Sloukas. Fueron determinantes en un ecosistema muy complicado. Les funcionó muy bien la cabeza. Siempre dieron la sensación de tenerlo todo controlado”, cierra Messina.

Para el CSKA es la séptima final en las últimas 14 temporadas, en busca de su cuarto título en la era moderna después de acumular los cuatro primeros en la década gloriosa que transcurrió entre 1961 y 1971. Para el Efes será la primera de su historia. “Cuando llegué a Europa, al Baskonia, el CSKA de Moscú me barrió en los playoffs. Era un mensaje para esta temporada. Comencé mi carrera europea en Vitoria y ganar mi primera Euroliga aquí sería cerrar el círculo”, expresó en la víspera un místico Larkin. “Es una de las grandes citas de mi carrera. Es mi cuarta final. Afortunadamente, siguen viniendo partidos importantes y oportunidades. Poder ganar otra Euroliga aquí en Vitoria y con el CSKA sería muy especial”, completó Sergio Rodríguez. La Euroliga se gana desde la base.

Jan Vesely, 'MVP' de la temporada regular de la Euroliga

El pívot checo Jan Vesely (Fenerbahçe) fue elegido como el MVP de la temporada 2018-2019 de la Euroliga, premio que recibió de manos del exinternacional español Juan Carlos Navarro en la gala que la máxima competición continental de baloncesto celebrada en el Palacio de Congresos de Europa de Vitoria. Vesely también formó parte del Primer Equipo del torneo junto a su compañero el base griego Kostas Sloukas, el grecoamericano Nick Calathes (Panathinaikos) y los ala-pívot estadounidenses Will Clyburn (CSKA de Moscú) y Brandon Davies (Zalgiris).

En la gala también fueron reconocidos el presidente del Baskonia, el equipo anfitrión de la final, Josean Querejeta, el exinternacional argentino Andrés Nocioni y el técnico serbio Dusan Ivkovic. Asimismo, fue elegido como Mejor Defensor de la Euroliga el pívot caboverdiano Walter Edy Tavares (Real Madrid), como Máximo Anotador el base estadounidense Mike James (Armani Olimpia Milan) y como Mejor Jugador Joven el pívot georgiano Goga Bitadze (Buducnost).

Además, el Segundo Mejor equipo de la Euroliga 2018-2019 quedó integrado por Nando de Colo (CSKA), Mike James (Armani Milan), Vasilije Micic (Andolu EFES), Vincent Poirier (Kirolbet Baskonia) y Walter Tavares (Real Madrid).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información