Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuántas toneladas de residuos genera tu equipo? ¿Paga igual a hombres y mujeres?

A partir de esta temporada las entidades con más empleados tendrán que emitir anualmente un informe auditado que permitirá saber cuáles están mejor gestionados y tienen mejor impacto social

Aficionados del Barça antes de un partido.
Aficionados del Barça antes de un partido.

¿Compra tu equipo mayoritariamente a proveedores locales y genera riqueza en su entorno? ¿Cuánto tarda en pagarles? ¿Qué porcentaje de las cientos de toneladas de residuos que produce el estadio recicla? ¿Emplea luces ledes? ¿Utiliza energías renovables? ¿Están sus instalaciones adaptadas para personas con movilidad reducida? ¿Prevén y evitan casos de corrupción? ¿Pueden conciliar sus empleados? ¿Se les ofrece formación? ¿Cobran igual mujeres y hombres por igual desempeño? A partir del final de esta temporada, los aficionados de los clubes más grandes y con más empleados de LaLiga Santander podrán saber si su equipo está mejor y más responsablemente gestionado que sus rivales. Se abre una competición por la excelencia y el compromiso social también en los despachos.

La entrada en vigor de una nueva ley en pos de la transparencia en la gestión obligará a que las entidades con más de 500 trabajadores tengan que publicar anualmente un informe que rinda cuentas sobre su actividad y el impacto que esta tiene para la sociedad y el medioambiente. En principio, atendiendo a los requisitos que la norma exige en cuanto a tamaño de su estructura e ingresos, esta afectaría inmediatamente a Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid. Aunque en un plazo de tres años se verán incluidas también las sociedades de más de 250 empleados (una decena más de equipos). Estos documentos, que deberán responder a preguntas como las arriba formuladas y ser de acceso público, estarán auditados por terceros independientes que certifiquen la veracidad de lo que exponen.

Focos de un estadio durante un partido. ampliar foto
Focos de un estadio durante un partido.

LaLiga, adelantándose a la propia ley, lleva desde la temporada 2015/16 trabajando codo a codo con los clubes para que implementen modelos de gestión transparente y de buena gobernanza, requisito obligatorio hoy para que puedan tomar parte en la competición. Algunos equipos, de hecho, publican ya dossieres que van más allá de la difusión de sus cuentas auditadas (esa era toda la exigencia legal hasta ahora) y sí tratan cuestiones medioambientales o sociales con especificidad. Entre los exentos por la norma, habrá varios que se sometan al ejercicio de la publicación voluntariamente aunque no tuvieran obligación de hacerlo, interesados por poner en marcha cuanto antes mecanismos de garantía de una gestión responsable.

David Baixauli, encargado de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de LaLiga, explica el porqué de estos pasos aludiendo al ensayo de Thomas L. Friedman, periodista de The New York Times, Gracias por llegar tarde. En 2007, explica el libro, el mundo cambia ante los ojos de todos sin que, sin embargo, se aprecie el calado del cambio. Llegan para quedarse los teléfonos inteligentes, Twitter o el big data, por ejemplo. Y, en 2008, dice Baixauli, en un contexto definido por la velocidad de los avances tecnológicos, una irrefrenable globalización y con la amenaza del cambio climático pendiendo, el estallido de la crisis revela la falta de ética de sectores estratégicos del mundo empresarial. Y, entonces, se produce una mutación del paradigma económico.

David Baixauli: "RSC no es filantropía ni acciones puntuales y de lavado reputacional por ayudar un día a colectivos desfavorecidos"

Sostiene Baixauli que la economía pasó de exigirse solo excelencia y eficiencia a toda costa a contemplar criterios de sostenibilidad y, por fin, actualmente, a creer que hacerse responsable de actos y de las consecuencias que acarrean es la única forma de demostrar la perdurabilidad de una empresa. "La inclusión de la ética en el proceso productivo y la capacidad de la adaptación al cambio son la clave. Hemos de poder decir: esto hacemos, de forma transparente".

Javier Tebas: "La transparencia es como tener tu casa limpia"

Baixauli se esfuerza por recalcar que "RSC no es filantropía ni acciones puntuales y de lavado reputacional por ayudar un día a colectivos desfavorecidos". Consiste, explica, en ser capaz de medir justamente tu impacto, hacerlo público y poner en marcha políticas que corrijan los perjuicios que ocasiones. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, lo define con un símil cristalino: "Tener tu casa limpia". "No es buenismo, es una inversión que trae réditos porque resultas más confiable y mucha más gente estará interesada en aliarse contigo si se fía de ti", comentó en unas jornadas formativas celebradas por la LaLiga el pasado mes de abril en el estadio Wanda Metropolitano.

"Cada equipo está radicado en lugares con distintas problemáticas: en zonas rurales podrán aprovechar para tratar de frenar la despoblación y quizá en ciudades convenga alentar la práctica deportiva como modelo de salud", prosigue Baixauli. Y cita el modelo del Sporting de Gijón de convertir su ciudad deportiva "en un centro de estudio de medicina aplicada al deporte y de desarrollo tecnológico en colaboración con universidades y empresas punteras" como un magnífico programa de RSC.

Comportamientos íntegros

Aficionados en el José Zorrilla de Valladolid. ampliar foto
Aficionados en el José Zorrilla de Valladolid.

Los informes que prevé la ley, además de atender al impacto que los equipos causan en la sociedad y el medioambiente, prestan mucha atención a cómo combaten la corrupción en su institución y con qué mecanismos aseguran un comportamiento íntegro.

Bajo el escrutinio del área de Cumplimiento y Control Interno, liderado por Esperanza Bernal-Quirós, se sitúan todos los estamentos de LaLiga, desde la propia presidencia hasta "los ordenanzas de la puerta".

En LaLiga, por ejemplo, ningún trabajador puede quedarse con un obsequio recibido si sobrepasa los 50 euros de valor. Si no excede los 150 euros (límite para que deba ser rechazado y devuelto al remitente), este se registra en un inventario y pasa a custodia del departamento. Y todos los ahí acumulados se sortean entre los más de 600 empleados en fechas próximas a la festividad de Reyes. Cuenta Bernal-Quirós que el grado de conciencia es tal que se dan casos en que se entregan objetos que no alcanzan esos cincuenta euros. Incluso, detalla, un empleado que recibió un reconocimiento personal llegó a entregar para la rifa el trofeo grabado con su nombre.

Su departamento también se ocupa de que se cumpla a rajatabla una política de contrataciones limpia de nepotismo o intereses ocultos. "Se supervisa en las oficinas centrales pero también en la sucursal de Singapur o en cualquiera otra, con absolutamente todos los empleados de LaLiga”.

Como parte de la formación y concienciación en materia de cumplimiento normativo LaLiga ha ampliado este año su formación a los 42 clubes de las dos máximas categorías, a los de la Liga Iberdrola y a las 64 federaciones deportivas existentes en España con conferencias e impartiendo talleres en estas materias y otras de vital importancia (que también medirán estos informes) tales como la protección de datos o la ciberseguridad.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información