Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodrigo-Griezmann, conexión de futuro incierto

Simeone trata de mejorar el juego del Atlético reforzando los pases interiores del medioncetro al francés, aunque la continuidad de la pareja para el próximo curso no está asegurada

Rodrigo y Griezmann celebran un gol del primero ante el Athletic de Bilbao.
Rodrigo y Griezmann celebran un gol del primero ante el Athletic de Bilbao. Getty Images

El Atlético de Madrid vive dos realidades paralelas. En una, la competitiva, asegurada la estabilidad económica con la clasificación para la Champions, trata de amarrar esa segunda plaza que vitorea su entrenador, Diego Pablo Simeone. En la otra, a la vez que diseña un plantel sin Godín, Filipe, Lucas y Juanfran, el propio cuerpo técnico anda inmerso en la tarea de mejorar el juego del equipo de cara a la próxima temporada. Por lo visto ante el Celta, el último partido en el que coincidieron sus dos mejores jugadores de campo, Rodrigo y Griezmann, la intentona de esa mejoría pasa por una conexión interior de sendos futbolistas. Ambos más dotados para ser protagonistas desde un fútbol más elaborado que desde el exceso de balones largos con el que el Atlético sucumbió en Turín, el partido que más ha marcado la temporada del equipo porque cortó de raíz el sueño de la final en el Metropolitano.

Tras verse sobrepasado por la Juventus y sin capacidad de respuesta, Simeone anda a la búsqueda de variantes para el futuro que ayuden a crecer al equipo sin traicionar demasiado su libreto. En esa búsqueda del entrenador rojiblanco también hay un intento por hacer más amena la relación de Rodrigo y Griezmann con el fútbol que despliega el Atlético. Al primero le ha tentado el Manchester City de Pep Guardiola, con lo que ello supone en cuanto a jugar bajo unos parámetros más acordes con sus características. También el Bayern de Múnich y el París Saint-Germain se han lanzado a una carrera sin freno para contratarle. Incluso el Real Madrid mira de reojo al pivote rojiblanco, con una cláusula de rescisión de 70 millones de euros. Una cifra asequible en los precios en los que se mueve el mercado por la edad de Rodrigo, 22 años, y por la proyección que se le vislumbra.

Desde la derrota en Turín, también en el vestuario ha habido reflexiones internas sobre el juego e incluso señales de hastío en jugadores como el propio Griezmann, apóstol incondicional del estilo del técnico. El francés, cuya libertad pasa de 200 millones de euros a 120 a partir del 30 de junio, aún no se ha pronunciado sobre su continuidad. Sus elevados emolumentos, unos 20 millones netos, se han convertido en un obstáculo para encontrar mercado, pese a que su entorno lo ha intentado abrir desde hace meses.

Juego vertical

El citado duelo contra el Celta reveló datos significativos sobre ese canal futbolístico que pretende abrir Simeone. Rodrigo conectó ocho veces con Griezmann mediante pases que rompieron línea. El entrenador está muy convencido de que la mejora necesaria en el fútbol del Atlético está en que la pareja enganche de forma vertical. “A más pases dados a Griezmann, a Lemar, para avanzar, si suma más pases buenos, el equipo siempre va a jugar bien. Si busca pases lateralizados, si suma muchos de esos pases, el equipo va a ser chato”, explicó Simeone sobre el juego de Rodrigo en una entrevista concedida a Goal.com. En su análisis del mediocentro internacional el técnico se refirió al elevado número de pases que Rodrigo le da a Juanfran y le comparó con Busquets: “Veo a Busquets, el mejor de todos, y no hace 30 hacia adelante, pero sí te acierta 12 ó 14 pases para romper líneas. Menos pases laterales y más verticales”.

Uno de los problemas que se ha encontrado Rodrigo y cualquier mediocentro del Atlético para jugar más en vertical y batir líneas son las opciones de pase, escasas en muchas ocasiones para poder ejecutar lo que demanda su entrenador. La generación más abundante de esos caminos requiere de un trabajo sobre el juego posicional que en la era Simeone no se ha prodigado. Sus éxitos se han basado más en el control de los espacios que en generar conexiones a través a través de la posesión del balón.

Ahora, Simeone trata de generar esa conexión entre Rodrigo y Griezmann, a la que también se pueden sumar Lemar o Vitolo. El Valencia pondrá a prueba este miércoles (19.30, beIN LaLiga) esa vía que puede parecer insuficiente para un equipo entrenado por Marcelino, cuyo entramado defensivo exige distintas variantes.

Simeone: “Vitolo está más comprometido con mejorar”

A la búsqueda de esa mejora en el juego, Lemar y Vitolo son otros dos candidatos para recibirlos y aumentar la variedad en las opciones de pase vertical que pueda tener Rodrigo. Ambos se disputan esta tarde un puesto en el once titular. El canario ha salido de inicio en los últimos partidos con un rendimiento notable. Castigado por las lesiones, cuando no las ha padecido tampoco ha contado con la confianza plena de Simeone. Su futuro se decidirá al final de temporada y sus actuaciones van encaminadas o a revalorizarle en el mercado o a tratar de convencer a Simeone, que puso mucho empeño para que el club le contratara. “Conocemos las características de Vitolo y, evidentemente, cuando él logra estar en su mejor versión desde su estado físico... Porque talento tiene, pausa tiene, visión de juego tiene... En este último tiempo se le ve hasta mucho más comprometido en querer mejorar en los entrenamientos. Lo único que pedimos de él es que las lesiones lo respeten. Eso no te da la continuidad en el juego”, explicó Simeone sobre un jugador que a priori contaba con todos los ingredientes para encajar en su estilo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información