Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dembélé quiere ser Mbappé

Deseoso de ganar la Champions, el extremo del Barça aumentó su implicación para reponerse de una lesión mientras su entorno le estimula equiparándolo a la estrella del PSG

Lenglet, Dembélé y Todibo, durante un entrenamiento del Barcelona. Ampliar foto
Lenglet, Dembélé y Todibo, durante un entrenamiento del Barcelona. Getty Images

El teléfono de Dembélé suena como cada mañana en la que el Barcelona de Ernesto Valverde tenía trabajo matutino. La llamada ya es una costumbre. Es cuestión de prevención, ya no hay quién se fíe del despertador del remolón francés. Hasta ahí, todo normal. Lo extraño, sin embargo, ha sido cuando los azulgrana no tenían agendado ningún entrenamiento. “Había tardes en las que no había nadie en la Ciudad Deportiva y veíamos que había un solo coche aparcado en la zona del primer equipo”, explican desde la entidad azulgrana. “¿Y ese coche?”, se preguntaban. “Es el de Dembélé”. En el parón FIFA, Valverde dio a sus jugadores unos días de descanso. El que quisiera ir, por supuesto, estaba invitado a trabajar. Ninguno de los que no estaban con sus selecciones apareció por la Joan Gamper. Una excepción: Dembélé. “Es una pasada cómo se está tomando su recuperación”, se sorprenden en Sant Joan Despí.

En la temporada 2018-2019, cuando parecía que dejaba atrás su mala racha, Dembélé cayó en la enfermería hasta en dos ocasiones. Primero faltó a cinco partidos tras sufrir un esguince en el tobillo izquierdo, el 20 de enero ante el Leganés. Se volvió a caer de la lista (se ha perdido cuatro encuentros) después de que Valverde arriesgara con su presencia en la Champions ante el Olympique de Lyon, el 14 de marzo (arrastraba molestias en el bíceps femoral de la pierna izquierda desde el duelo ante el Rayo del 9 de marzo). Y aunque el Txingurri se lo llevó a Mánchester para la ida de los cuartos de final de la Champions ante el United, el extremo todavía no ha vuelto a jugar. “Esta vez, no forzaremos”, advirtió entonces el técnico.

Pero Dembélé anda desesperado por saltar al campo. Y no habrá más cuidados ante el Huesca (16.15 horas, beIN LaLiga). “Es un partido importante para Ousmane, pero porque LaLiga es importante, no porque él juegue o no”, minimizó Valverde la ansiedad del francés. El hecho es que Dembélé quiere ponerse fino físicamente para la Liga de Campeones. Cuentan los que conocen al extremo que está focalizado en la Orejona, debilidad de la plantilla, también de Dembélé. “Sueña con meter un gol en la final. Está tan obsesionado con su recuperación porque quiere estar bien para jugar las semifinales y la final de la Champions”, explican desde el entorno del campeón del mundo con Francia.

A Huesca sin Messi, Luis Suárez, Piqué, Rakitic y Busquets

“Las circunstancias son las que son”, advirtió Valverde en la previa del duelo ante el Huesca; “es posible que haya cambios mañana, pero no nos olvidamos de que todavía nos faltan 10 puntos para ser campeones. Por mucho que se piense que esté ganado, no lo está ni mucho menos. La intención de los cambios es reforzarnos y ser competitivos”. Y habrá muchos cambios en el once del Barcelona en El Alcoraz.

El Barça viaja a Huesca sin Messi —“el golpe que recibió en Mánchester fue muy fuerte”, dijo Valverde— sin los lesionados, Rakitic (fiebre) y Sergi Roberto (sobrecarga muscular), ni los sancionados Piqué y Luis Suárez. También descansará Busquets. El preparador del Barcelona se lleva a Huesca a tres jugadores del filial (Riqui Puig, Abel Ruiz y Wague) y reaparecen en la lista Murillo y Boateng. Después de disputar 66 minutos en la Supercopa de Catalunya, Todibo, que llegó al Barça en enero, aparece por primera vez en la convocatoria.

Fue justamente su papel en Rusia lo que ocupa a la gente cercana a Dembélé. Después de comenzar como titular en el estreno de Les Blues ante Australia, su presencia en el once fue desvaneciéndose poco a poco. Tras jugar solo dos minutos en los cuartos de final ante Uruguay, el técnico de Francia, Didier Deschamps, lo sentó en el banquillo todo el partido en la semifinal frente a Bélgica; misma receta en la final contra Croacia. Los focos se los llevó Kylian Mbappé, mejor joven de la Copa del Mundo, jugador francés del año según France Football.

El aval de los ‘cracks’

Eclipsado por el chico preferido del PSG, el entorno de Dembélé quiere que dé un paso adelante. “Juegas en el Barça al lado de Messi y Suárez. Eres muy bueno, puedes ser el mejor del mundo. La Champions en muy importante para llegar a eso”, lo estimulan desde su círculo cercano. Y parece que Dembélé (21 años) se lo cree. Aunque no puede (o quiere) ordenar sus descansos —estira hasta la madrugada sus carreras al Mario Kart— y todavía se permite algún desliz en su alimentación, Dembélé ha cambiado su actitud en la Ciudad Deportiva. No fue fácil. Por el camino se llevó más de un tirón de orejas de sus compañeros y hasta del manso de Valverde.

“El año pasado tenía a sus compañeros un poco cansados, pero ahora, desde hace unos meses (cuando el club organizó una gestión para reconducir su actitud), está mucho mejor. Los jugadores no son tontos, saben que tiene mucho talento. Los cracks saben que lo necesitan bien”, explican desde los despachos de la Ciudad Deportiva. Más controlado por su madre (figura capital para el 11) y seguido de cerca por su representante, Dembélé también encontró refugio en el vestuario. “Ha hecho muy buenas migas con Todibo y se junta mucho con el grupo de franceses. Se le ve contento en los entrenamientos”, cuentan desde el vestuario. Siempre, bajo la mirada de Eric Abidal: el director deportivo azulgrana está muy pendiente de cuidar al extremo. “Hablan el mismo código”, aseguran en el club. Recuperado de la lesión, sobre todo de los desajustes en sus hábitos, Dembélé apunta a la Champions. Primero, tiene una escala en Huesca.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información