Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El oasis europeo del Villarreal

Mientras sufre en LaLiga, el equipo de Calleja se transforma en Europa, donde se juega hoy los cuartos con el Valencia

Gerard Moreno, en el entreno del Villarreal.
Gerard Moreno, en el entreno del Villarreal. EFE

El estado de ánimo actual del Villarreal quedó reflejado en las lágrimas de Santi Cazorla en el Benito Villamarín. El medio asturiano falló un penalti postrero que hubiese dado un punto a su equipo y tras el duelo no había consuelo para él. En LaLiga, el conjunto de Calleja se encuentra de nuevo en puestos de descenso cuando faltan siete jornadas para el final del campeonato. Toda una agonía.

 

Ahora llega el oasis de Europa. El estadio de La Cerámica abre los cuartos ed final de la segunda competición continental que enfrenta al Villarreal y al Valencia (21.00, Movistar Liga de Campeones). “Ya vuelvo a sonreír”, indica Cazorla y advierte al conjunto de Marcelino. “No vamos a tirar la competición. Estamos a un paso de una semifinal y queremos dar un paso más en la Europa League”.

Una paradoja extraña convive paralelamente en un Villarreal de dos caras en este convulso curso: mientras sufre lo indecible en Liga, con solo seis victorias, 12 empates y 13 derrotas, disfruta y avanza en Europa, invicto con cinco victorias y otros tantos empates en 10 partidos, salvando con solvencia las dos eliminatorias ante el Sporting de Portugal y el Zenit de San Petersburgo, dos clubes con solera e historia en el continente. “Llevamos sufriendo todo el año y hemos demostrado ser capaces de separar una competición de otra. En Europa estamos jugando bien y está siendo una vía de escape para nosotros en una temporada donde las únicas alegrías han llegado gracias a esta competición”, razona Javi Calleja.

La metamorfosis amarilla es numéricamente tangible. En el campeonato doméstico el Villarreal solo ha mantenido en siete ocasiones su portería a cero en 31 partidos. En la Liga Europa, en la mitad de sus enfrentamientos (cinco) ha sellado la meta de Andrés Fernández, el portero titular en la competición. Los registros en LaLiga apuntan un balance negativo en las áreas: 39 goles marcados por 45 recibidos. Todo lo contrario sucede en Europa: 19 goles anotados por 10 encajados.

El Villarreal necesita focalizar toda su energía y esfuerzo en las siete finales que le quedan para mantenerse en Primera. “Estamos en el barro, pero saldremos de él”, entiende Fernando Roig, que no renuncia a ver a su club por quinta vez en su historia en una semifinal europea. “Vamos con mucho ánimo para salvar la temporada, que se nos ha complicado bastante, pero en los momentos difíciles tiene que salir la gente importante. Y saldrán”, arenga el dueño de la entidad.

Calleja, con la enfermería llena, tendrá que completar la convocatoria con jugadores del filial. Y de salida dará descanso a futbolistas importantes, entre ellos Cazorla. El técnico madrileño sabe de la dificultad de la eliminatoria debido al potencial del Valencia “un rival muy fiable, uno de los más difíciles a los que nos podemos enfrentar”. Aun así confía en alcanzar las semifinales dando un buen primer paso en La Cerámica. “Estamos muy ilusionados, como cada vez que jugamos en Europa”. Al fin y al cabo ese es el flotador de este Villarreal.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >