Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anna Boada, bronce en el Mundial de remo, desvela que sufre una depresión

“Estoy pasando por un momento psicológico muy duro”, revela la deportista de 26 años que puntualiza que no se trata de una retirada

Aina Cid y Anna Boada. Ampliar foto
Aina Cid y Anna Boada.

Anna Boada, medalla de bronce en el Mundial de 2018 en dos sin timonel junto a Aina Cid, ha anunciado que sufre una depresión. La deportista barcelonesa, de 26 años, desveló su problema durante la Gala de la Real Federación Española de Remo que se celebró el sábado y en la que recibió el Premio Remeros del Año junto a Cid.

La noticia sorprendió a los asistentes a la gala celebrada en la sede del Comité Olímpico Español. Tras recibir su galardón, Boada leyó una carta en la que explicó: “Lamentablemente me cuesta aceptar que esta vez no he sido capaz de encontrar las fuerzas para continuar luchando”. La deportista figura entre las opciones de medalla española en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “Las enfermedades no las escogemos, a veces ni las aceptamos, sobre todo cuando hablamos de problemas de salud mental”, añadió.

En su corto discurso añadió: “Hoy en día está mucho más reconocida una fractura de brazo que la depresión o la ansiedad. Lo más complicado de una depresión no es caer, lo más difícil es no saber cuándo vas a volver a tocar el suelo para poder empezar a levantarte”.

Boada, licenciada en Medicina, explicó los motivos por los que hacía pública su situación: “Es para concienciar a los aquí presentes de que tan solo los deportistas sabemos los límites de presión a los que estamos sometidos año tras año. Creo sinceramente que no soy ni seré la única deportista de élite que necesita ayuda para gestionar tantas emociones. Me gustaría que hubiera alguna forma de apoyarnos durante las crisis, pero también como prevención antes de que sea demasiado tarde”.

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, mantuvo una charla con ella tras la Gala y le ofreció su ayuda y la del COE para su recuperación. El dirigente también afirmó en las redes sociales: “Anna Boada dio muchos años de su vida al deporte y este debe estar con ella tras su retirada. Tiene todo mi apoyo y el del COE para lo que necesite en su recuperación y en este cambio de etapa, en la que seguro que también dejará huella”. La deportista, en una conversación con la Agencia EFE este domingo, subrayó: “No se trata de una retirada ya que en estos momentos son otras mis prioridades”. Entender su enfermedad ha pasado a ser en este momento una prioridad para Anna Boada. Se sigue sintiendo deportista, pero su propósito ahora es levantar cabeza.

Boada empezó a sufrir ataques de ansiedad cuatro meses antes de lograr la medalla de bronca en el Mundial de Plovdiv (Bulgaria), pero gracias a la ayuda psicológica que recibió por parte de sus entrenadores consiguió competir en los Mundiales. “Me gusta gestionar mis propias emociones y sentimientos y me parecía que lo estaba consiguiendo”, contó a Efe, “pero ahora en febrero estaba ya desesperada de tantos meses de no encontrarme bien y empecé el tratamiento”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >