Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La portera que escribe relatos

Sara Serrat, meta del Sporting Club de Huelva, acaba de presentar su libro de relatos 'Parando Letras'

Sara Serrat posa en el Estadio Colombino de Huelva. Ampliar foto
Sara Serrat posa en el Estadio Colombino de Huelva. EL PAIS

Sara Serrat (Huelva; 1995) trabaja como monitora de deportes en la cárcel de Huelva. Es graduada en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, y es la portera del Sporting de Huelva de la Liga Iberdrola, equipo con el que entrena cuatro veces a la semana. Tiene una escuela de porteros en la ciudad andaluza y acaba de presentar, además, un libro de relatos titulado Parando Letras. “Aunque no lo creas, tengo tiempo para divertirme”, advierte con una sonrisa. Un ajetreo considerable para una mujer de 23 años que vive del deporte y ha encontrado en la escritura el refugio a sus incertidumbres.

MÁS INFORMACIÓN

“Escribo desde la pasión, desde el deseo de dar soluciones al lector a sus miedos, a sus angustias, a sus incertidumbres. Tengo mis miedos y mis frustraciones. Al escribir me libero e intento ayudar al lector”, señala Sara, quien ha recopilado en el libro 89 relatos que fue escribiendo desde 2015 a 2018 en la publicación onubense Viva Huelva. En los relatos se atisba cierta preocupación por el paso del tiempo, las dificultades a las que se enfrentan los miembros de su generación y muy poco, o casi nada, de su papel como portera de fútbol. Fue su abuelo Pepe el que le inculcó desde los seis años la afición de la lectura. La memoria de su abuelo ya fallecido le ilumina la cara. “Solo puedo darle las gracias. Allá dónde esté tendrá una sonrisa en la cara por comprobar que su nieta ha podido escribir un libro”, afirma Sara, quien empezó a escribir a los 12 años.

“Me gustan los libros de prosa poética y los microrrelatos. También autores como Albert Espinosa o la poesía de Irene X. Me gusta la poesía, también la novela, e intento leer un poco de todo. Leo en cualquier momento que puedo, aunque aprovecho mucho las horas en el autobús en nuestros desplazamientos con el equipo, también en los hoteles”, afirma Sara. “Siempre digo que Parando Letras es un libro parido en la carretera porque he aprovechado los viajes del Sporting para escribir. También he sentido como mis compañeras se han interesado mucho más por la lectura en estos viajes”, añade. Sara tuvo como referentes en sus inicios a Iker Casillas y a Sandra Paños, portera del Barcelona. De ellos aprendió cualidades que aplicó a su carrera: “La velocidad de ejecución en los movimientos y la seguridad que puedas transmitirle a tu equipo son básicos”.

“Deseo que el que lea mis relatos acabe con un sentimiento de pena porque se haya acabado la lectura. Que haya sentido satisfacción al leerme”, sugiere esta mujer deportista que sufre como una más los problemas de su generación. “Nos dicen que estamos un poco alocados. Yo lo que siento es que nos cuenta encontrar lo que buscamos y que siempre nos piden más y más. Que si los estudios, que si luego dos Másters, que hay que competir… Y luego te encuentras con precariedad y nuestros derechos limitados.”, reflexiona para a continuación dar su opinión sobre los problemas que todavía sufren los mujeres por ser mujer. “Mira, el otro día recibí comentarios muy despectivos por haber escrito un libro y también los he recibido por ser portera de fútbol. Me decían que me dedicara a otra cosa solo por ser mujer. Creo que la igualdad llegará cuando no haya que celebrar un día como el 8 de Marzo. Todavía persisten etiquetas machistas en el fútbol y en la sociedad y luego hay un tema vital: es que hay mujeres maltratadas, es que hay maridos que matan a sus mujeres”, afirma. “Queda mucho todavía para la igualdad porque seguimos infravaloradas en muchos ámbitos. Y hay que trabajar desde la base de la educación para que esto no vuelva a ocurrir. Es que somos iguales”, recalca con la vehemencia de los justos.

Aspectos del deporte como la superación diaria o la dedicación han ayudado a Sara a escribir sus relatos. “Hace dos años tuve una grave lesión en un codo que estuvo a punto de dejarme fuera del fútbol. El deporte te da un afán por mejorar, por seguir adelante, un punto de resistencia que me ha venido muy bien a la hora de escribir”, afirma. “Siempre me ha costado jugar el balón con el pie y he trabajado mucho para mejorar en esta faceta. Pues también intento aprender y formarme para intentar escribir cada día mejor. Al final creo que el fútbol y la escritura son pruebas constantes de superación”, explica.

El pasado 13 de febrero, el Sporting de Huelva, que pelea por la salvación, derrotó por 2-3 al Barcelona con una gran actuación de Sara, que le cerró los caminos a uno de los mejores equipos de la competición. Luego, el Sporting perdió ante el Rayo y ganó 1-0 al Betis en un importante triunfo para conseguir uno de los retos de Sara: la permanencia de su equipo. Otro, escribir un nuevo libro.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >