Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiger Woods, lesionado a un mes del Masters de Augusta

El estadounidense, de 43 años, renuncia al torneo de Arnold Palmer esta semana por una dolencia en el cuello

Tiger Woods, en México.
Tiger Woods, en México. USA TODAY Sports

A poco más de un mes para el Masters de Augusta, del 11 al 14 de abril, Tiger Woods está lesionado. El golfista estadounidense, de 43 años, ha anunciado que sufre una dolencia en el cuello que le obliga a renunciar al Arnold Palmer Invitational, torneo que se celebra esta semana. "He estado recibiendo tratamiento, pero no ha sido suficiente para jugar", afirma Woods, que ante la alerta que supone volver a reconocer problemas físicos, matiza: "Mi espalda está bien, y no tengo complicaciones duraderas. Espero estar listo para The Players [la próxima semana]".

Tiger, actualmente número 12 del mundo, se pierde así el torneo que ha ganado ocho veces en su carrera, y hace un alto obligado en la preparación hacia su primer gran objetivo de la temporada, el Masters de Augusta. El Tigre ha disputado este 2019 tres torneos, en los que ha ido mejorando progresivamente sus resultados: fue 20º en el Farmers Insurance Open en enero, 15º en el Genesis Open en febrero, y 10º en el pasado WGC Mexico Championship. Un recorrido encaminado a llegar en las mejores condiciones al Masters, la cita que según reconoce Woods es su obsesión: "El Masters está en mi radar desde octubre o noviembre", dijo hace un par de semanas en México. "Está presente en todos los torneos que juego, en los golpes que voy a necesitar en Augusta, en los palos que voy a pegar, en el tipo de swing que necesitaré para el Masters, en los problemas que estoy teniendo y en lo que estoy haciendo bien, los golpes que pegaré en Augusta, sobre todo cuando la bola está más alta o más baja que los pies, y también pienso en la velocidad a la que estarán los greens de Augusta, cómo cambian del miércoles al jueves y cómo consiguen que cada año esté más duro y difícil".

Augusta y solo Augusta. El primer grande de la temporada, el primero de los 14 majors que lucen en la colección del Tigre, el de la revolución de 1997. El campeonato en el que Woods, que en 2018 volvió a ganar un título después de cinco años de sequía, quiere probarse a sí mismo, medir si es capaz de volver a ganar un grande después de celebrar el último en 2008. Ya el curso pasado rozó la gloria, sexto en el Open Británico y segundo en el Campeonato de la PGA. Ahora ya no quiere esperar más. El tiempo se le agota. Y en un jugador que ha sufrido cuatro operaciones de espalda y cuatro en la rodilla izquierda, cualquier desajuste, aunque sean unas molestias en el cuello, puede desbaratar todo ese delicado equilibrio. Por el momento es solo dolor de cuello. Pero con Tiger todo se magnifica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >