Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla, al límite

Con seis de 24 puntos, el equipo andaluz se aferra a Nervión y a la recuperación de Banega para no perder la cuarta plaza

sevilla barcelona Ampliar foto
Banega recorta a Correa en el Lazio-Sevilla. Getty Images

“El líder de este equipo es Banega. Es el futbolista que le cambia la cara al Sevilla. Si Banega, va, el Sevilla también. Todo pasa por él. Es su brújula”. Así se expresa Pablo Blanco cuando se le pregunta por las causas del pésimo inicio de año del Sevilla, la víspera de recibir al Barça este sábado (16:15 horas, BeIN) en el Sánchez Pizjuán.

MÁS INFORMACIÓN

Coordinador de la cantera del conjunto andaluz y uno de los analistas más cercanos a Joaquín Caparrós, director de fútbol de la entidad, Blanco apunta al sombrío estado de forma de Banega. La semana no está siendo fácil en el club andaluz. Todo el sevillismo estuvo de luto este viernes por el fallecimiento del expresidente Roberto Alés, el hombre que entre 2000 y 2003 sentó los cimientos del gran Sevilla de este siglo. El mismo Sevilla que hace apenas ocho jornadas peleaba por el título y que ahora, después de obtener seis de los últimos 24 puntos y una victoria liguera en siete partidos, se encuentra al límite en la defensa de la cuarta plaza.

La falta de frescura de Banega pesa como una losa. La posición del argentino como único mediocentro fue una modificación introducida por Pablo Machín a la conclusión de la cuarta jornada, después de perder en casa ante el Getafe. De manera sorprendente, el centro del campo formado por Banega, Vázquez y Sarabia sostuvo a un equipo sin la figura de un auténtico mediocentro defensivo. “Para mí el problema del Sevilla radica en la acumulación de partidos (lleva ya 45) y su mal rendimiento fuera de casa. En esos partidos lejos de Nervión y cuando los equipos te presionan es cuando más sufre el centro del campo del Sevilla”, afirma Javi Casquero, centrocampista del Sevilla desde 2000 a 2005.

“Los 45 partidos están ahí. Llevamos más minutos que nadie, pero el problema no es físico, sino más bien de saturación, producida por muchos viajes, por los hoteles, por las comidas fuera de casa... Banega, que descansó ante la Lazio al estar sancionado, ha perdido chispa, está menos fresco. Hay que tener en cuenta que es un futbolista top y ha jugado más que nadie”, aclara Blanco. El argentino acumula 39 choques en sus piernas. Vázquez lleva 38 encuentros jugados, como Ben Yedder, y Sarabia, 40. En el Barcelona, los jugadores que más partidos han disputado son Rakitic (36) y Busquets (36). “El Sevilla no tiene especialistas ni agresividad para defenderse en su campo”, sostiene Casquero. “Por eso sufre tanto fuera de casa. Es un equipo que funciona llevando la iniciativa y apretando fuerte la salida del rival. Cuando hace transiciones rápidas, es temible”.

El drama de las lesiones

La tercera razón del bajón del Sevilla reside en las lesiones, que han privado a Machín de recambios con frescura en los momentos más delicados. “Se ha tenido muy mala suerte con Gonalons. Machín confiaba en él para darle descanso a Banega”, aclara Blanco. El centrocampista cedido por la Roma ha sufrido dos fracturas. Junto a él, las lesiones se han cebado en futbolistas como Aleix Vidal, Munir, Nolito y Gnagnon, destinados a ser una útil segunda línea de recambio.

Otro de los asuntos que inquieta al cuerpo técnico es la sequía goleadora de André Silva. El portugués marcó siete goles en las siete primeras jornadas de LaLiga para anotar solo dos en los 16 siguientes encuentros ligueros. “Los delanteros son de rachas. Lo importante es que siempre genera ocasiones y hace jugar a sus compañeros”, dice Blanco, consciente de que gracias a los movimientos del portugués anotan muchos goles Sarabia (nueve goles en LaLiga) y Ben Yedder (11), los dos jugadores más en forma del Sevilla. De hecho, con 56 remates totales según Opta, el luso es el jugador que más remata del conjunto andaluz.

Agarrado a su estadio, donde solo ha perdido uno de los 11 partidos disputados, los de Machín esperan repetir el triunfo copero en su último duelo con el Barcelona (2-0), con el que se han enfrentado ya en cuatro ocasiones en este curso (un triunfo y tres derrotas). La más dolorosa fue el 6-1 de la vuelta copera. “Fue una derrota que nos dejó muchas inquietudes”, reconoce Machín.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información