Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

LaLiga denuncia el corte de mangas de Bale ante el Atlético y podrían caerle hasta 12 partidos

El Comité de Competición de la federación podría optar por la sanción más grave si ve su gesto tras el gol como una provocación animosa al público

Corte mangas Bale
Bale celebra su gol ante el Atlético. AFP

La presencia de Gareth Bale en los próximos compromisos ligueros del Real Madrid está en suspenso. LaLiga ha denunciado ante el Comité de Competición de la Federación el corte de mangas celebración que el atacante galés realizó en el derbi ante el Atlético el pasado sábado después de marcar y el jugador se expone a una sanción de hasta 12 partidos si se considera su gesto como una provocación animosa al público. Bale podría perderse, entre otros compromisos, el duelo frente al Barcelona del próximo 3 de marzo.

"En el minuto 73 de partido, y tras anotar el jugador del Real Madrid CF, Gareth Bale, dorsal 11, el tercer gol de su equipo, en la celebración de este, siendo audible en la grabación audiovisual del partido algunos abucheos de parte de los aficionados locales, agita el brazo derecho llevándoselo a la proximidad de su cabeza, en previsible signo de provocación animosa al público, efectuando posteriormente un ademán de posible significado obsceno y despectivo levantando el brazo doblado y golpeándose en la mitad de él con la otra mano", describe en el comunicado publicado por el organismo que preside Javier Tebas.

LaLiga advierte que los gestos que realizó Bale, entre ellos una aparente peineta, están "entre las actuaciones prohibidas y sancionadas" por el Código Disciplinario de la RFEF y recuerda que dicho organismo castiga "las conductas que atentan contra la dignidad y decoro deportivos, las contrarias al buen orden deportivo; y de modo concreto, las provocaciones al público" tanto para los casos en que se provoque o no "animosidad en el público".

Por ello, el organismo sugiere que el jugador sea sancionado atendiendo a diferentes artículos del mencionado Código Disciplinario. "El CD de la RFEF tipifica, de modo general, las conductas que atentan contra la dignidad y decoro deportivos (en su artículo 89) y las contrarias al buen orden deportivo (en sus artículos 100 y 122); y de modo concreto, las provocaciones al público, en sus artículos 93 —para los casos en que se provoque animosidad en el público3 y 121 —para los casos en que no se consiga provocar esa animadversión", describe LaLiga.

La sanción queda a la espera de que el Comité confirme que la celebración y los gestos de Bale fueron una provocación al público. Si así lo decide, el galés sería castigado con entre uno y 12 encuentros de suspensión, en función de que cómo se valore su provocación. En caso de que considerara que obtenga el propósito perseguido de provocar la animosidad del público, la sanción iría de cuatro a 12 partidos; si no se observa dicha animosidad, la suspensión será de uno a tres encuentros o por tiempo de hasta un mes.

En caso de no considerarlo así, dice LaLiga, el Comité tendrá que dilucidar si la celebración denunciada constituye, en cualquier caso, una conducta que atenta contra la dignidad y decoro deportivos o que es contraria al buen orden deportivo, en los términos previstos en los artículos 89, 100 y 122 del CD de la RFEF.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >