Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No será por centrales

El Valencia incorpora a Roncaglia tras ceder a Murillo a un Barça que tiene seis jugadores para el eje de la zaga con la llegada de Todibo

barcelona - valencia Ampliar foto
Piqué, durante el último partido ante el Sevilla. GTRES

Con Umtiti en la trastienda por una lesión de rodilla que no tiene fecha de caducidad, por más que el jugador ya empiece a tocar balón, y con la seguridad de que Vermaelen es de lo más frágil en lo muscular, el Barça decidió acudir al mercado para fichar a otro central de urgencias. Hastiado de que le trajeran jugadores con los que no contaba (como Yerry Mina o Malcom), Ernesto Valverde solicitó un central que conociera LaLiga, que pudiera rendir de forma inmediata. “Cuando se le propuso a Murillo, no dudó en aceptar”, revelan desde los despachos de la ciudad deportiva azulgrana. Jeison Murillo era jugador del Valencia —y sigue siéndolo porque llegó al Camp Nou como cedido—, futbolista descartado por Marcelino porque Gabriel Paulista y Garay cumplían con creces, ayudados puntualmente por Diakhaby.

“Si hubiera sido titular o costara 100 millones, no podríamos haber traído a Murillo”, se justificaban desde el área deportiva del Barcelona, sabedores de que era un parche que se reemplazaría al curso siguiente por el francés Jean-Clair Todibo (Guayana francesa; 19 años). Pero el Toulouse se tomó a mal perder a su joven perla y decidió apartarlo del equipo, por lo que el Barça aceleró el proceso antes de que acabara el mercado de invierno. “Todibo llega ahora porque tenemos que proteger a nuestros jugadores y la situación que tenía en el Toulouse era importante”, convino Éric Abidal, secretario técnico azulgrana. Aunque aclaró: “Es un jugador de talento y por eso a veces hay que arriesgar un poco. Pero acaba de llegar, no conoce el país, LaLiga ni el club”. Por lo que se supone que jugará bien poco. Valverde se pronunció al respecto: “Todibo tiene perspectiva de futuro y no estaba previsto que viniera ahora. Pero dadas las condiciones que estaba en su club, pues se le trae para que conozca a los compañeros y la forma de jugar”. Así, el Barça, que precisamente este sábado recibe al Valencia (beIn LaLiga, 18.30), ha pasado de tres centrales a cinco, además de Umtiti.

Tres cesiones

El baile de los zagueros también se ha dado en el Valencia, que no solo cedió a Murillo al Barcelona sino que también cerró el préstamo de Vezo al Levante. Así, de cinco centrales que tenían —lo que provocaba que Murillo ni contara para el entrenador—, el conjunto de Marcelino se quedó con tres.

Por lo que también le entraron las prisas antes de que se cerrara la ventana invernal de fichajes, y adquirió sobre la bocina la cesión de Roncaglia, que apenas jugaba en el Celta. Una llegada necesaria, al menos para este duelo ante el Barcelona, toda vez que Garay y Gabriel Paulista estaban entre algodones tras un encontronazo entre ambos en un entrenamiento de esta semana: el primero pasó una noche en el hospital en observación; y el segundo tiene cinco puntos de sutura en la ceja. Los dos, sin embargo, se ejercitaron ayer y podrán estar para el Camp Nou, aunque no el sancionado Diakhaby. Roncaglia, entonces, pide turno. Porque en este partido, tras el baile de zagueros, por centrales no será.

El Dortmund ficha a Alcácer

El Barça cerró ayer la venta del punta Paco Alcácer al Borussia Dortmund, que ejecutó la opción de compra por 23 millones. El club azulgrana obtendrá un 5% de la plusvalía de una futura venta del ariete por parte del Dortmund a un tercer equipo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información