Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jean-Luc van den Heede, a bordo del 'Matmut', gana la Golden Globe Race

El marino francés, de 73 años, cruza la línea de meta de Les Sables d'Olonne después de siete meses de navegación en solitario

El navegante francés Jean-Luc van den Heede, a bordo del 'Matmut', cruza la líenea de meta de Les Sables d'Olonne.
El navegante francés Jean-Luc van den Heede, a bordo del 'Matmut', cruza la líenea de meta de Les Sables d'Olonne. AFP

A las 09.12 (GMT) de hoy martes, el marino francés Jean-Luc van den Heede, 73 años, a bordo del Matmut -un pequeño velero de menos de 11 metros-, cruzaba bajo la lluvia la línea de meta de Les Sables d'Olonne, en la costa atlántica francesa, después de 211 días, 23 horas y 12 minutos de navegación en solitario, sin escalas, ni asistencia. “Estoy muy feliz de haber podido terminar”, señalaba el francés, que durante siete meses ha recorrido más 30.000 millas náuticas (55.000 kilómetros).

Más de un centenar de embarcaciones salieron a escoltar al experimentado marino a su llegada. A bordo de una de ellas se encontraba el británico sir Robin Knox-Johnston, ganador hace 50 años de la primera edición de la regata. Van den Heede no solo hace historia por ganar la Gonden Globe 2018, el francés se ha convertido en el navegante más veterano en completar y ganar una vuelta al mundo a vela en solitario. Un título que Knox-Johnston igualmente poseía después de ganar la Velux 5 Océanos en 2007, a la edad de 68 años.

La mítica regata consiste en circunnavegar el globo doblando los tres grandes cabos: el de Buena Esperanza, en África; el de Leeuwin, en Australia; y el de Hornos, en América del Sur. El pasado 1 de julio de 2018, un total de 17 barcos tomaban parte en la salida, Cinco siguen en competición. El segundo clasificado, a más de 300 millas de la meta, es el holandés Mark Slats, a bordo del Ohpen Maverick, que tuvo que refugiarse en A Coruña (España) por un fuerte temporal.

Van den Heede, exprofesor de matemáticas y entusiasta de la navegación oceánica en solitario, había circunnavegado el planeta en cinco ocasiones, pero nunca logró ganar una regata. Terminó segundo en la BOC Challenge Around Alone en 1986, tercero en la Vendée Globe Race en 1990, segundo en la Vendée Globe en 1993 y tercero en la BOC Challenge Around Alone en 1995. Desde 2014, tiene el récord de la vuelta al mundo en solitario en sentido inverso (de este a oeste). De hecho, ningún barco monocasco, ha logrado rebajar hasta la fecha los 122 días que empleó el francés. “Encontrar las verdaderas raíces de la navegación de hace 50 años, eso es lo que me entusiasmó en esta carrera”, señaló el septuagenario, quien ha completado su sexta vuelta al mundo.

18 horas de penalización

El francés ha liderado la prueba en solitario durante más de 27.000 millas. Van den Heede, que se puso al frente de la flota nada más doblar el Cabo de Buena Esperanza, el 23 de agosto, fue aumentando la ventaja, que llegó a ser de unas 2.000 millas respecto a sus perseguidores.

Sin embargo, a principios de noviembre, su barco sufrió importantes daños en el mástil tras volcar durante un fuerte temporal en el océano Pacífico. Con el aparejo seriamente dañado comunicó a la organización que pondría rumbo a Chile, aunque finalmente decidió hacer las reparaciones necesarias en alta mar y seguir navegando de forma conservadora, doblando Cabo de Hornos en primera posición el 23 de noviembre de 2018.

De regreso por el Atlántico, el Matmut se vio obligado a disminuir su velocidad cada vez que el viento aumentaba, además tuvo que cumplir una penalización de 18 horas debido al uso indebido del teléfono satelital para ponerse en contacto con su compañera tras el incidente en el Pacífico. Así, el segundo clasificado, el holandés Mark Slats tuvo la oportunidad de reducir la distancia entre ambos, que el 15 de enero, fue mínima, de tan solo 50 millas.

En las últimas millas, Van den Heede, tuvo que enfrentarse a una nueva prueba con una tormenta en el Golfo de Vizcaya, con vientos de 45-55 nudos del noroeste y con olas de 9 a 10 metros. Pero como el director de la carrera, Don McIntyre, dijo: “Jean-Luc es un gran marino con una vasta experiencia y sabe lo que se avecina. El Golfo de Vizcaya es su patio trasero”. El veterano marino, ya cansado como él mismo reconoció, logró sortear la enésima borrasca y regresar siete meses después a Les Sables d'Olonne.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >