Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Jong y el gancho del estilo Barça

El club convenció al holandés subrayando que la idea de juego azulgrana está por encima de los técnicos de turno

Bartomeu, De Jong y Óscar Grau, en la firma del centrocampista Ampliar foto
Bartomeu, De Jong y Óscar Grau, en la firma del centrocampista fc barcelona

Cuando Frenkie de Jong estampó su firma en el contrato del Barcelona, en los despachos de la Ciudad Deportiva azulgrana se propagó una frase: “¡Hemos dado un gran golpe!”. La jarana no era para menos. El club se hacía con uno de los jugadores más queridos del planeta fútbol, ahora que el Ajax había levantado el veto.

El Bayern y el Madrid se interesaron por el futbolista. La Juve subió la apuesta, pero reculó cuando le pidieron más de 75 millones. El City y el PSG coparon el podio con ofertas mareantes, también con la iniciativa de sus entrenadores para convencerle con la palabra de que sus equipos eran el lugar idóneo para su desarrollo futbolístico. “Fui a Manchester y París para hablar con Tuchel y Guardiola”, reconoce el futbolista. Pero el discurso definitivo fue el del presidente azulgrana Josep Maria Bartomeu. “Después de esa reunión, vimos que la situación quedaba reconducida, que el jugador quedó conforme con los argumentos deportivos que le dimos”, explican desde los despachos del Camp Nou, conscientes también de que el anterior secretario técnico, Robert Fernández, ya había alcanzado ese punto en el mercado anterior.

El viaje de Bartomeu, en cualquier caso, no fue casual. “En todo momento estuvimos pendientes de De Jong”, cuentan desde el club; “desde el verano, cuando Overmars [director deportivo del Ajax] le dijo a Abidal [secretario técnico azulgrana] que se olvidara hasta este invierno, como así ha sido; hasta el miércoles, cuando se cerró el acuerdo”. Descartado el City porque la Premier no le hace tilín al futbolista, la decisión estaba entre el PSG y el Barça.

“Una final ante el PSG”

“Nos llamó el agente la semana pasada y nos dijo que en esta decidirían el futuro de De Jong”, revelan desde el Barça; “por lo que les pedimos que nos dieran cita para que atendiera al presidente y también al área deportiva”. Y así fue, por más que le molestara al PSG, que se presentó al día siguiente en Ámsterdam sin previo aviso, molesto por el adelantamiento culer, también con una oferta económica superior. “Nos dimos cuenta de que jugábamos una final contra el PSG”, convienen desde el Camp Nou; “y que nos costaría algo más en salario, pero no en el fichaje en sí, que han sido 75 millones más 11 en variables, que no son tan sencillas de cumplir porque alguna va sujeta a títulos”.

“Como con dinero no íbamos a ganar —tampoco lo harían con la figura de Valverde o de un personaje histórico o relevante en el fútbol—, la secretaría técnica ideó los argumentos deportivos, que es la fuerza que tiene el Barça”, añaden desde el club. Así, le indicaron que en el Camp Nou jugaría con Messi, el mejor de la historia; que en el PSG se sabe a que se juega con Tuchel pero no con su relevo, y que en el Barça está antes la idea que las personas; que en el Camp Nou hay una conexión obvia con los holandeses; y que el año que viene se reformará el medio del campo y, aunque Busquets es el mediocentro, su polivalencia le dará oportunidades en el 4-3-3 y el eje de la zaga. “Pensé: tienen tantos centrocampistas que es un trabajo difícil ganarte un lugar... Pero el Barça me dio la sensación correcta. No hay garantías, pero mis posibilidades son positivas”, subraya De Jong.

Desde el Barça se tiran flores. “Fuimos con todo en el arreón final y ha salido bien”, cuentan, al tiempo que definen a De Jong: “Tiene un talento enorme, es versátil y polivalente, además de excepcional en lo táctico por la lectura del juego desarrollada que tiene. Firmar a un jugador como este, o como a Arthur, que salen una vez cada mucho tiempo, es un éxito”. Por la ciudad deportiva aún hay eco: “¡Un gran golpe!”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información