Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solari: “Me da la impresión de que Isco protestaba un córner”

El ténico argentino defiende la profesionalidad del malagueño y trata de esconder su careo con la afición pese a la claridad de las imágenes

Solari, durante la conferencia de prensa.

Cuando a los jugadores que han pasado por las manos de Santiago Solari durante su etapa como técnico del Castilla se les solicita que describan al argentino con una palabra, la mayoría de ellos se decantan por "aplicado" y "obediente". Alguno, incluso, recurre al término "funcionario" para explicar su labor en Valdebebas. Este viernes, el entrenador del Madrid hizo buena la valoración que hacen de él los canteranos cuando le cuestionaron por el encontronazo entre Isco y la afición del Bernabéu en el pasado duelo de Champions ante el CSKA. Pese a la claridad de las imágenes, Solari, empleado del club, se limitó a contestar lo mismo que respondió el director de relaciones institucionales, Emilio Butragueño.

"Lo he visto de muy lejos, he sentido, he oído… Me da la impresión de que protesta un córner, una falta, no lo sé... Comprendo vuestro trabajo y el foco a veces está en lo anecdótico. El nuestro está en otras cosas", espetó el técnico, que defendió la profesionalidad del volante y trató de rebajar sus continuas suplencias: "Es un hombre maduro, un profesional que ha dado un montón de alegrías y estamos seguros de que se las seguirá dando. Todos trabajan al máximo para estar disponibles. La labor más ingrata es elegir a los once, los que van al banquillo, los que no se visten… Es la parte más dura porque son todos buenos. Es una labor complicada. Pero no hay matemática, siempre alguno se tiene que quedar fuera”.

La derrota ante el CSKA, la más contundente de los blancos en Europa, encendió los ánimos siempre calmada de una hinchada, la de Champions, que suele comportarse de manera mucho más benévola de lo habitual en Chamartín. "¿Fue el público excesivamente exigente o injusto?", le preguntaron a Solari, quien, de nuevo, optó por rebajar la realidad: "Escuché aplausos también. La afición se expresa y eso es válido y respetable. El equipo busca siempre el apoyo y lo necesitamos. A lo largo de estos 115 años todo se consiguió a través de la unidad. Esperemos que nos ayuden y empujen".

Pese a lo sucedido ante los rusos, el inesperado tropiezo en Eibar, o los continuos pinchazos de este Real desde agosto, el entrenador defendió las opciones de su equipo tirando de historia. "¡Cómo no vamos a creer en el Madrid tras 115 años y 13 Champions y tantos trofeos y leyendas!", espetó cuando se le cuestionó si había argumentos para creer en su equipo. "Creo, sinceramente, se lo digo con ternura, que me parece que están instalados en la hipérbole y esto es un poco cursi también. El Madrid es ganador de cuatro de las últimas cinco Champions y estamos vivos en todas las competiciones. El fútbol después es competición y tiene picos y mesetas. Es la historia del fútbol. Pero en esa larga historia el Madrid ha tenido muchísimos más picos que bajos y mesetas”, argumentó.

Además de Isco, Solari se enfrentó también al debate en torno a otro de los jugadores cuyo rol se ha visto tremendamente rebajado desde su llegada: Keylor Navas. El tico, al que el argentino relegó únicamente a la Copa del Rey, estaría valorando abandonar el club en enero. El técnico, algo frío en otras declaraciones, trató de arroparle en esta ocasión y volvió a justificar su decisión alegando la dificultad para quedarse con once jugadores. "Tiene todo mi respeto y admiración como futbolista y hombre. Nos ha dado alegrías, a mí como hincha en estos últimos años. La parte más ingrata es hacer las alineaciones, pero es parte de mi trabajo y es ineludible", dijo Solari, que descartó una lesión importante de Bale, quien no se entrenó: "Es una cuestión de descanso porque es un tobillo. Veremos cómo evoluciona. Lo hablaremos con los médicos y con él y ponderaremos".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >